domingo, 10 de julio de 2011

Una ciudad de piedra edífícada en extrañas condiciones . Tiahuanaco Ciudad del Misterio

L a polémica vida y obra de Arthur Posnansky en Tíahuanaco

Las ruinas más altas de America
La ciudad de los gigantes
Gigantes y Venusianos
La cultura de Mahuanaco
ir a nudos incas
tiahuanaco1


Cuando en 1549 el español Cieza de León llegó al alto valle andino de Tiahuanaco, no lejos del lago Titicaca, descubrió unas ruinas extraordinarias. Algunos ven en estos vestigios las ciudad más antigua del mundo o incluso los restos de una antigua implantación de «divinidades» extraterrestres!
Las ruinas más altas de América
Ubicada a 20 kilómetros del extremo sur de la parte boliviana del lago Titicaca y a tinos 3.840 metros de altitud, Tiahuanaco se extiende sobre unas 420 hectáreas, con vestigios megalíticos que cubren cerca de 16 hectareas. El paisaje desolado está fianqUeado al este y al oeste por dos cadenas montañosas que alcanzan más de 4.700 y 6.000 metros respectivamente. No podemos imaginar un lugar más impropio para el desarrollo de una civilización avanzada... El monumento más conocido de Tiahuanaco es la «puerta del sob, un enorme bloque de piedra erigido y decorado con un fresco. Además encontramos restos de templos (tino de ellos piramidal y otro en parte subterráneo), los vestigios de un palacio, numerosas construcciones e ídolos tallados en imponentes monolitos. Cuando fueron descubiertas por los españoles, las ruinas eran mucho más imponentes, pero los movimientos telúricos, frecuentes en la región, y el desmantelamiento de que fueron objeto los muros de la ciudad para utilizar las piedras en otras construcciones, contribuyeron a su destrucción, hasta que fuera declarado sitio arqueológico. Sólo los bloques de piedra más grandes permanecen actualmente en su lugar. Fue necesario realizar observaciones aéreas para establecer el trazado de toda la ciudad. Cuando se descubrió su existencia, se estimó que su población pudo alcanzar a 30 o 40.000 habitantes. Finalmente, el centro de la ciudad estaba rodeado por un foso artificial.
La ciudad de los gigantes
Desde la llegada de los españoles, surge la pregunta acerca de la antigüedad de Tiahuanaco. Los indios de entonces eran incapaces de dar la menor información confiable: sólo cuentan que la ciudad fue edificada por Linos gigantes, en una sola noche, antes del Diluvio, y que fue destruida por un enorme terremoto o por los «rayos~, del Sol. Apoyándose en estos chismes, algunos autores deducen que Tialtuanaco data de ... 300.000 años y qtie es obra de ¡una raza humana gigante olvidada! Sin embargo, las excavaciones del siglo XX y las dataciones con carbono 14 realizadas en la década de 1960 permiten establecer cuatro estados de desarrollo del lugar: una fase de formación (de alrededor del año 1000 antes de nuestra era hasta el año 133 de nuestra era), una fase urbana (133-374), una fase imperial (374-724) y una fase llamada de «expansión» que termina repentinamente en el siglo XIII. Cuando los ejércitos incas invaden Tiahuanaco a mediados del siglo XV, hacía más de 250 años que la ciudad permanecía abandonada. Se plantea otro misterio en tomo al transporte de los monolitos de andesita, una roca volcánica, y arenisca roja que sirvieron para edificar los monumentos o para esculpir los ídolos. El más pesado de ellos es una masa de arenisca roja que pesa 131 toneladas. Es posible que la arenisca sea originaria de la región y. que la piedra volcánica (cuyo bloque más grande pesa 41 toneladas) provenga de la península de Copacabana, ubicada a más de 80 kilómetros del lugar, a orillas del lago Titicaca. ¿Cómo pudieron desplazar bloques de ese tamaño entre distancias tan considerables, sin que existiera ningún animal de tiro? Los mitos indios evocan a un mago que hizo volar por los aires las piedras gigantes «al son de una trompeta», mientras que algunos contemporáneos piensan que hubo una intervención extraterrestre. El arqueólogo boliviano Carlos Ponce Sangines llevó a cabo numerosos experimentos, obteniendo resultados positivos. Demostró que 20 hombres eran suficientes para tirar con cuerdas un peso de una tonelada, y, tomando en cuenta la excelente técnica india para el trenzado de cuerdas muy resistentes, afirmó que los monolitos pudieron ser arrastrados por el suelo utilizando diversos procedimientos para reducir la fricción. En cuanto a los bloques de andesita, debieron ser transportados por vía lacustre, sobre balsas hechas de madera que también había que traer desde más de 100 kilómetros. Sin embargo, los problemas mecánicos que implicaba el transporte de los bloques más grandes, especialmente aquellos de más de veinte toneladas, aún no tienen respuesta para él. Existen otros misterios en torno a la ciudad. Aparentemente, fue abandonada en forma repentina. ¿Por qué? No lo sabemos. Ignoramos completamente cuál era su función: ¿era un centro religioso, una capital política? Hasta el momento no existe ningún indicio que permita dilucidar este aspecto. Cualquiera haya sido su función, debía constituir el centro de la cultura que actualmente lleva su nombre.
Gigantes y Venusianos
Las leyendas locales asociadas a Tiahuanaco y la escasa información recopilada hasta ahora permitieron a algunos autores elaborar las hipótesis más extravagantes acerca de los orígenes de la misteriosa ciudad.
El reino de los gigantes. A comienzos de la década de 1950, apoyándose en las teorías M alemán Hoerbiger, Denis Saurat elabora una increíble teoría: hace 3.000.000 años, la Ljuna habría estado tan cerca de la Tierra que su fuerza de gravitación habría provocado el nacimiento de una raza de gigantes de tres metros de estatura y, al mismo tiempo, la formación alrededor del planeta de un anillo estático de aguas oceánicas que se elevaba a más de 3.000 metros en la región andina. Por lo tanto, en esta época, Tiahuanaco habría sido un puerto marítimo habitado por ¡gigantes humanos altamente civilizados!
La colonia venusiana... Hacia 1960, un «renovador de la religión de¡ Sol inca», un tal Beltrán García, supone que una astronave originaria de Venus se habría posado sobre la ribera del Titicaca y que sus tripulantes habrían fundado Tiahuanaco en ese lugar. Estos acontecimientos se habrían producido hace cinco millones de años... Los ídolos gigantes serían las representaciones de viajeros venusianos. Trasladando el hecho a unos 10.000 años antes de nuestra era, Robert Charroux sostiene también que los venusianos vinieron a fundar una especie de colonia en Tiahuanaco, porque ahí se encontraba uno de los escasos lugares sobre la Tierra que se asemejaban a su medio natural.
Y la Atlántida. Algunos de estos exploradores extraterrestres habrían venido a visitar la Tierra arriesgando su vida, y gracias a ellos habrían nacido las grandes civilizaciones antiguas. Tiahuanaco y la Atlántida serían sólo una... Sin embargo, al no poder aclimatarse a la Tierra, los venusianos habrían desaparecido, dejando su último mensaje sobre el fresco de una de las construcciones: la «puerta M Sol». Estas lucubraciones dan testimonio de la extraña fascinación que parece ejercer el planeta Venus sobre los astrónomos de las civilizaciones precolombinas
La cultura de Mahuanaco
El apogeo de¡ Imperio de Tiahuanaco se ubica entre los años 800 y 1000 de nuestra era. En esa época, este estado compartía con el imperio militar de Huari, ubicado más al norte, el dominio de los Andes peruanos. El Imperio de Tiahuanaco se extiende en una región comprendida entre el lago Titicaca, el oeste de Bolivia, el norte de Chile y la costa peruana. La religión, basada en el culto al Sol, juega un rol muy importante en Tiahuanaco y parece estar íntimamente ligada a los asuntos políticos. Se descubrió cierta cantidad de centros administrativos locales y regionales, así como una red caminera irradiando desde Tiahuanaco.
Cuando en 1549 el español Cieza de León llegó al alto valle andino de Tiahuanaco, no lejos del lago Titicaca, descubrió unas ruinas extraordinarias. Algunos ven en estos vestigios la ciudad más antigua del mundo o incluso los restos de una antigua implantación de "divinidades" extraterrestres.
TIAHUANACO CIUDAD DE MISTERIO
De todas las ciudades precolombinas, Tiahuanaco es sin duda la más enigmática. Su relativa proximidad a la sorprendente llanura de Nazca, con sus inmensos "dibujos" que sólo pueden apreciarse desde el aire, acentúa aún más el misterio que la envuelve, a pesar de la certeza de que ambas culturas no tienen relación entre sí.
LAS RUINAS MÁS ALTAS DE AMÉRICA
Ubicada a 20 kilómetros del extremo sur de la parte boliviana del lago Titicaca y a unos 3840 m.s.n.m., Tiahuanaco se extiende sobre unas 420 hectáreas, con vestigios megalíticos que cubren cerca de 16 hectáreas. El paisaje desolado está flanqueado al este y al oeste por dos cadenas montañosas que alcanzan más de 4700 y 6000 metros respectivamente. No podemos imaginar un lugar más impropio para el desarrollo de una civilización avanzada... El monumento más conocido de Tiahuanaco es la "Puerta del Sol", un enorme bloque de piedra erigido y decorado con un fresco. Además encontramos restos de templos (uno de ellos piramidal y otro en parte subterráneo), los vestigios de un palacio, numerosas construcciones e ídolos tallados en imponentes monolitos. Cuando fueron descubiertas por los españoles las ruinas eran mucho más imponentes, pero los movimientos telúricos y el desmantelamiento del que fueron objeto los muros de la ciudad para utilizar las piedras en otras construcciones contribuyeron a su destrucción, hasta que fue declarado sitio arqueológico. Solo los bloques de piedra más grandes permanecen en su lugar. Fue necesario realizar observaciones aéreas para establecer el trazado de toda la ciudad. Cuando se descubrió su existencia se estimó que su población pudo alcanzar a 30 ó 40000 habitantes. Finalmente, el centro de la ciudad estaba rodeado por un foso artificial.
LA CIUDAD DE LOS GIGANTES
Desde la llegada de los españoles surge la pregunta acerca de la antigüedad de Tiahuanaco. Los indios de entonces eran incapaces de dar la menor información confiable: sólo cuentan con que la ciudad fue edificada por unos gigantes en una sola noche antes del Diluvio, y que fue destruida por un enorme terremoto o por los "rayos" del Sol. Apoyándose en estos chismes. Algunos autores deducen que Tiahuanaco data de... 300000 años y que es obra de una raza gigante olvidada. Sin embargo las excavaciones del siglo XX y las dataciones con Carbono 14 realizadas en la década de 1960 permiten establecer cuatro estados de desarrollo del lugar: una fase de formación (de alrededor del año 1000 a.C. hasta el año 133 d.C.), una fase urbana (133 – 374), una fase imperial (374 – 724) y una fase llamada de "expansión" que termina repentinamente en el siglo XIII. Cuando los ejércitos incas invaden Tiahuanaco a mediados del siglo XV, hacía más de 250 años que la ciudad permanecía abandonada. Se plantea otro misterio en torno al transporte de los monolitos de andesita, una roca volcánica, y arenisca roja que sirvieron para edificar los monumentos o para esculpir los ídolos. El más pesado de ellos es una masa de arenisca roja que pesa 131 toneladas. Es posible que la arenisca sea originaria de la región y que la piedra volcánica (cuyo bloque más grande pesa 41 toneladas) provenga de la península de Copacabana. Ubicada a más de 80 kilómetros del lugar, a orillas del lago Titicaca. ¿Cómo pudieron desplazar bloques de ese tamaño de distancias tan considerables, sin que existiera algún animal de tiro? Los mitos indios evocan a un mago que hizo volar por los aires las piedras gigantes "al son de una trompeta", mientras que algunos contemporáneos piensan que hubo una intervención extraterrestre. El arqueólogo boliviano Carlos Ponce Sangines llevó a cabo numerosos experimentos obteniendo resultados positivos. Demostró que 20 hombres eran suficientes para tirar con cuerdas un peso de una tonelada, y tomando en cuenta la excelente técnica india para el trenzado de cuerdas muy resistentes, afirmó que los monolitos pudieron ser arrastrados por el suelo utilizando diversos procedimientos para reducir la fricción. En cuanto a los bloques de andesita, debieron ser transportados por vía lacustre sobre balsas hechas de madera que también había que traer desde más de 100 kilómetros. Sin embargo, los problemas mecánicos que implicaba el transporte de los bloques más grandes, especialmente aquellos de más de 20 toneladas, aún no tienen respuesta para él. Existen otros misterios en torno a la ciudad. Aparentemente fue abandonada en forma repentina. ¿Por qué? No lo sabemos. Ignoramos completamente cuál era su función: ¿era un centro religioso, una capital política? Hasta el momento no existe ningún indicio que permita dilucidar este aspecto. Cualquiera haya sido su función, debía constituir el centro de la cultura que actualmente lleva su nombre.
Gigantes y Venusianos
Las leyendas locales asociadas a Tiahuanaco y la escasa información recopilada hasta ahora permitieron a algunos autores elaborar las hipótesis más extravagantes acerca de los orígenes de la misteriosa ciudad.
El Reino de los Gigantes.- A comienzos de la década de 1950, apoyándose en las teorías del alemán Hoerbiger, Denis Saurat elabora una increíble teoría: hace 3000000 años, la Luna habría estado tan cerca de la Tierra que su fuerza de gravitación habría provocado el nacimiento de una raza de gigantes de tres metros de estatura, y al mismo tiempo la formación alrededor del planeta de un anillo estático de aguas oceánicas que se elevaba a más de 3000 metros en la región andina. Por lo tanto, en esta época, Tiahuanaco habría sido un puerto marítimo habitado por gigantes humanos altamente civilizados
La Colonia Venusiana.- Hacia 1960, un "renovador de la región del Sol Inca", un tal Beltrán García, supone que una astronave originaria de Venus se habría posado sobre la ribera del Titicaca y que sus tripulantes habrían fundado Tiahuanaco en ese lugar. Estos acontecimientos se habrían producido hace cinco millones de años... Los ídolos gigantes serían representaciones de viajeros venusianos. Trasladando el hecho a unos 10000 a.C., Robert Charroux sostiene también que los venusianos vinieron a fundar una especie de colonia en Tiahuanaco, porque ahí se encontraba uno de los escasos lugares sobre la tierra que se asemejaban a su medio natural.
Y la Atlántida.- Algunos de estos exploradores terrestres habrían venido a visitar la Tierra arriesgando su vida, y gracias a ellos habrían nacido las grandes civilizaciones antiguas. Tiahuanaco y la Atlántida serían sólo una... Sin embargo al no poder aclimatarse a la Tierra, los venusianos habrían desaparecido dejando su último mensaje sobre el fresco de una de las construcciones: la "Puerta del Sol". Estas lucubraciones dan testimonio de la extraña fascinación que parece ejercer el planeta Venus sobre los astrónomos de las civilizaciones precolombinas.

TIAHUANACO

A poco más de 70 kilómetros dela Paz, capital de Bolivia, y casi ya al lado de la frontera de Perú se encuentra Tiahuanaco o Tiwanacu (en lengua quechua o aymara respectivamente), un enorme conjunto de ruinas que ocupa una superficie próxima a las 50 hectáreas y situada a 3.825 metros sobre el nivel del mar. De igual modo, recogió de los nativos del lugar la leyenda del origen de esta ciudad, producto del trabajo de una sola noche de unos seres gigantescos en tiempos anteriores a un gran diluvio. Terremotos, climatología adversa y la continua expoliación de las ruinas tanto en tiempos antiguos como en los modernos, han hecho muy difícil establecer quiénes y cuándo construyeron Tiahuanaco. Los sectores más conservadores estimna su antigüedad en torno a los 3.000 años, pero no falta gran cantidad de investigadores que retroceden a tiempos mucho más remotos su construcción. El caso más famoso de estas teorías revisionistas sobre la antigüedad de Tiahuanaco lo constituye el trabajo llevado a cabo por Arthur Posnansky, quien estableció una edad mínima para las ruinas de unos 14.000 años después de haber y medido como pocos han hecho cada uno de los edificios y estudiado sus alineaciones astronómicas.Destacan entre sus construcciones un edificio rectangular con un gran patio central al que llaman Kalasasaya (los pilares derechos) que sirvió en su momento de observatorio astronómico. Existen en su interior unas curiosas estatuas que repreentan a unos hombres barbudos de etnia desconocida, pues todos los habitantes de la zona son completamente imberbes. Otro edificio, el llamado Puma-Punku (puerta del puma), alberga bloques que superan con facilidad las 100 toneladas, cortados y tallados milimétricamente, y provenientes de una cantera a más de 60 kilómetros, trabajados por artesanos que desconocían el bronce, o al menos eso es lo que se asegura, pues se han encontrado grapas de éste material que al igual que en Egipto servían para unir y fijar enormes bloques de piedra. La Pirámide de Akapana, un templo de 15 metros de altura de forma piramidal, posee en su interior un complicado sistema de canalizaciones, desagües y compuertas para la entrada y salida de agua, de la que se desconoce totalmente su utilidad, a pesar de haberse encontrado gran cantidad de guijarros redondeados y de color verde oscuro de entre 2 y 5 centímetros que ha hecho sospechar a algunos investigadores que allí se procedía al lavado de minerales, tales como el estaño.Pero sin duda la más conocida de todas las construcciones existentes en Tiahuanaco es la Puerta del Sol (Inti Punku), un bloque monolítico de andesita, roca volcánica de grano fino que toma el nombre de la zona geográfica donde se encuentra, los Andes, de poco más de 13 toneladas de peso. Mide 2,75 metros de alto por 3,84 de largo, y tiene un grosor de 50 centímetros. En su fachada principal y sobre la parte superior existe un friso formado por cuatro bandas horizontales y divididas a su vez por una figura central de gran tamaño. Todos los expertos coinciden en afirmar que esta figura representa al dios Viracocha, el cual sostiene un cetro en su mano derecha y un rayo en la izquierda. Sobre las mejillas de Viracocha parecen apreciarse unos pequeños agujeros a modo de lágrimas y de su cabeza parten 24 apéndices. Aparecen también sobre las bandas horizontales que divide esta figura central otras 48 figuras, 24 a cada lado. Cerca del Puma-Punku existe una construcción que se cree no llegó a ser finalizada y que se corresponde exactamente a una dársena portuaria. Distintos estudios geológicos han detectado importantes sedimentos marinos, asi como fósiles de igual procedencia, lo que ha llevado a pensar que el macizo andino sufrió en tiempos desconocidos un brusco cambio de altura sobre el nivel del mar. Así parecen confirmarlo los numerosos frisos encontrados con representaciones de peces y otros motivos marinos en distintas edificaciones del lugar.

L a polémica vida y obra de Arthur Posnansky en Tíahuanaco
Foto de Arthw Posnansky en 1908, uniformado y posando con sable y astrolabio. Recién Hegado a La Paz, aún no se iniciaba en arqueología.


Lancha Iris, con la que Posnansi inicia la ma rina de guerra boliviana y en la cual vi ve sus primeras guerras y aventuras.
Lavanderas a orillas del Titicaca. Los restos de la metrópoli prehis-panica cuyos enigmas sedujeron a Posnansky .se encuentran hoy alegados dela ribera del lago.
Posnunsky joven (sentado, a la derecha) en las chulpas de SiHus-tany, hacia 1910.


Iglesia de Tiahuanaco, construida en los tiempos coloniales gracias a las piedras de las minas de esa antigua cultura prehispánica.
La puerta del del Sol de Tiahuanaco, a la que interpretaba como uni calendario solar.
Detalle de los mericu-losos planos de Tia-huanaco hechos por Posnansky, resultado de medio siglo de trabajo de campo.
Primer dibujo del sistema de escritura ideográfica de los habitantes del Titicaca.
ingenioso sistema propuesto por Posnansky para explicar el traslado de las piedras en la época en que el ingeniero alemán había perdido el control de su imaginación.
Plaza del Stadium de La Paz, proyectada por el arqueólogocomo reconstrucción hipotética de las ruinas, incluyendo algunas estructuras originales. Es (a síntesis de la apoteosis del nacionalismo indígena predicado por don Arturo en sus últimos años.
Vista posterior de la Puerta del Sol.

La arquologia como ciencia o como ficcion
LA DESMESURADA VIDA DE ARTURO POSNANSKY COMENZO EN VIENA EN 1873 Y SE APAGO EN LA PAZ EN 1946. SU NOMBRE ESTA UNIDO A TIAHUANACO, A CUYO ESTUDIO CONSAGRO CUARENTA Y DOS AÑOS, PARTE DE SU FORTUNA Y LA MAYORIA DE SUS CIENTO SETENTA PUBLICACIONES. ELABORO UNA TEORIA COMPLETA DE LA HISTORIA HUMANA. ARROLLADOR, TOZUDO Y ABSOLUTO, CRUZO ESPADAS CON ACADEMICOS QUE CUESTIONABAN SU AMATEURISMO. SU VIDA FUE UNA PERMANENTE AVENTURA. CAPITAN DE BARCO, COMBATIENTE EN EL AMAZONAS, CAUCHERO, CARTOGRAFO, ETNOLOGO, NAUFRAGO Y SOBREVIVIENTE. SU APETITO INTELECTUAL NO RECONOCIA LIMITES. IDOLATRADO Y ODIADO, ACUMULO GRANDES HALLAZGOS, PERO TAMBIEN GRANDES ERRORES QUE JAMAS RECTIFICO.
DANIEL SCHAVELZON
Si en la historia de la arqueología en Sudamérica tuviésemos que hacer una encuesta acerca de cual es el personaje más conocido y difundido en todos los niveles sociales, casi habría consenso de que es Arthur (Arturo) Posnansky. Su trabajo está indisolublemente ligado a las ruinas de Tiahuanaco en Bolivia y a las innumerables hipótesis seudocientificas sobre ese sitio. Desde sus primeros libros publicados en 1904, hasta la difusión comercial masiva de Erich von Daniken en la década de 1970, son por cierto miles las publicaciones que han discutido, a favor o en contra, sus ideas. La arqueología académica, por otra parte, siempre lo signó como «el enemigo», ejemplo perfecto de un amateur al que habia que olvidar, desconocer y achacarle el poco avance que la ciencia tuvo en Bolivia por medio siglo. Ambas posturas hacen necesario revisar con detenimiento la vida y la obra de este pionero desde una perspectiva más amplia, tratando de entender toda su vida, su multifacética obra la arqueología es sólo una parte de ella-, incluyéndolo en una perspectiva histórica que tome en cuenta las condiciones de la ciencia en la región a principios de siglo. Vale la pena registrar que Posnansky publicó por lo menos 170 trabajos o versiones o reediciones de su obra, y que ninguna de las varias bibliografías que sobre él existen está más o menos completa, incluso sus biógrafos cayeron en la apologética o en lo melodramático, disfrazando aún más su personalidad.' El mismo, poseedor de una imaginación exaltada y una personalidad peculiar, nunca se citó bien a si mismo, hizo listas de publicaciones con errores, agregados, cambios constantes, dio por publicadas cosas que no existían (y borró otras que si lo estaban) y llevó meses de trabajo organizar este material en el Iberoamerikanisches Instituí de Berlín.2 Pero este articulo tiene también un objetivo que va un poco más allá de la mera revisión del pasado: es un intento de comprender una mentalidad particular, la forma de pensar y entender la vida misma de este hombre inusitado. ¿Por qué sus ideas calaron tan hondo en el pensamiento popular? ¿Por qué, durante muchísimos años, fue una figura deificada e idolatrada? ¿Por qué, para combatirlo, fue necesario el trabajo conjunto de muchos de los grandes arqueólogos de todo el mundo? Y también están las otras preguntas: ¿cómo fue posible que un hombre, individualmente, construyera una teoría completa de la historia humana, que intentara armar el rompecabezas racial, cronológico, cultural de la América prehispánica? ¿Y que esas ideas fueran asumidas,aceptadas y llevadas adelante por tanta gente? Iremos viendo de a poco qué fue realmente lo que sucedió y trataremos de entender a este peculiar personaje, sus escritos y su obra.La historia de este austríaco de familia polaca y formación germánica se inserta en la de muchos europeos emigrados a América latina que. como él, llegaron sin un rumbo prefijado, encontrándose con un mundo totalmente diferente al que podían haber imaginado. Allí comenzó la Gran Aventura que fue la vida de Posnansky. Porque don Arturo, como se lo llamó más tarde, fue el prototipo del siglo pasado: militar, capitán de barco, cauchero en el Amazonas, millonarioen dos años. ingenierocartógrafo, etnólogo. viajero empedernido, arqueólogo por afición, observador minucioso de grupos indígenas, antropólogo físico. Su vida fue una aventura que duró hasta su muerte. Vivió como un aventurero en el mayor sentido de la palabra: y cuando ya había hecho largos viajes, grandes fortunas, una guerra propia en que fue herido, náufrago y sobreviviente, luego de haber levantado planos en la zona más cerrada del Amazonas y convivido con los grupos indígenas aún aislados en la selva, es decir a los 30 años, inició su máxima aspiración, una tarea que nadie como él podia soslayar: la de la historia americana. Tiahuanaco lo cautivó incluso antes de conocerlo, ya que siendo un ingeniero naval (con rango de teniente) en la Marina del Real Imperio Austro- Húngaro, a los 19 años, escribió un corto estudio sobre las relaciones entre la arquitectura de la isla de Pascua y Tiahuanaco. ¡ Y aún no se había movido del puerto militar de Pula! Pudo, aunque nosotros sepamos que estaba equivocado, construir ladrillo tras ladrillo una historia del poblamiento de América, de sus pueblos, sus razas y de la superioridad de unas sobre otras, darle fecha a cada evento, a cada edificio, explicar su significado, entender su lenguaje y traducirlo: no fue sencillo. Y escribió cientos de libros y artículos, los que llevó por el mundo entero, discutió en congresos internacionales, creó y organizó instituciones culturales para difundir lo que vino a llamarse «su credo». Era dogmático y absoluto: se estaba con él o contra él: no había otras opciones.Asi, su obra y sus ideas trascendieron las fronteras e hicieron conocer en el mundo a Bolivia y sus ruinas: Tiahuanaco pasó a ser el centro de las polémicas en todo el mundo, y aún lo sigue siendo. Y aunque le tocó vivir en los años en que muchos exploradores y arqueólogos estuvieron en el sitio, y escribieron buenos y malos libros, Posnansky fue impermeable a todo. Nunca citó a nadie que no fuese a él mismo. como no fuera en apoyo de sus propias ideas. Sus hipótesis eran establecidas desde el inicio como verdades definitivas: nunca dudó, nunca volvió para atrás, nunca rectificó nada. Hizo algunas correcciones pero siempre de forma, nunca de fondo. Sus descubrimientos no podían ser mancillados por otros,él había descubierto la verdad y era propia. Como todo buen explorador quería derechos absolutos sobre sus descubrimientos.
Explorador aventurero militar y geografo (1879-1903)
Es muy poco lo que se sabe acerca de la formación temprana de Posnansky. Nació en Viena, Austria, el 12 de abril de 1873: estudió en la Academia Imperial y Real de Pola .(actual Pula, Yugoslavia), donde se graduó como ingeniero naval, y de inmediato pasó a desempeñarse como capitán teniente en la Armada austro-húngara. Debemos recordar que la antigua Pola era una ciudad muy peculiar, limítrofe entre Europa oriental y occidental, con una gran interculturalidad, estaba cerca del puerto de Trieste y su gran movimiento marítimo. La ciudad, por los cambios políticos y territoriales, perteneció a Austria, a Italia, a Hungría y a Yugoeslavia en diferentes oportunidades.1La primera información que tenemos acerca de los intereses poco habituales de un marino-ingeniero lo muestra su trabajo de graduación, escrito en la misma ciudad de Pola en 1895 bajo el titulode DieOsteminseí undihrepraehistoríchen Monumento. Allí desarrolló ya la relación entre la escultura de la isla de Pascua y las grandes piedras de Tiahuanaco. Sin saberlo estaba predestinando su futuro, si es que eso es posible. El paso siguiente fue su llegada al Amazonas en 1897, coincidente con la fiebre del caucho por la que muchos centroeuropeos fueron arrastrados. Llegó a Manaos, que en esos años crecía vertiginosamente en medio de la selva, a medida que el oro pasaba de mano en mano con mayor velocidad. Posnansky había adquirido un barco, para esa época llamado Anm, de 18 metros de eslora. Con él comenzó a comprar caucho en la zona del Acre boliviano, para transportarlo a Manaos. Gracias a esa lancha de gran capacidad y a la escasez de otros transportes, rápidamente se hizo de una gran fortuna. El barco había sido fabricado en Hamburgo y llegariaa formar parte de la historia boliviana.Sus intereses culturales eran tan fuertes como su afán de aventuras, y paralelamente a su trabajo rutinario comenzó a levantar el plano del río Acre, que fue dibujando entre 1897 y 1900 en siete planchas y en escala 1:20.000, y debió de ser de gran utilidad en su época para la apertura de esa selva casi impenetrable y desconocida. Pero sus intereses iban aún más lejos y recolectó da tos etnológicos de los indígenas todavía poco transculturados de la región. Existe un libro que no hemos podido consultar nunca, al parecer publicado por el autor en edición limitada en Para en 1898, bajo el titulo de Os indios Paumans e Jpurinas no rio Purús. seus costumbres etnológicas. Pero en 1899 su vida cambió al comenzar la guerra oculta entre Brasil y Bolivia por las tierras de la zona del Acre.La creciente población brasileña en esas tierras bolivianas, abandonadas por la autoridad política y militar de ese pais, fueron rápidamente presa de los intereses transnacionales.4 El Acre era sólo una parte del área gomera más importante del mundo y las luchas sordas por su control entre las grandes potencias ya han sido bien estudiadas.' Posnansky se comprometió con Bolivia y, de acuerdo con el cónsul, cargó su barco con armas, municiones y medicamentos y se los llevó al aislado comisionado boliviano. Su gesto fue bien correspondido y asi, con su rebautizado barco Jris, comenzó su vida de marino de guerra. Nunca pidió el pago de lo entregado y se dedicó al transporte de tropas en la región. Alli nació la marina de guerra de Bolivia.Esta etapa aventurera ha sido contada por él mismo con lujo de detalles e ilustrada con fotografías únicas^ en su notable libro llamado Campaña del Acre, la lancha iris, aventuras y peregrinaciones, publicado en 1904 en La Paz.Fue capturado, casi asesinado, sufrió heridas, relevó regiones desconocidas, y posiblemente alli realizó su juvenil sueño de aventuras. En 1902, tras la firma de la paz por la cual Bolivia perdió la región completa, Posnansky regresó a Hamburgo para reparar su nave habia sido hundida y tenia infinidad de agujeros de bala y colocarle un cañón y ametralladoras. Continuó, a su regreso, con sus aventuras en la zona', su barco fue capturado por Brasil y debió huir en un navio alemán. En 1903 regresó a Alemania nuevamente mientras el gobierno de Bolivia vendía su único barco armado, el iris, a Brasil. Posnansky regresó indignado dispuesto a reclamar el pago de su lancha. Alli comenzó una larga lucha con el gobierno para poder obtener el pago, y Posnansky publicó su libro contando la historia de lo sucedido. Finalmente el gobierno le pagó una indemnización, y Posnansky decidió quedarse en La Paz, donde se instaló a vivir en 1904. Ahora era «héroede guerra», y más tarde fue bautizado «benemérito de la Patria». Sus fotos lo muestran siempre con galones militares, una espada en una mano y el sextante en la otra. A los 31 años culminaba triunfalmente una etapa de su vida y comenzaba otra muy diferente: la de la arqueologia en Tiahuanaco.El primer trabajo que publicó en ese ano critico fue una mezcla curiosa de sus intereses: viaje, exploración, arqueologia y náutica, con el nombre de Un viaje en e! lago Titicaca a bordo de la L.N. Carmen (álbum descriptivo), donde con buenas fotos muestra el lago en esos años tempranos del siglo. A esos mismos lugares volverla año tras año para hacer sus observaciones y muy discutidos estudios. Serian 42 años de su vida dedicados al lago y sus alrededores. El circulo se cerraba alrededor de Tiahuanaco.
Bolivia y Tiahuanaco: la construccion de una teoria eterna
Al instalarse en La Paz. Posnansky inició de inmediato visitas sistemáticas a las ruinas del lago. Tiahuanaco lo asombraba no sólo como aventurero sino también como ingeniero: ¿de dónde hablan traído esas enormes, monumentales piedras, que pesaban varias toneladas?: ¿cómo las tallaron, en qué transporte las movieron, quiénes lo hicieron y cuándo? Eran grandes preguntas que la ciencia hasta ese momento no habia podido contestar; era un desafío mayúsculo que si lo vemos desde una personalidad como la de Posnansky, resultaba indeclinable. Yde allí surgió su primer artículo titulado Petrografía de Tiahuanaco. donde planteó varias de sus hipótesis iniciales. Básicamente pensaba que la única forma en que pudieron haber trabajado la piedra era con grandes moldes en los que se vertía lava natural, identificó sus materiales y describió el conjunto. Este primer trabajo de 1904 recibió una furiosa critica por parte de Max Uhie, ya un prestigioso americanista, que lo acusaba de plagio. En realidad alli comenzó una larga lucha que llegaría hasta la muerte de Posnansky y que representa bien el habitual enfrentamiento entre el mundo académico internacional y los amateurs. Uhie acusaba al autor de haber usado su propia identificación de los materiales y le reprochaba la falta de citas adecuadas. Es verdad que Posnansky nunca hizo una cita ni dio un crédito adecuadamente: siempre lo hizo de memoria, habitualmente mal o con datos erróneos. Nunca citó a los investigadores anteriores, que como Uhie había publicado una obra monumental junto con Alfonso Stübel sobre Tiahuanaco.1 Y cuando los citó fue únicamente para destacar sus errores o establecer que sólo habian estado en el sitio pocos días. Quedaba claro que con él se iniciaba una nueva época en la arqueología de la región: el se consideraba un verdadero científico que permanecía largas temporadas observando cada detalle. Y eso fue lo que hizo, ya que al parecer la nota de Uhie le dolió más de lo que aparentemente demostró. obligándolo a hacer profundos estudios antes de volver a publicar. Demoró casi cuatro años en retomar a la palestra. Entre 1908. en que presentó un nuevo articulo en Santiago de Chile, y 1911. cuando viajó a Alemania para graduarse de antropólogo, publicó una serie de trabajos y desarrolló una actividad inusitada en el medio más aún para un extranjero que le permitió llegar a ser secretario de la Sociedad Geográfica, única institución nacional que se preocupaba por esos temas. Es imposible, a partir de aqui, citar cada publicación del autor, pero en 1910 se editaron 3 libros, 1 álbum de fotos. 7 artículos, y de uno de estos últimos hubo al menos 4 ediciones seguidas. Como ya dije, Posnansky acostumbraba a reeditar sus trabajos una y otra vez. Normalmente hacia una primera edición en una revista y luego repetía el mismo texto con tapa especial en forma de pequeño libro, lo que hace a veces difícil contabilizar sus trabajos. Muchos de ellos fueron editados en pequeño formato y a muy bajo costo todo lo pagaba él mismo y son ya inhallables. Y para peor, él mismo se citaba mal, haciendo que sus propios biógrafos cometieran errores incontables. Pero Posnansky pudo conformar su gran teoría con sus libros titulados Tihuanacu e islas de! So!, y de !a Luna (Titicaca y Koati), breves descripciones y notas," que estaba acompañado por un álbum de excelentes fotografías y su Tihuanacu y ia civilización prehistórica en el altiplano andino' y otros textos con títulos similares. La idea central de Posnansky era que la historia de las ruinas estaba unida a una serie de fenómenos o cataclismos geológicos de gran magnitud, que tuvieron lugar en épocas relativamente recientes. Estos explican las causas del poblamiento y despoblamiento del lugar. La historia es, más o menos, como sigue: una población autóctona americana, una región de clima semitropical más baja y con excelentes condiciones para la vida, un enorme lago con un nivel mayor que el actual y que cubría asi gran parte del altiplano llegando exactamente hasta los limites de la ciudad que él rebautizó Tihuanacu. En sus primeros trabajos veia una secuencia de dos épocas interrumpidas por una inundación, siendo la más antigua la más simple y en cuyo transcurso el indio inculto sólo había hecho lo más burdo de las obras. Luego fue definiendo la existencia de otros periodos y ya en 1910"1 definió cinco etapas: la primigenia del indio autóctono, una segunda con un invasor más inteligente y la otra raza superior, una tercera que llamó «de lapiedra polígona o engastada», una cuarta de «pircas y adobes» y la Inca o final. Los Incas a su criterio habían usurpado una arquitectura que no les pertenecía, anterior, a la que simplemente le agregaron muros burdos en la parte superior. Desde el punto de vista geológico definió que el altiplano había estado en las primeras etapas a una altura mucho menor, lo que permitía un clima y condiciones de vida mejores: la cordillera aún no habia emergido y el lago tenia casi 40 metros más de alto. Describió en sus trabajos cada edificio, tomó buenas fotos y levantó un plano topográfico, el primero hecho con instrumental óptico. Tomó medidas, comparó sus resultados, visitó cada rincón del lugar y de los otros cercanos a él. Su plano de 1904 todavía es utilizado pese a las enormes diferencias de criterio que hoy prevalecen sobre el lugar. Para comprobar su teoría hizo análisis químicos del agua del Titicaca. recogió fósiles que envió a museos de todo el mundo, incluyendo una balsa de totora que mandó al Museo de Berlín. Es decir, aplicó todos sus conocimientos técnicos para entender lo que tenia en sus manos', replanteó sus exóticas ideas anteriores y llegó a la conclusión de que las balsas si podian haber transportado los grandes bloques de piedra por el lago, dejando de lado su idea anterior de los moldes de lava. Un resumen de todo esto se publicó bajo el titulo de £1 clima del altiplano y la extensión de! lago Titicaca con relación a Tihuanacu en épocas prehistóricas, de ese mismo año. Pero faltábalo más importante: darle un marco cronológico a esta secuencia de eventos. Para ello tuvo otra idea que con los años llegarla a ser tal vez la más polémica de todas: el Kalasasaya, el edificio más importante del sitio, tenia un ligero error en su orientación, lo cual no podia ser atribuido a una simple equivocación. Los tiahuanacotas, según él, no cometian errores dado sus elevados conocimientos, y era lo más probable que tal cosa se debiera a cambios en la eclíptica y no a problemas técnicos o de cualquier otro tipo. Un estudio minucioso y cálculos trigonométricos complicados le permitieron encontrar el punto de intersección de la orientación del edificio con la curva del cambio de la eclíptica a través del tiempo. La intersección entre ambas le daba la fecha exacta de construcción: unos 10.000 años atrás. El resultado de esta construcción teórica, monumental pero con pies de barro, mostraba asi un aspecto inusitado del problema: la existencia de dos grupos humanos, dos razas diferentes, los Collas y los Aruwakos, con sus dos cultos, sus dos niveles de inteligencia, sus costumbres y sus técnicas. Unos originales, más simples, «nacidos para ser dominados», los otros más inteligentes y que llevarían adelante la gran obra inmortal. Las dos primeras épocas representan el predominio de estos pueblos que, incluso hoy, viven en la región, y sobre los cuales escribiría docenas de estudios tratando de probar sus ideas. Asi comenzó a mezclar razas con poblamiento. lenguas con inteligencia, habitantes actuales con antiguos. Esto fue justamente lo que, medio siglo más tarde, más atacaron sus adversarios. Pero lo que importa es mostrar que para 1911 sus teorías «cerraban», estaban completas y armadas. Posnansky hasta se permitió atacar duramente al conocido y prestigioso geógrafo Lorenzo Sundt que acababa de publicar un estudio sobre el lago Titicaca. Posnansky lo agredió en forma tremenda, con ese carácter imposible que tenia, aunque Sundt no estaba tan lejos de algunas de las ideas de su contrincante. Lo que éste no aceptaba, y tenia razón, era la extrema modernidad que le daba Posnansky a la elevación de la cordillera: tan pocos años que resultaba posterior a la construcción de Tiahuanaco. Sundt le contestó rápidamente, lo que provocó una nueva nota crítica de Posnansky'-'donde insiste con sus ideas, que considera ya «demostradas».Esta actitud de no considerar ninguna idea alternativa, por insignificante que fuera, caracterizó toda la vida de Posnansky: concebíalas ideas como monolitos intocables y las hipótesis como hechos demostrados. Y cuando cambiaba de idea, cosa que hacía, por cierto, lo hacía porque él mismo descubría el error. Coraje no le faltaba.El final de este período inicial se cerró con dos libros publicados en 1912, coincidentes con su salida del país: la famosa Guía general ilustrada para la investigación de ¡os monumentos prehistóricos de Tihuanacu e islas del Sol y de ¡aLuna; breves apuntes sobre Íos Chullpas, Unís - escritura antigua de ¡os aborígenes del Altiplano andino,12 seguido de su Signo escalonado, editado en Londres en el Congreso de Americanistas de ese mismo año." Con esto se cerraba un ciclo en su obra; pero quedaba ciertamente un aspecto que hay que tener en cuenta más allá de sus ideas-- que es la capacidad de trabajo y la variedad de recursos con que contaba: las fotografías son excelentes; las del Album son de tanta calidad como las que poco antes tomara Teobert Maler en Guatemala y México. Gran calidad tienen sus levantamientos topográficos, sus minuciosas observaciones trigonométricas, astronómicas y geológicas. Se preocupó por indicar la forma como los bloques pudieron ser movidos, la manera en que se hizo y con qué tipo de palancas, la diferencias en las herramientas para tallar los tipos diversos de piedras y levantó planos hasta de pequeños detalles. Por supuesto todo estaba teñido de su propia visión, y cuando los datos no alcanzaban recurría a la fantasía: lo que era inamovible era la estructura básica, el esquema cronológico secuencia!, las razas responsables y la contemporaneidad de los cataclismos geológicos con el hombre. Para 1912 ya había llegado a la conclusión de que Tiahuanaco era el punto inicial de la alta cultura americana, que de allí se dispersó hacia todo el continente y que ios constructores del lugar dejaron en la piedra sus mitos, sus conocimientos y sus «ideografías» o signos que permitían comprender su pensamiento. Era «casi» un sistema de escritura altamente simbólico.Así, este original austríaco, llegado en los finales de 1903 a La Paz conduciendo el primer automóvil que viera Bolivia, inició el año siguiente dándose a conocer en la sociedad de la ciudad con su libro sobre la lancha Iris. Acostumbraba pasear su elegancia germánica y su rubiacabelleraconel uniforme blanco de Benemérito de la Patria, involucrándose con un mundo que, seguramente, era sólo una aventura más. Pero ésta era la definitiva, la más grande de su vida. Creo que es posible decir que la edificación de su teoría sobre Tiahuanaco y el hecho de haber dedicado 40 años de su vida a defenderla, fue su más importante gesta. Nunca lo entendieron así ni Max [Jhie, ni Eduard Seler, ni Lorenzo Sundt, ni José Imbelloni, sus más grandes polemistas. Estos eminentes opositores peleaban desde trincheras diferentes, desde el mundo académico, desde el lugar donde se cometen errores, se los rectifica con ganas o no, se citan los aportes de otros, se discute con cierto nivel, con más o menos li bertad o posiciones de poder, pero en donde la polémica es parte del trabajo cotidiano.
Doctorado en antropologia en Berlin :Apoteosis polemica (1911-1914)
La vida de Posnansky siempre estuvo estrechamente unida con Alemania, no sólo por el idioma, sino por fuertes afinidades culturales. Posnansky había nacido en Viena, en ese entonces capital del Imperio Austro-Húngaro, y su padre Charles había viajado a México como miembro del ejército invasor de Maximiliano de Austria. A su regreso, Charles había fundado un laboratorio de química en Viena que rápidamente tuvo sucursales en Berlín y Colonia. En todos sus escritos citó casi únicamente autores germanos y por lo general sólo aceptó como buenos los instrumentos o técnicas allí desarrollados. Para la mayoría de sus contemporáneos fue alemán, cosa que tampoco se molestó en desmentir, a lo que se sumó que a partir de 1904 comenzó a editar en Alemania y en alemán. En 1911 salió de Bolivia para participar en el Congreso Internacional de Americanistas como delegado oficial14 y luego se instaló en Berlín hasta el inicio de la Primera Guerra, cuando regresó a América. En esos tres años estudió con Félix von Luchan y Rudolf Virchow, y publicó algunos de sus trabajos más importantes y conocidos. También sostuvo su polémica más agria con Max Uhie. Aprovechó el viaje para entregar varias colecciones arqueológicas a los museos de Munich, Goteborg, al Museo del Hombre de París e incluso al Bernardino Rivadavia de Buenos Aires. Estas piezas habían sido recolectadas por él mismo y una parte era de la colección Rocha que había comprado en 1904. Al Museo de Etnología le entregó una balsa de totora de cinco metros de largo. Asimismo, al Museo de Historia Natural de Berlín le entregó sus especímenes animales y minerales; también allí se hizo miembro del Instituto de Antropología y de la Sociedad Geográfica.Sus publicaciones pueden dividirse en los articules y los libros. Los primeros son cuatro; el que reseñaré al final es el que dedicó a su polémica con Uhie. que fue editado en alemán y en español. Recordemos que sólo en estaestadia Posnansky tuvo contacto con verdaderas editoriales, ya que en Bolivia no existian. Eran imprentas donde él mismo debía hacer el trabajo de edición y pagar los costos. Salvo por la Sociedad Geográfica, tampoco habia revistas culturales para este tipo de trabajos. Pero regresando a sus artículos, quiero describir su Die Alterturmer ron Tihuanacu, donde reseñaba sus ideas principales, publicado en los Zeltschrift fur Ethnologie', estrenaba el número 1 y seguidamente en el número 2 incluyó su Praehistoriche ¡deenschríften in Sudamerika." En este último articulo explicaba el sistema ideográfico que habia existido en Tiahuanaco y entablaba una polémica con su profesor Virschow sobre las formas de los cráneos y sus deformaciones, utilizando como ejemplos varias vasijas con rostros en relieve. El tercer articulo difundía un invento suyo, un aparato que per-mitia que en las fotografías salieran las medidas de los cráneos. Era un sistema ingenioso, en una época en que los estudios craneales eran toda-via muy importantes. Pero la perla del año fue su £ine faische Krítik Max ühJe's con un anexo sobre Stübel. Vale la pena ver qué fue lo que Uhie habia escrito sobre don Arturo. En realidad, Max Uhie, en su nota de 1912 publicada en la Revista de ia Sociedad Chilena de Historia y Geografía,"' centraba sus criticas en dos temas: primero la falta de referencias a obras anteriores, en especial a la suya y la de Stübel. Insiste en que él mismo tiene tanto material como Posnansky aunque nunca lo publicó y que éste nada nuevo aporta al tema: que le plagió las referencias a los materiales geológicos y que usó las excavaciones de Courty de 1903 sin darle los créditos adecuados. Escribió tajantemente que «si alguien ha contribuido fuera de Tiahuanaco al conocimiento del periodo aque aquellas ruinas pertenecen, creo que ha sido yo». Asimismo, asume que él fue quien dio la idea de que esas ruinas eran parte de «un periodo peruano general» y que hubo por lo menos dos culturas anteriores en el tiempo', de alli que la cronología no podia ser más antigua que unos 1400 años desde el presente. Por cierto que tenia razón don Max. Luego le enrostra el fechamiento por una orientación, supuestamente resultado del tiempo y no de errores de construcción y que el nivel de lago hubiera cambiado tanto. Sin entrar en muchos detalles, le critica la división en sólo dos etapas y él mismo da datos que permiten vislumbrar un tercer estilo asociado a monumentos de afuera de Tiahuanaco. Sabiamente terminaba diciendo que «hay que esperar la solución de tales problemas en tiempos futuros». Obviamente, don Arturo no hizo esperar su respuesta que se publicó en dos idiomas, hac iendo extensiva la polémica al viejo Stübel. Trata al articulo de «pasquín» y dice que «está inspirado por el odio y la envidia» de alguien que niega a los demás la posibilidad de investigar con independencia de él. Y centró su primer ataque en el hecho de que él hace 10 años que estabaenel sitio, quehizo los planosy triangulaciones por su propia mano y que tiene en La Paz su propio laboratorio y museo, mientras que Uhie sólo había estado en Tiahuanaco dos dias, dos años después de haber hecho su obra. Después arremete con el tema de lo tiahuanacota en Perú o lo peruano en Tiahuanaco y a la atribución de Uhie de la construcción de las ruinas a los aymará. El, en cambio, se la atribuye a los urus, y que éstos «son hechos y no gratuitas afirmaciones». Ambos pecaban de los mismo. Asimismo. aseguraba que la fecha de 10.600 años «no es un cálculo sacado por mi en el aire, sino que está basado en observaciones científicas». Y era verdad, las observaciones eran correctas: lo equivocado era la suposición sobre la que se basaban. Porque al final, si Posnansky hubiera aceptado lo que sus propios datos daban, es decir que la curva del movimiento de la eclíptica se cortaba no únicamente para el 10.600 sino también para el siglo vn d.C., ambos hubieran estado muy cerca de la verdad. Pero don Arturo arremetió con todo y hasta lo acusó de ladrón y traficante, ya que en su viaje al Titicaca había comprado antigüedades para el Museo de Berlín. Todo se transformó en una pelea de bajo tono, en la que acusó a Unle de haber cortado una foto que él mismo le regalara para presentarla como suya propia. Al final terminó diciendo que «deseo que Uhie evoque a Huirajocha y al Todopoderoso Pachamama, para que le sane su furia y su envidia». Al año siguiente se editarían en Berlín dos obras centrales en la bibliografía de Posnansky: su pequeño Das Trappenzeichen in dea Amenkanisclien Ideographien. mit besonderer Rucksicht anf Tihuanacu'' en edición lujosa y bilingüe a dos columnas. Fue el primero de tres tomos que nunca se completó como colección y cuyo titulo de serie fue Tbesawus ¡diographiai-um Amerícanarum. Se trataba de analizar el signo escalonado, que don Arturo consideraba como el más importante de los ideogramas tiahuanacotas, su difusión primitiva por todo el continente y base en la escritura aymará. Este símbolo de cielo y tierra era extrapolado hacia construcciones como la Puerta del Sol, las terrazas escalonadas, las plataformas arquitectónicas y hasta las placas de bronce del noroeste argentino. Es decir que toda la arqueología americana se podía explicar a través de este símbolo básico y algunos conexos. Pero pocos meses más tarde se editó la que fue por muchos años su obra de mayor aliento, la gran Eme Praeshistoríche Metropole in Sudamerika en edición bilingüe y del mismo editor.'" Esta vez era un enorme volumen bien ilustrado, con planos y dibujos por cientos, donde Posnansky completaba con lujo de detalles sus teorías. El texto comenzaba con consideraciones paleoantropológicas de tipo general sobre su idea de! desarrollo de la humanidad: luego pasaba a una historia geológica, de cambios climáticos, de transformaciones y elevación del lago. Incluyó aquí todas sus observaciones en la zona de tipo químico, geológico, botánico, zoológico, etc. Luegoexplicó su periodifícación en cinco etapas, los rasgos estético-arquitectónicos de cada una, los edificios más significativos y otros detalles. También incluyó un largo estudio sobre los tipos de cráneos que se encuentran en el sitio y sus alrededores y las deformaciones y formas de trepanación conocidas. La segunda parte es una historia de las ruinas, un estudio muy detallado de cada sector, con fotos, planos y detalles bien dibujados, que culmina con la Puerta del Sol. la obra máxima del sitio según su interpretación, y parte compositiva del enorme calendario solar que era el Kalasasaya. Completa el libro un nuevo estudio del Signo Escalonado como parte de un sistema complejo de ornamentos iconográficos y finalmente incluye un estudio iconológico. Para quien no estaba profundamente compenetrado con los avances en la arqueología americana de esos años, el libro era monumental. escrito en un lenguaje claro y ameno: se presentaba como un libro que cerraba el tema. Y asi fue tomado por miles de personas en el mundo entero, en especial en Bolivia, por muchísimos años. Y romper esa tradición costó medio siglo de esfuerzos de la ciencia internacional. El bravo don Arturo ganaba otra batalla. Veremos cómo terminó la guerra. Pero la guerra real asomaba su cabeza en Europa y Posnansky decidió regresar al altiplano y no comprometerse como marino, es difícil saber qué hubiera pasado en ese caso. Pero lo importante es que hacia finales de 1914 estaba nuevamente en La Paz mostrando su obra editada a todo lujo en Europa. Pero en los cinco años que duró la guerra europea escribió muy poco y editó sólo seis trabajos, varios de ellos en el viejo Boletín de la Sociedad Geográfica. Ahora sin embargo se notaba un cambio importante: se abría una nueva rama en sus ya amplios temas: la antropología, a la vez que retomaba su viejo trabajo de etnólogo. Tiahuanaco siguió como siempre al frente de todo. y su obra E¡ gran templo del sol en los Andes fue editada incluso en francés en La Paz,19 junto con algunos otros articules que volvían con el mismo argumento. En el campo etnológico publicó un primer estudio sobre La lengua chipaya (Carandas. Bol¡\'¡af11 que tuvo tres ediciones diferentes y seguidas. En él hacia un estudio detallado de ese grupo marginal y casi desconocido, su lenguaje, sus vestimentas, la vivienda y formas de organización social, e incluyó detallados estudios antropométricos. todo lo cual le servia para echar agua a su molino.
La arqueologia del tercer mundo entre ruinas y racismo(1918-1932)
En el año 1914 regresó triunfante don Arturo a La Paz, donde la guerra era algo que existía, pero muy, muy lejos. Pudo entonces, de inmediato, retomar sus temas predilectos, más ahora que sus libros de Berlín habian marcado un punto culminante de su trabajo. Según él, había logrado lo que muy pocos aventureros o exploradores de la época: explicar la historia de Tiahuanaco, o mejor dicho, de toda América, en un construcción perfecta y sin fisuras. Había descubierto 10.000 años de historia humana, el lugar de origen de la vida americana; y hasta había logrado traducir su escritura. Qué más podía pedir de la vida. Ahora debía dedicarse a defender celosamente su fortaleza. Para ello llevó adelante una tarea que muy pocos en América latina hicieron en estos años: publicó un centenar de articules y libros, filmó películas, llevó grupos de visitantes de todos los países, organizó una misión alemana de astrónomo, participó en congresos internacionales, construyó supropia casa-museo, aumentó su colección, creó nuevas polémicas, dibujó nuevos planos topográficos todavía más detallados, hizo lo humanamente posible para proteger al sitio de los constantes saqueos, construyó un templete moderno en la plaza del Stadium de La Paz e hizo llevar allí las mejores esculturas del sitio. Todos en Bolivia, y los interesados y expertos del mundo entero, lo amaron, lo odiaron o lo dejaron de lado; pero nadie pudo desconocerlo. Entre 1918 y 1932 publicó 50 trabajos arqueo-antropológicos diversos. Se inicia con El ekeko (alacita), contribución ai folklore boliviano21, cuyo contenido es interesante porque es un tipo de estudio'donde no intentó desarrollar ideas particulares. Un estudio correcto, simple, sin aspiraciones de ser más de lo que en realidad era. A partir de alli escribió poco hasta 1921 cuando editó un libro, en realidad una antología de artículos bien ilustrados bajo el nombre de Templos y viviendas prehispánicas.a Pero aquí sí aprovechó los ejemplos de arquitectura para demostrar su hipótesis: básicamente mostró que la arquitectura evolucionó en las etapas tiahuanacotas de la cueva a la casa, pasando por viviendas semisubterráneas. Ya antes había identificado unas pequeñas tumbas de las ruinas como viviendas donde la gente dormía en cuclillas. Mostró como la arquitectura incaica era también tiahuanacota y terminó con la idea de la relación entre las razas, la cultura y las formas de los cráneos. Cada vez se iba delineando más la idea de asociar capacidad intelectual con volumen craneal, y razas con capacidad, inteligencia, laboriosidad, bondad. El final de algunas de estas ideas está comprendido en una serie de artículos en 1922 titulado ¿Quiénes eran tos incas?" que incluso llegó a presentar en Rio de Janeiro. Allí criticó a todos los cronistas y autores para mostrar que los incas eran sólo un mito historiográfico y que en realidad, según don Arturo, éstos se habían apropiado de la cultura de Tiahuanaco en el Cusco para asumirla como propia. ¡Casi nada para decir ante el mundo académico, sobre todo el peruano! En 1924 viajó nuevamente a Europa para participar en el Congreso Internacional de Americanistas que se celebró en Goteborg; de paso aprovechó para acercarse a Berlín y dar una conferencia en el Observatorio Astronómico de Postdam, dirigido por Hans Luddendorf,24 insigne científico que estaba muy interesado en la astronomía de los mayas. Años más tarde lograrla que Luddendorf y un grupo de Postdam viajara a La Paz para trabajar conjuntamente en las ruinas. Aprovechó para presentar su sempiterno tema de la orientación del Kalasasaya, la Puerta del Sol y la cuestión del calendario, incluyendo nuevas triangulaciones de los edificios. También publicó en revistas y antologías de La Haya, Londres, Hamburgo y Frankfart. En los años siguientes siguió viajando a congresos en Buenos Aires, Nueva York, México, La Plata y enlodo lugar donde hubiera un evento importante. Sus trabajos son redundantes hasta el aburrimiento y los cambios no dejan de ser mínimos. Esto llama un tanto la atención, pero me hace pensar en por qué Posnansky nunca pudo romper con esa rutina; un buen ejemplo es el artiuloe que se publico en el Congreso Americanistade Sevilla de 1935 titulado Las ideografías del coloso Tihuanacu, en el cual contaba que había terminado, la-excavación del Monolito Bennet,decubierto por dicho arqueólogo norteamericano. Don Aftarohabia terminado de excavar, limpiado la parte posterior que nunca había sido vista ni por su diescübridor,tahizo parar, sacó ¡dibujos, fotos / moldes y maído tesia" darlo a la ciudad de La Paz. Sólo la presentación de esa información habría sido más que suficiente, pero no pudo detenerse allí, tuvo que incluirla en su cronología milenaria.
Para terminarcon sus escritos arqueológicos de este periodo debeanencionar una serie dedicada a probar que antes de Colon hubo otros contactos con América. Se valió paraello-de lasPerias Aggri.cuentas de vidrio venecianas que encontré usadas en collares y prendas que identificó como prebispsnieas. Es decir, a partir de que los objetos que tienen las ^cuentas son antiguos, la deducción de que alguien áebié traerlas se hacia obvia. De manera que sale a buscar a quién cargarle las culpas. Lo mismo ocurre con sus trabajos sobre los keros incaicos; él supone que son preincaicos, típicamente tiahuanacotas, y por eso aquéllos que tienen imágenes de tipos u objetos europeos hoy sabemos que sofldel siglo xvi- podían ser evidencia de contactos precolombinos. Siempre el mismo mecanismo de pensamiento que lleva a construir; tautologías perfectas, indiscutibles. El mismo escribió: «No es necesario hallaresqueletos del hombre terciario para afirmar categóricamente su existencia, pues basta con establecer deducciones irrefutables».25 Pero además de la cuestión arqueológica, don Arturo comenzó paulatinamente a revisar otros temas. Escribió sobre los temas más dispares; desde los descubrimientos de Einstein hasta las últimas novedades en criminología. Y fue esto último lo que lo fue llevando hacia toda una concepción racista del hombre sin poder escapar de las corrientes similares que estaban empezando a circular en otras partes del mundo. Lo notable es que Posnansky nunca fue racista con el indio; por el contrario, siempre lo defendió y entendió que su situación era consecuencia de la pobreza y la explotación. Posnansky escribió en 1923 un libro increíble titulado Impulsos atávicos: el caso de Polonia Méndez;2* con el subtitulo de «Consideraciones antropológico-psiquiátricas referentes a un crimen llamado pasional». Se trataba de un caso que había sacudido la opinión pública paceña y don Arturo trató de demostrar que la joven Polonia no actué con premeditación sino que lo que la movió al asesinato fue un «impulso atávico», una degeneración racial hereditaria contra la cual no podia luchar. Describe en el rostro de la joven y su complexión física la presencia de los rasgos de la «raza inferior», en realidad, una raza degenerada por «reflejadas y depravadas costumbres» que generaron «hijos neuropáticos». En particular, el largo del brazo en relación con el cuerpo era síntoma indudable de esta degeneración. Por supuesto no todos los que teman esos rasgos eran criminales ni viceversa, pero era más probable que incurrieran en ello ya que «no podían evitar el llamado de la sangre»', «inconscientemente llevaban el fatal germen engendrado por los placeres de sus antecesores». Eran signos no discutibles de esto el cerebro pequeño (por falta de trabajo intelectual), la forma de las orejas, el cuarto molar, la quijada colgante y el tamaño de la frente. A estas personas «sólo les es suficiente que en los momentos de la concepción estén bajo el pasajero uso del alcohol, para que se altere su sangre», y esta suma de degeneración racial y relajamiento moral producía casos como el de Polonia. Los responsables no eran los protagonistas, era el medio social que no educaba a cada grupo por separado. Asi en este trabajo cierra ideas que habían surgido mucho antes: «todo lo somático en la hembra, como hemos dicho, es más infantil, más fino, en suma más idealizado y iastnot least, más primitivo»', y sigue: «concretamente en su intelecto es sumamente inferior al hombre». Cuanto más antigua era una raza, es decir, cuanto más cerca estaba del hombre primitivo, «más propensa estaba a regresar a esas formas de vida salvaje». Pero no creamos que Posnansky hablaba de esto sólo en tiempo presente: don Arturo lo lleva hacia atrás y muestra cómo estos rasgos se pueden ver entre los pueblos prehispánicos, y para ello es perfecto el tipo de cerámicas pornográficas de la costa peruana. Estos huacos mostrarían un culto al sexo. una «constitución neuro-psicopática» junto con «anomalías patológicas en el funcionamiento cerebral». E igual que antes, quería mostrar que esa degeneración cul-tural-psicológica tenia una explicación racial: que los cráneos hallados en excavaciones en esos sitios mostraban conformaciones diferentes, con rasgos degenerados por su primitivismo: su criterio, las causas de su conducta siempre están predeterminadas por la composición genética y somática. Este periodo termina con trabajos como la publicación del manuscrito de fray Bartolomé de Mora, con prólogo de AlfredMetraux en 1931y y otros artículos más sobre los mismos temas. Pero en este tiempo se desató otra gran polémica que no podemos dejar de citar: la que mantuvo con José Imbelloni. quien en 1926 publicó su primera Esfinge indiana2" en Buenos Aires, libro en gran medida dedicado a discutirle a Posnansky todas y cada una de sus ideas. A su vez. ambos publicaron en periódicos de sus respectivas ciudades articules y contra-articulos de diversos grados de grosería. Si bien esta pelea ya ha perdido actualidad, vale la pena revisarla para entender la personalidad con la que estamos tratando. Por cierto, ninguno de los dos salía muy bien parado en este enfrentamiento, y muchas de las cosas que ambos se dijeron no eran precisamente mentiras. Cabria dedicarle unas lineas a la Misión Astronómica Alemana que viajó a Tiahuanaco por iniciativa de Posnansky. Estaba constituida por el director del Observatorio de Postdam, Hans Luddendorf, los astrónomos Amoid Kohiachutier y Rolf Muller y Friederich Pecker de la Specula Vaticana de Roma. Permanecieron varios meses algunos, y Muller un par de años (entre 1928 y 1930) haciendo observaciones astronómicas y en parte trabajando en las ruinas y otros sitios cercanos.M Muller publicó algo sobre el tema, lo que don Arturo presentó en Nueva York y en algunas publicaciones. Hay un último acto por parte de Posnansky que se puede incluir en este periodo: la construcción del Palacio Tihuanacu en La Paz, como su propia vivienda y museo. Esto le insumió grandes esfuerzos, y cuando la terminó pasó a ser propiedad del estado: alli continúan aún hoy el Museo Nacional y el Instituto de Antropología. Se trataba por entonces de un gigantesco edificio en cuya fachada y decoración interior se usaban elementos decorativos prehispánicos en general y tiahuanacotas en particular. Es una obra muy notable que se inserta en todo el proceso de la arquitectura neoprehispánica en América latina," y que tuvo gran influencia en la Argentina en la obra de Héctor Greslebin, y en Perú en el antiguo Museo Nacional. El llamado Palacio fue construido por él en 1916 y en 1919 fue alquilado por el gobierno para sede del Museo Nacional. Indudablemente fue el edificio más característico de la ciudad, aun lo es hoy. y muestra no sólo la disponibilidad de dinero de don Arturo, sino también el papel que jugaba en la sociedad de la época.
-El patriarca incomprendido y la sociologia del racismo
El inicio de la guerra del Chaco cercenó abruptamente todos los proyectos de Posnansky. La loca y absurda guerra contra el Paraguaycausó unaparálisiscultural en todos sus aspectos, también sus hijos tuvieron que ir al frente de batalla. Los tres siguientes anos fueron de una inactividad casi total en la arqueología, aunque Posnansky continuó escribiendo sobre otros temas que luego analizaremos, aunque todos fueron teóricos o políticos, sin trabajo de campo de por medio. Unicamente aprovechó el tiempo para completar el nuevo plano trigonométrico de Tiahuanaco. Esta vez resultó aún más amplio y con curvas de nivel en cada edificio, en un trabajo magnífico y muy poco común en esa época en América latina. Asimismo, aproveché para invitara dos arqueólogos argentinos jóvenes a excavaren las ruinas. Fueron éstos Eduardo Casanova y Martín Doello Jurado, quienes hicieron varias excavaciones en 1933 que luego fueron publicadas;3' e incluso llevaron a Buenos Aires una buena colección y una reproducción de la Puerta del Sol. El resultado fue importante y ellos mismos escribieron: «creemos, pues, que ha llegado el momento de abandonar las interpretaciones teóricas y dedicarse con intensidad a excavar sistemáticamente a gran escala».Asimismo inició la construcción del Templo Semisubterráneo en La Paz, frente al Stadium. a donde llevó gran cantidad de esculturas de las ruinas, entre ellas el monolito Bennet. Esta obra fue completada en 193 7 y pese a los obvios errores que tiene, le dio a Tiahuanaco una enorme difusión al tiempo que ayudó a crear conciencia entre los mismos bolivianos sobre la importancia de preservar el sitio. Coincidía con un momento histórico peculiar de marcado nacionalismo político. La Plaza del Hombre Americano todavía sigue siendo un símbolo de la nacionalidad y del orgullo bolivianos. Fue sólo a partir de 1937 cuando Posnansky retomó con nuevos bríos sus publicaciones sobre arqueología y esto duró hasta su viaje en 1943 a Estados Unidos, tras la muerte de su hijo Raúl en un alud en la montaña. Permaneció en Estados Unidos hasta el fínalde laguerra mundial. RegresóaLa Pazy falleció en 1946. En esos diez años publicó 40 trabajos diversos y varios de ellos en doble y triple edición, como en sus años mozos. En el área arqueológica siguió con Tiahuanaco y el tema de su orientación astronómica, los signos de proto-escritura y sus viejos caballos de batalla. Organizó con la visita del presidente de la República un acto solemne durante la salida del sol del año nuevo de 1943. Allí, con una gran cantidad de público, se llevó a cabo un acto masivo que remarcaba las concepciones raciales y nacionalistas a ultranza que sus ideas estaban preconizando. El tema del autoctonismo era un problema de credo, de mito básico de la nacionalidad y cuyo uso político estaba viviendo un auge. A punto tal que don Arturo declaró que «Tihuanacu ya no constituye un enigma. Sabemos quiénes la construyeron, cuál era su religión, para qué sirvió, cuándo fue edificada y cómo sucumbió»." Un hombre de 70 años que le anunciaba al mundo que el tema quedaba cerrado. En estos años publicó textos coloniales como el vocabulario de Bertonio, la obra de Manuel Fernández Sapahaqui y, en una edición importante, a Guarnan Poma de Ayala.M Este trabajo salió por partes en el Boletín de la Sociedad Geográfica y luego fue reeditado en conjunto en una publicación enorme, durante mucho tiempo la más completa y accesible de América latina. Fue realmente un trabajo loable e importante. En 1943 y 1944 volvió a ser presidente de la Sociedad.Esta segunda mitad de su vida fue pródiga en publicaciones etnológicas-antropológicas-raciales. En 1937 salió a la calle el libro que sintetizaba todas sus ideas básicas titulado Antropología y sociología de las razas interandinas y de las regiones adyacentes, que se reeditó al año siguiente. Era un volumen de 155 páginas bien ilustrado que compilaba la información que había recabado a lo largo de muchos años. El centro del tema era la comprobación de la existencia de dos razas, los collas y los aruwakes, siendo estos últimos la «raza primordial de América». De esa manera va juntando datos, o tergiversándolos, hasta mostrar cómo la lucha entre ambos pueblos forma la historia americana, cómo cada uno de estos pueblos tiene rasgos somáticos propios que son aún hoy fáciles de reconocer y que a cada'uno le corresponden características psico-culturales propias. Es asi como las lenguas, razas, culturas, vestimentas y demás sirven para mostrar de qué forma los collas dominaron a los aruwakes y cómo Tiahuanaco fue la mejor expresión de esa etapa de la historia. Amplios estudios craneométricos apoyan sus disquisiciones. Estas ideas crecían cada vez más: los collas eran el «fíerrenvolk», mientras que los aruwakes eran los «Herdenvolk». Era este un pueblo «que cuando no tenia un Fuhrerde estirpe kolla caía nuevamente en la barbarie».^ De allí que los dominados crearan «trabajo inútil» para poder sojuzgarlos y no darles tiempo a que regresaran a su estado original. Y asi llegó linealmente a pensar que se debían impartir educaciones diferenciales a las distintas razas en una especie de sociedad de castas donde cada uno ocupa desde su nacimiento un lugar fijo y permanente. En estos términos publicó varios articules sobre estos dos tipos fundamentales de América,ngton, en México y en Lima. Fue precisamente se editó en México el que provocó fuertes iones promovidas por personalidades como ornas y Herbert Passim,'"1 quienes criticaron ¿as, en especial la necesidad de educaciones nciadas: eso «debe ser refutado con indigna-or antropólogos y psicólogos» de todo el muno esta reacción causó una serie de notas de sus partidarios de Bolivia, muy rápidamente,'7 algunas repitiendo los argumentos impuestos por el maestro en cuanto a la forma de pensar: escribían que sobre Bolivia «estaban equivocados porque nunca hablan estado allí». Lo mismo que don Arturo venia diciendo de Uhie desde hacia casi medio siglo. Pero de todas formas hay algo que debemos tener en claro en esta postura racista de Posnansky. Nunca fue discriminatorio del indígena en forma masiva; por el contrario creia que «la coca y más tarde el alcohol, han sido y son los principales factores de la decadencia y la desgracia de esta gente», y que ambos elementos hablan sido o introducidos o masificado en su consumo por los españoles «con propósitos y miras de explotación del indio». Sin embargo dice: «el indio y el cholo, aunque tuvieron provecho en hablar la verdad, no lo hacen,prefiriendo la mentira que les es innata, la hemoglobina de su sangre parece estar compuesta y aliada con ella»: en realidad el problema era supuestamente que aún «no han mendeliado hacia el blanco».1" Y esto viene de quien criticaba a los nazis de su tierra, de quien se refugió en Estados Unidos durante la guerra y de quien acusaba a Hitler y su grupo de favorecer una supuesta raza aria que para él era una «raza mixta con elementos inferiores desde su propio origen». El final de esta larga historia se condensa en su obra más importante y definitiva: los monumentales cuatro volúmenes, en edición bilingüe inglés-español, titulados Tihuanacu, cuna del hombre americano,"' cuyos dos últimos tomos se editaron después de su muerte como un homenaje a su vida y obra. En ellos se resume todo lo que escribió, pensó e hizo en 40 años de trabajo: arqueología, teorias astronómicas, etnología, craneometria, iconografía y sus nuevos planos de las ruinas. Se cerraba asi, definitivamente, toda una época en la que se iba no sólo una forma de hacer ciencia, sino una forma de ser y enfrentar al mundo: como una gran aventura.
El otro Posnanky ingeniero y filosofo y economista del subdesarrolo
Al margen de todo el trabajo desarrollado por don Arturo en los temas que ya hemos discutido, existe otro aspecto de su vida que he dejado de lado hasta ahora.Escribió sobre política, cuestiones de limites, acerca de la guerra, sobre la relatividad de Einstein, hizo obras como ingeniero y participó en incontables actividades sociales y culturales. Fue, por cierto, un verdadero motor de la cultura en La Paz. Hacer una lista de las institucionesa las cuales perteneció, como industrial minero, o como historiador, seria trabajoso.Fue director del Museo Nacional y del Instituto Criminológico, recibió premios y medallas del pais y del exterior, creó revistas, organizó todo tipo de actividades científicas, culturales y sociales. En sus últimos años. junto con su hijo. insistió en la plantación industrial de laquinoa, y en 1945, a los 72 años, diseñó y patentó en Estados Unidos una máquina para facilitar la producción en gran escala de ese producto. Su trabajo en estas áreas se inició en 1911 con un estudio sobre la construcción de un nuevo ferrocarril entre Sucre y La Paz con motores autogeneradores y con gas.
Más adelante se ocupó en la alcaldía municipal de estudiar el problema del abastecimiento de agua a la ciudad, difunde a Einstein en 1923. publica en Europa cortas notas sobre las posibilidadesy bellezas de Bolivia, escribe en 1925 el guión de una peí icula en alemán y en español sobre Tiahuanaco,41 recorre el desaguadero de un pequeño barco de dos cuerpos diseñado especialmente por él para poder pasar aguas tan poco profundas, y filma la aventura y escribe tres trabajos productos de ese viaje.42 Propone más tarde canalizar el rio y lograr asi la salida al mar.Se preocupa por la exterminación de la vicuña, la posibilidad de que la guerra con el Chaco también se pudiera haber evitado,41 y los derechos que el país tenia sobre esa zona; propone crear un gran parque nacional en las ruinas de Tiahuanaco y alrededores, incluyendo una reserva natural. Insiste en la construcción de represas hidroeléctricas entre países limitrofes, escribe biografías y notas necrológicas. Habría que citar aquí la de Vicente Balivián, su amigo y compañero, de quien intenta demostrar que laenorme inteligenciaque poseía le provenía de su gran cerebro, de dimensiones llamativas.Por último quiero citar una vertiente de escritos que hacen a su pensamiento poli-tico-económico para ver cómo fue variando con el tiempo. Se inició con un libro titulado La hora fútu-ra, de 1919. en el cual hace una revisión de la crisis por la que atraviesa la humanidad después de la segunda guerra. Entiende él que el problema de la miseria no se debe a una mala distribución de los bienes y que no se pueden, según él, cambiar las cosas redistribuyendo mejor. Era necesario construir un modelo de sociedad diferente, que no fuera capitalista aunque tampoco al estilo de «ese cáncer que corroe» que era el comunismo. Este último sistema le resultaba tan atroz a don Arturo que exclama con estupor que «quieren dar a la mujer el derecho a escogerse el macho».44 El modelo universal propuesto es unestadototalitarioabsoluto, propietario, de todos los bienes y que ordena a la población según categorías fijas, «y por medio de la ciencia eugénica y de la antropología aplicada llevada al terreno práctico, ha de regenerar la humanidad». Pero este sistema no lo convenció por mucho tiempo y en 1932 publicó otro, también como propuesta de modelo universal para ser instaurado de inmediato. En este caso se reducía un poco la propiedad del estado y se contraproponia que el problema de la acumulación desmedida se solucionaba impidiendo que la herencia sobrepasara un cierto limite determinado. Dando créditos a los campesinos, becas a los estudiosos, creando industria y tecnología e imponiendo el calendario de Tihuanacu se justificaba el peculiar título elegido para la obra: Hacia un irracional y anticuado comunismo que retrogradaría la humanidad en 500 años, o nada el racionalismo social que dará al hombre lo que e! hombre necesita yexigepara vivir dignamente.^ Envió un resumen de estas ideas en 1933 a la Worid Economic Conference, las amplió en 1940 y en su último articulo, escrito pocos meses antes de fallecer, cerró el ciclo con una apología de los Estados Unidos, del aliciente que significa ganar dinero, del capitalismo como creación bondadosa y autocontrolada. Si Bolivia aceptaba esas ideas solucionaría rápidamente sus problemas, más aún toda América latina aceptando un capitalismo de autocontrol popular permitiría reducir los ejércitos y dar mayor presupuesto a lo social y no a la guerra. Posnansky terminaba asi su otra gran aventura: la de cambiar al mundo.

NOTAS
1. Una bibliografía amplia pero plagada de errores de arturo costa de la torre. catalogo de !a bibliografía boliviana; libros y folletos 1900-Í963. 2 vol., Universidad Mayor de San Andrés. La Paz, 1966-1973. También véanse los siguientes libros: fritz kubler, Deutsche in Bolivian.Strecker undSchroeder, Stuttgart, 1936; alberto crespo. alemanes en Solivia, Editorial Los Amigos del Libro, La Paz, 1978; ramiro condarco morales, Historiadelsaberylaciencia en Bolivia. Academia Nacional de Ciencias, La Paz, 1978; julio diaz agredas, Expedicionarios y exploradores del suelo boliviano, vol. 2, Ediciones Camarlinghi, La Paz, 1971: valentín arbecia baldivieso, Historiografía boliviana, Editorial Letras. La Paz, 1965; dwicth B. h^ath, Histórica) Dictionary of Bolivia. The Scarecrow Press, Metnchen, 1972, y federico k.auffman, «Alemania y la arqueologi a peruana». Cultura Peruana (enero-abril), s/p., Lima, 1963, articulo reproducido en Humboldf número 15, Hamburgo, 1963.
2. Gracias a una beca del Deutscher Akademischer Austauschdienst durante los meses de septiembre y octubre de 1991. Agradezco a Alden Dittman, Peter Masson y Gemodt K.rause su apoyo y colaboración.
3. La formación de Pula. puerto internacional de gran movimiento en su época, debió de ser importante para que emprendiera sus viajes. Hay confusión entre algunos biógrafos por su nacionalidad, por ejemplo K.auffman Doig en varios trabajos lo hace polaco, lo mismo Dwight Heath, que lo 11 ama «mercenario polaco». Es indudable que suapellido es de ese origen, pero sin dudas nació en Viena.
4. león barhfr, Las relaciones económicas de Bolivia con Alemania 1^0-1920, Colloquium Verlag, Berlín, 1984. Recordemos que esa región estaba entre las más exploradas por alemanes y centroeuropeos; entre 1870y 1900 viajaron y exploraron el Amazonas: Arthur Werthemann, George Hubner, N. Stegelman, Alfred Reich, Hemann Goering, Juan W. Nystrom, Van del Wingaert, George von Hassel, O. Michael y los grupos de K.roenle y Payer y de Pattberg y Hirs. Barber cita la presencia de 170 austríacos y de 385 alemanes residiendo en Bolivia en 1906.
5. john melby, «Rubber River; an account of the rise and collapseoftheAmazonboom». HispanicAinerican Histórica! Review, vol. xxii. número 3, Durham, 1942. eduardo arze cuadros, Laeconomiaboliviana, ordenamiento territorial y dominación externa 1942-1979. Los Amigos del Libro, La Paz, 1979. J. valerie fifer. «Theempirebuilders; ahistory of the Bol i vi an rubber boom and rise of the House of Suarez», Jounial ofLatin American Studies.vol. 2, número 2, Cambridge. 1970.
6. Este pequeño libro de Posnansky es una verdadera rareza, los ejemplares fueron cuidados por él mismo e incluso supropi a foto en la primera hoja es un positivo pegado con cola.
7. alfons stubel y max uhi.e, Die ruinenstaette von Tiahuanaco in hochiandedes alten Perú. eine kulturgeschiclitliche studie auf grund selbstaendiger aufiialinieii, Verlag von C.T. Wiskott, Bresiau; hay edición paralelaen Leipzig, ambas de 1891. Sin duda era una obra monumental que, en muchos sentidos, superábalo que Posnansky decía, y en otros no; era por cierto un libro mucho más «académico» para su época.
8. Tihuanacu e islas del Sol y de la Luna (Titicaca y Koatí) Breves descripciones y notas, anexo a Album de los monumentos (...) visitan tomadas por e! ing. Arthur Posnansky en
los anos 1903 y 1904, Edición del autor, 2 vols.. La Paz. 1910.
9. «Tihuanacu y la civilización prehistórica en el altiplano», Boletín de la Sociedad Geográfica, números 33-35. pp. 4-53, La Paz. También como segunda edición, Imprenta Artística, La Paz, 1911.
10. En este trabajo, y en otros contemporáneos, Posnansky tomó ideas de un contemporáneo no estudiado aún, belisario díaz romero, quien lo criticó mucho, apoyó más tarde a Sundt y asoció a don Arturo con Uhie por sus supuestas ideas similares. En realidad, fue DiazRomeroquien acuñólafrase de «Tiahuanaco, cuna indiscutible del hombre americano», que Posnansky usaria sistemáticamente. Véase, de ese autor, Tiahuanacu, estudio de prehistoria americana, Imprenta Artistica del Castillo y Co., La Paz, 1906 y «Tiahuanacu y sus ruinas», en el Boletín de la Sociedad Geográfica de La Paz número 39, pp. 51-59, 1913. También puede verse a tomás o'connor d'arlach en su libro Tiahuanacu, Tipografía de I. Argote,- La Paz, 1911.
11. La contrarrespuesta muestra cómo se estaba formando en Bolivia un campo profesional especifico, que aunque no «científico» para los estándares europeos, tenia un nivel importante de desarrollo que más tarde se perdería.
12. Guia general ilustrada para la investigación de los monumentos prehistóricos de Tihuanacu e islas del Sol y la Luna (TiticacayKoati), con breves apuntes sobre Chulpas, Unís y escritura antigua de los aborígenes de) Altiplano Andino; Imprenta Litografía Boliviana, La Paz, 1932.
13. «El signo escalonado en las ideografías americanas con especial referencia aTihuanacu», Proceedings ofthe XVfíf International Congress of Americanists, pp. 280-292, London,1913.
14. Lapresenciaen los Congresos de Americanistas siempre fue agitaday enlas actas figuran varias de sus peleas. Recordemos que ya en 1910 lihle habia publicado alli su «Zu deutung der intihuatana», (Wien, XVI Congreso), y en la edición de A. Hartieben Verlag y Traducido como «Datos para la explicación de los intihuantas», Revista de la Universidad, 1910, Lima.pp. 325-347. En ese trabajo mostraba que el Kalasasaya de Tiahuanaco no era más que eso. Desde alli, las discusiones fueroninterminableshastalamuerte de ambos.
15. La idea de ser un nuevo Champollion está presente en este libro desde el titulo mismo; el descubrir un tipo de escritura desconocido - y según él era el más antiguo de la humanidad- y poder leerlo, era superar incluso al egiptólogo famoso. «Prehistonche Ideenschriften in Sudamerika», ZeitacliriftrurEtoiiologieheftil.pp. 261-269, Berlín, 1913.
16. Uhie no se quedó atrás en la agresividad; más allá de que muchas de sus ideas también tuvieron corta duración, en realidadlo que estabaen discusión eralatr adición académica contra la independiente.
17. Das Treppenzeichen in den Amerikanischen Ideograpehn, mit besondererRucksicht anf Tihuanacu - £1 signo escalonado en las ideografías americanas con especia) referencia a Tihuanacu, edición bilingüe, Thesaurus Ideographiarum AmericanarumI,VerlagvonDietrichReimer,Berlin, 1916.
18. Eine Praehistoriche Metropole in Sudamerika - Una metrópoli prehistórica en la América del Sur, edición bilingüe, vol. i (único), Verlag von Dietrich Reimer, Berlin, 1914. Considero que ésta fue su obra más importante y acorde incluso a su época; es más, muchas cosas no disentían tanto de lo que otros autores más académicos pensaban, incluido Uhie y sus contactos meso-sudamericanos y la presencia mayaen Ecuador. Era una obra monumental y de unacalidad de edición poco habitual.
19. «El gran templo del sol en los Andes: laedad de Tihuanacu, Astronomía prehistórica». Boletín de la Sociedad Geográfica número 45, pp. 36-46, La Paz, 1918.
20. Los Chipayas de Carangas, Instituto Tihuanacu de Antropología, Etnografíay Prehistoria, La paz. También en Boletín de la Sociedad Geográficanúmero47, pp. 137-145, La Paz, 1918. Este trabajo y otros similares merecerían una evaluación rigurosa por un especialista en el tema. Por ejemplo, alered metra! ix trabajó sobre muchos grupos indígenas por sugerencia de Posnansky; véase «L'organization sociale et les survivances religuieuses des indiens Uru-Cipaya de Carangas, Bolivie, note preliminare», Actas del XXV Congreso Internacional de Americanistas, vol. 1, pp. 190-213, La Plata.
21. El Ekeko (alacita), contribución al folklore boliviano, Instituto Tihuanacu de Antropologia, Etnologiay Prehistoria, La Paz. También en Boletín de la Sociedad Geográfica numero 46, pp. 180-185, La Paz, 1919.
22. Templos y viviendas prehispánicas, Escuela Tipográfica Salesiana, La Paz, 1921.
23. «Quiénes eran los Incas», Boletín de la Sociedad Geográfica número 56, pp. 122-206, La Paz, 1921. También en Annaes do XX Congreso Internacional dos Americanistas (1922), vol. n, pp. 217-251, Rio de Janeiro, 1928.
24. El aporte de Hans Luddemdorf a la arqueología americana, en especial a los mayas, espera aún un estudio mayor; la relación con Posnansky también lo ameritaría ahora que la arqueoastronomia ha vuelto a tomar interés.
25. Tihuanacu, la cuna del hombre americano - Tihuanacu, (he Craddie ofAmerican Man, vol. i, editado por J.J. Agustín, NewYork, 1945, vols.iii y iv, edición oficial, La Paz, 1957.
26. Impulsos atávicos, el caso de Polonia Méndez, consideraciones antropológicos-psiquiátricas referentes a un crimen llamado pasional, Imprenta Velarde, La Paz, 1923.
27. Es interesante lacolaboración con ALfred Metraux en varios trabajos a lo largo de los anos, siendo éste un académico a ultranza. Pero en lo hecho juntos o en lo publicado en la revista de Tucumán no hay ideas demasiado descabelladas de Posnansky.
28. josé imbelloni, La Esfinge indiana, antiguos y nuevos aspectos del problema de los orígenes americanos, El Ateneo, Buenos Aires, 1926; la Segunda Esfinge Indiana se editó en 1956, después de muerto Posnansky.
29. RoLFMuLLER, «Dersonnentempel inderruinenvon Tihuanacu, versuch einer astronomichen alterbestimmun», Baessier-Archiv, vol. xrv, pp. 123-134.
30. daniel schávelzon, Lapolémicadel arfe nacional en México (1810-1910), Fondo de Cultura Económica, México, 1987. josém. lazo,«ei palaciode lalunadel hombre americano», UltimaHora (9 de Julio), La Paz. F.DiEziiEMEDiNA, Museos arqueológicos y colecciones de La Paz, Imprenta Artística, 1954.
31. eduardo casanova, «Investigaciones arqueológicas en el altiplano boliviano», Actas del XXVI Congreso Internacional de Americanistas, vol. i, pp. 130-135, Sevilla.
32. En Tihuanacu, cuna del hombre americano... (1943), p. 32.
33. En «Antigüedad y origen de las ruinas Tihuanacu por Max Uhie», Boletín de la Sociedad Geográfica número 66, p. 97, 1943. Vale la pena recordar que Uhie también buscó la polémica al tratar de mostrar, y con razón, una visión
. académica de lo que Posnansky decia; quizás el caso extremo fue cuando presentó su trabajo «Los jeroglíficos de laportadadeTiahuanaco». enel XXV Congreso Intemacio-naJdeAmericanisrasdeLaPlata,vol.n,pp. 199-220.1932.
34. «Laobra de Phelipe Guarnan Poma de Ayala, Primer Nueva Crónica y Buen Gobierno», Boletín de la Sociedad Geográfica números 63 a 65, La Paz, 1941 -3. También como libro publicado por el Instituto Tihuanacu de Antropologia, Etnología y Prehistoria, La Paz, 1944, y por la Sociedad Geográfica en 1945.
35. En «Quiénes eran los incas...», 1922, pp. 136.
36. juan comas, «Notas bibliográficas», América Indígena, vol. ni, número 1, pp, 91-94, México, 1943, y herbbrt passm, «Some recents materials on indian and negro education», Acta Americana, vol. 1, número 3, pp. 418-420,1943.
37.PorejemploveaseaWAi.TER ramírez, «criticas de criticas», Boletín de la Sociedad Geográfica número 67, pp. 108/9, La Paz. 1944.
38. En «Quiénes eran los incas...», 1922.
39. Posnansky sólo llegó a ver publicados los dos primeros tomos, los otros dos quedaron por la mitad a su muerte y mucho más tarde fueron impresos por el gobierno en su homenaje.
40. Es un extraño y casi inencontrable folleto publicado por él en La Paz en 1911.
41. La película no ha podido ser hallada y de existir es de importanciaparalahistoriadelaarqueologiaamericanapor la fecha para este tipo de registros.
42. Este viaje también fue una aventura perlas dificultades para remontar ese río que casi no trae agua; el barco fue di senado especialmente por él para tener un calado minimo.
43. Posnansky habia enviado varios memoriales al gobierno proponiéndole alternativas para la paz que no fueron escuchadas. Aqui intentó mostrar que sus propuestas, aunque implicaban ceder terreno, éramenos de los que se perdió con la guerra.
44. En La hora filtura, 1919, La Paz. En realidad, es un pedido de establecer campos de exterminio al más puro estilo nazi, incluso antes de que ellos los establecieran. Si bien estaidea está presente en algunos trabajos de la época, más adelante nunca volvería a hablar de ello, por lo menos de esa forma brutal.
45. Hacia un irracional y anticuado comunismo que retrogradaría la cultura humana quinientos años, o hacia el Racionalismo Social que dará al hombre lo que el hombre necesitay exige para vivir dignamente, Instituto Tihuanacu de Antropologia, Etnologiay Prehistoria, La Paz. 1932.
origen de datos todo es historia

No hay comentarios: