viernes, 10 de abril de 2015

"Buscadores/as de la Verdad"


"Buscadores/as de la Verdad"

Los “buscadores de la Verdad” que se autodefinen como tales, aún seguirán buscando hasta que la Verdad los encuentre a ellos despojados y libres.

A veces existe una faceta de la personalidad del Ser que se cree alguien diferencial o especial, o pretende hacerle creer a los demás de que es especial, en detrimento de sus semejantes.

Toda Alma encarnada en cuerpo físico es una buscadora ‘per se’ de la Verdad, solo que el tipo de experiencias o aprendizajes de los que se vale para acceder a Ella, o bien para encontrarse con una parte de esa Verdad o recordarla, en algunas ocasiones se tiñe de buenos pensamientos o buenas acciones, mientras que otras veces se expresa con actos reprochables.

Auto-definirnos “buscadores/as de la Verdad” o creernos en tal condición, en el entendimiento intelectual de que otros seres no lo son, conlleva a un estado de ‘arrogancia’ o de ‘soberbia’ que a uno lo aleja de la ‘espiritualidad’ que supuestamente estaríamos practicando o pretendiendo desplegar.
A su vez, la sola consideración de que “existen otros seres que no buscan la Verdad” nos distancia de esa realidad alternativa basada en la Unidad y por la que tantas veces nos jactamos cuando sellamos un encuentro entre semejantes bajo la consigna “Todos Somos Uno”. En aquel supuesto, nos instalamos en un ámbito de Dualidad que indudablemente nos obstruye la visión de esa Verdad que decimos buscar.

Por su parte, cuando una mente expresa que “busca la Verdad”, cuando ve a la Verdad como un objetivo a alcanzar, está creando un tiempo y un espacio entre el Ser y esa Verdad.
En cambio, si entendiéramos que la Verdad está en la vida misma, en el vivir cotidiano de las experiencias de las que nos valemos los humanos para aprender y crecer; esa Verdad deja de ser un objetivo externo y queda “integrada”, por lo cual ya no es necesario ir a buscarla afuera de uno. Solo hay que despejar aquello que nos impide u obstruye verla.

Algunas personas creen poder ampararse bajo ciertas normas humanas exclusivas y excluyentes, o creen ser merecedores/as de situaciones de privilegio, circunstancias ambas que solo son el producto de una creación intelectual transitoria y limitada. Empero, lo cierto es que TODOS estamos sujetos a las mismas leyes naturales que nos gobiernan, las que son atemporales y operan con independencia de los caprichos y necesidades transitorias humanas, o condición de privilegio alguna.


"LUZ"

En un punto del destino
no hay más prisa, sólo calma;
si iluminas el camino
con la “luz” que está en el alma.

Ella encuentra en su momento,
la mejor explicación;
despejando como el viento
dudas, miedos e ilusión.

Los recuerdos ya no impiden
que proyectes con firmeza,
porque en la luz siempre viven
la fuerza, la fe y lacerteza.

Con una mente en reposo
que soslaye la ansiedad,
el alma viaja con gozo
hacia la pura Verdad.

Y en la Verdad uno alcanza
a vivir como un rey,
en un reino de esperanza
donde el Amor es la ley.

(Daniel R. Figueira)



Vale recordar aquel saludo maya “IN LAK’ECH” (“yo soy otro tu”) /“HALA KEN” (“tu eres otro yo”).
Bendiciones.

No hay comentarios: