viernes, 5 de octubre de 2012

Reflexión sobre el servicio.

SERVICO :
El hombre tiene que aprender el ejemplo de los demás reinos y brindarse a la Vida sin segundas intenciones. Es importante que se advierta el mensaje de la naturaleza. A semejanza de los arboles que no retienen ningún de sus frutos para sí mismo cada uno de nosotros deberíamos ofrecer nuestros valores en beneficio de los demás. Dar en favor de los demás es natural, quedárselo uno y acumularlo es lo antinatural. Lamentablemente hoy en día lo antinatural se ha vuelta normal, y lo natural es visto como místico, como que sólo es para los santos que están allá, en un cielo lejano...

El aferramiento psicológico sobre las cosas a la larga termina produciendo grandes desprendimientos, angustian y penales. Todo pasa, se modifica, muta, es impermanete; la única constancia en los tres mundos es el cambio y la transformación..
Tengamos presente que todo lo que poseamos nos posee, que todo lo que tangamos en realidad nos tiene y todo a lo que nos aferremos nos limita… Ofrecerse en ayuda para con los demás genera un impacto positivo en muchos niveles. Aprender a dar, sin apego al fruto del acción, es el camino hacia la Maestría. El.

Advertir cuál es el tiempo más adecuado, en qué lugar, de qué forma y con qué medida, sobre la base de qué actitud para luego actuar en consecuencia; es comprender la magia del servicio. Cuando se conoce el arte del dar, es que aún pareciendo que externamente no se está dando, es también en ese momento que uno se continua brindando.

El hecho de dar debe ser integro en pensamiento, sentimiento y acción. Sólo cuando la coherencia se hace efectiva, lo cual necesariamente implica alineamiento entre el vehículo físico, emocional y mental con el Alma- el servicio deviene natural. El servicio es trino pero concierne a la Unidad… Para manifestarse necesita voluntad, sabiduría y amor; de una parte, de un otro y del acto… pero por detrás siempre permanece la Vida Una-

Debido a que la energía sigue al pensamiento, imaginemos como alegres dadores, sostengamos dentro del silencio interno ese ideal y con el mejor de nuestro esfuerzo tratemos de plasmar esa visión en hechos. Bueno es trabajar en ese sentido.
Aquella persona que se entrega sin pedir nada a cambio, que se brinda sin esperar recompensa, esa persona es amiga de todo lo que rodea. .
La codicia, el orgullo, el egoísmo o cualquier otro sentimiento discordante al que más mal de hace es al que lo siente. El odio y el resentimiento envenenan la sangre, enferman y lo convierte a uno en una persona triste y amargada. Inofensividad y generosidad son la nota clave de una existencia esplendorosa, rica, plena y colmada de bendiciones…
El construir una actitud de amistad hacia lo que rodea, sin estar tan pendiente de lo que del entorno retorne, de seguro que ocasionará relaciones sanas y correctas.

El servicio se realiza más adecuadamente a través de la demostración silenciosa… y la mejor ayuda digna de ser dada es la que libera en adelante de la necesidad de ayuda…

No hay comentarios: