viernes, 11 de marzo de 2011

ALTERACIONES PSÍQUICAS, EN LOS ÓRGANOS SEGÚN LAS EMOCIONES, OBSESIONES Y ACTITUDES.

No obstante, contempla más la relación entre los órganos internos con la psique que la función del cerebro, y definió que, los órganos internos albergan la sangre, la energía, el alma y el espíritu.

Así, como el Corazón alberga el Shen (la psique), le corresponde como emoción la alegría y se le denomina como el órgano rey, el órgano principal que controla la psique de todos los órganos internos, clasificándolos como los siguientes:

El corazón alberga la psique y su emoción es amor. Y en lo negativo es la ausencia de amor, Odio.

El Pulmón alberga el espíritu y su emoción e tiene que ver con el buen ánimo (carácter alegre). Y en lo negativo es la tristeza.

El Hígado alberga el alma y su emoción, es la alegría, en lo negativo es la ira,

- El Bazo alberga la idea y su emoción es la reflexión, en lo negativo, es la testarudez.

- El Riñón alberga la decisión y su emoción es el valor, en lo negativo es el pánico.

Los cinco órganos siguen una dinámica de influencias mutuas.

El corazón es el órgano rey, cualquier estimulo emocional le influye primeramente, y seguidamente, el estímulo reacciona con su correspondiente órgano y le estimula.

Dependiendo de la intensidad de ésta estimulación, causará un efecto positivo o negativo en el cuerpo y la mente, es decir:

La tristeza afecta al corazón y altera al pulmón por ser su correspondiente albergue psico-emocional, pero si la tristeza es excesiva o el pulmón esta débil, le perjudica y se somatizan una serie de síntomas patológicos pulmonares como la opresión torácica, la tos, el suspiro y una serie de enfermedades.

La reflexión moviliza el corazón y afecta al Bazo. Cuando la reflexión se convierte en obsesión, daña la energía de corazón, que provoca el SD de insuficiencia de Corazón – Bazo (Síndrome típico de las depresiones). La insuficiencia de Bazo puede provocar también la producción de Tang (líquido invisible patológico), su estancamiento en el Corazón o el cerebro, causa locuras y delirios.

La ira altera el corazón y afecta al Hígado. Una ira excesiva causa el bloqueo del Qi y fuego hepático, este fuego asciende hacia la parte alta de cuerpo, o sea a la cabeza (la energía del Hígado es ascendente debido su naturaleza de madera según los cinco elementos), y se somatiza en SD de ansiedad o nerviosismo, irritabilidad, dolor intenso de cabeza, hipertensión arterial e incluso ictus.

El pánico altera el corazón y afecta al riñón. Somatiza síntomas de ataque de pánico, miedo, resentimiento, palpitaciones y sudoraciones.

En casos graves desciende la energía del Riñón provocando incontinencias fecales y urinarias (su energía es descendiente debido a la naturaleza de este órgano según la teoría de los cinco elementos)

La alegría moderada tonifica al corazón, pero cuando es excesiva y burlesca, como burlarse por todo, está en desbalance, y si no hay amor solo rigidez, le perjudica y ralentiza su circulación energética y sanguínea. Puede provocar anginas de pecho o infarto de miocardio.

¿Perdonar en una época determinada?

Porque hay quien dice que:

“Quien no ama no es capaz de ser libre y quien no es libre no es capaz de amar. El amor es hijo de la libertad nunca del dominio”.

No es necesario esperar a que lleguen fechas especiales para que una persona que ha tenido malas acciones pida perdón. Pedir perdón es un proceso que debería ocurrir inmediatamente cuando se comete alguna falta.

En fechas especiales como navidad o año nuevo, pues para muchos representa una buena oportunidad de olvidar las malas acciones e iniciar un nuevo ciclo.

Sin embargo, este espíritu de armonía y amor no debe ser exclusive de esta temporada; de ser así, resulta artificial tratar de olvidarlas ofensas.

Cuando se espera para hacerlo en alguna fecha especial, es porque su arrepentimiento no es del todo sincero.

Ser conscientes ante lo que significa el perdón

Así lo hacen quienes tienen disposición, consideración y respeto por los demás.

Una persona que se encuentra bien estructurada mentalmente, siente culpa y busca enmendar su error lo más pronto posible.

Cuando una persona sabe que lastimó a otra, se prepara para ofrecer una disculpa y promete no volver a cometer la falta. Es un proceso automático en personas maduras y conscientes.

Por otro lado, cuando uno es el ofendido, en primer lugar es necesario manifestar que nos hicieron daño; si la otra persona es consciente, se disculpará

Hablar o callar, es una expresión del nivel y la calidad de la comunicación en pareja, al punto que quizá no solo cuente lo que se dice; sino como se dice. Por ello, a veces es mejor callar y esperar un mejor momento para expresar lo que pensamos. En otras ocasiones lo más prudente es pensar dos veces qué se quiere decir, y en otras será mejor contar hasta diez antes de dejar salir nuestro enojo o franca agresión.

¿Qué destruye el amor? actitudes que afectan la relación Algunas actitudes que afectan la relación de parejas, es a veces sabes que tenías la razón, ya estaba ganada, pero la manera en que lo expresaste fue como acercar un cerillo a una mecha. Tanto así que algo tan trivial que pudieron resolver juntos fácilmente, como en otras ocasiones, se convirtió en un conflicto del que quedaste arrepentida y sin, solucionar nada.

Yo lo sé todo

Una de las actitudes que más pueden molestar de la pareja es esa actitud de sabelotodo o presumidos.

EI o ella cree que sabe más, inclusive lo que el otro o la otra van a decir resulta petulante y ofensivo que, en medio de una discusión alguien salga con un " ¡Ya me esperaba que dijeras eso!".

Los busca fallas

Descalificar lo que el otro hace, tampoco ayuda a resolver nada. Cuando alguno de los dos enfatiza en los “nunca” o en los "siempre", el fracaso está prácticamente asegurado.

No es difícil escuchar: "Siempre me ignoras", "nunca me comprendes", "jamás me ofreces ayuda", "siempre te equivocas" o "siempre lo haces mal” todas esas palabras dejarán a nuestra pareja sin deseos de volverlo a intentar.

Los inflexibles

Otro de los recursos más utilizados cuando creemos que estamos resolviendo problemas de comunicación es anteponer una especie de amenaza en toda discusión: "esta, bien, te escucho; dame tu punto de vista, pero no lograrás que cambie de parecer". Sucede lo mismo cuando uno u otra amenazan reiterativamente con irse de la casa o con el divorcio porque las cosas no funcionan.

Nada hay más destructivo que estos círculos viciosos, de los cuales las parejas no se libran fácilmente porque creen que cada uno tiene la razón, porque no escuchan al otro o a la otra, y porque ninguno de los dos sabe ceder y negociar.

En términos estrictos, negociar no es ganarle al otro, sino que ambos salgan ganadores es una transacción. Es una operación de beneficio mutuo, no de vencedores y vencidos.

Hay personas que confunden negociar con imponer su punto de vista y hacer sentir al otro "perdedor".

Este es un tremendo y frecuente error en la relación de pareja.

Por ello es importante saber qué es lo que en determinado momento debemos decir, pero lo es más pensar en cómo hacerlo de manera tal que sea eficiente nuestra comunicación y que sea bien recibida.

DEL ENAMORAMIENTO A LA OBSESION.

Lo más característico de este tipo de enamoramiento es el temor patológico a romper con la pareja y a vivir en soledad. Nerviosismo, sudor, un nudo en el estómago… Son algunos de los síntomas clásicos del enamoramiento, un sentimiento que la mayoría de las personas experimenta alguna vez a lo largo de su vida. Entre los más comunes destaca el de querer pasar con la persona querida el mayor tiempo posible. Ahora bien, en ocasiones ese deseo se convierte en una obsesión incontrolada. Los expertos dicen que este amor dependiente y patológico se debe a un terrible miedo por perder a la pareja. Un temor que afecta al 10,8% de las mujeres y al 8,7% de los varones, que afirman ser dependientes emocionales. ¿Dónde está el límite entre el amor ‘controlado’ y la ‘obsesión desmedida’ por la pareja?

Los psicólogos aseguran que la fuerte necesidad de no estar solos crea tal dependencia que hace que se pueda empezar a hablar de adicción al amor o, más bien, de obsesión, puesto que son equivalentes. “La cada vez mayor dependencia de los individuos genera estilos de vida dependientes”, explica María de la Villa Moral. Por su parte, el psiquiatra e investigador clínico de la Fundación Instituto Spiral, Carlos Sirvent, asegura que la obsesión, la adicción al amor “no existe”, puesto que -apunta- “cuantitativamente es imposible que haya una patología de adicción al amor porque querer mucho no es una adicción, puede ser un acto heroico o lo más maravilloso que puede ocurrirle al ser humano, pero querer mucho, querer demasiado, no existe, querer demasiado es malquerer”.

El experto considera que ser adicto al amor o tener desamor significa más que un comportamiento adictivo hacia otra persona, una mal vivencia del amor. “Cuando una persona se obsesiona, se instala en una relación depresiva o vive el amor tormentosamente, no es debido al amor ni a la otra persona.

La causa se encuentra en una serie de elementos subyacentes que tiene el paciente”, insiste.

“Podemos llegar a comprender lo que es una experiencia de obsesión o adicción al amor recordando en nuestras relaciones de pareja la etapa pasional de igual forma que la experiencia de una borrachera. Es una vivencia que ha tenido mucha gente pero sólo una minoría padece etilismo -prosigue Sirvent-. El adicto al amor se instala en la etapa pasional, perpetuándola indefinidamente de manera ansiosa e inmadura, El adicto al amor se instala en la etapa pasional, perpetuándola indefinidamente de manera ansiosa e inmadura comportándose dentro de la relación como un drogodependiente lo haría con la droga”.

Todas estas conclusiones quedaron expuestas el pasado enero en Madrid durante la celebración del I Encuentro Profesional sobre Dependencias Sentimentales: Dependencia afectiva o emocional, Adicción al amor, Codependencia y Bidependencia, organizado por la Fundación Instituto Spiral.

En el simposio participaron diversos expertos que pusieron de manifiesto cómo el dependiente afectivo no suele ser consciente de su problema, ya que además de negarlo y auto engañarse, no tiene canales informativos que expliquen lo que le ocurre. “No hay un conocimiento popular de este problema. La gente desconoce qué es lo que le está pasando y también el profesional, que es el peor desconocimiento. Lo peor es el autoengaño, que el sujeto no reconozca su propio problema e ignore lo que le dicen”

“El amor se convierte en obsesión cuando la otra persona ocupa el lugar más importante y casi el único en la escala de prioridades del sujeto”, reconoce Jorge Castelló, psicólogo y autor del libro

‘Dependencia emocional’. “Algo muy llamativo de estas personas, que puede ser también indicativo de este componente adictivo en la relación, es la necesidad de acceso constante del dependiente emocional hacia su pareja, intentando hacer todo tipo de actividades con la otra persona, llamando continuamente y controlándola a través de los mensajes de móvil, los que se interpreta como un acto de comprobación de que la pareja ‘sigue ahí’, como unida con un cordón umbilical imaginario”, matiza.

Se puede decir que las personas dependientes se anulan y subordinan tanto a su pareja que sólo tienen ojos para la otra persona, “intentando agradarla continuamente por la gran sobrevaloración de ella que llevan a cabo”, describe Castelló.

Esto significa una equiparación de la adicción al amor con la dependencia emocional, una de las nuevas adicciones sin sustancias, según el psicólogo, que lleva a quien la padece a sentir, incluso, “síndrome de abstinencia ante la ausencia de la pareja y una necesidad imperiosa del otro a toda costa”

Más dependientes Las mujeres son más dependientes de los hombres, reconoce María de la Villa Moral, profesora de psicología social de la Universidad de Oviedo, quien asegura que en ocasiones el amor deriva en dependencia emocional o sentimental, y que esa patología la padece una media del 10% de la población, en su mayoría mujeres. “Concretamente, el 10,8% de las féminas y el 8,7% de los varones son dependientes emocionales”, recalca.

Choca, sin embargo, que sean ellos (64%) quienes más recurren a la Red para buscar pareja, en un porcentaje que casi duplica al de las mujeres (34%), según refleja el estudio elaborado Además, el 78% de los amantes internautas son mayores de 21 años y un 66% tiene entre 21 y 49 años. “Curiosamente, el estudio muestra que el 35% de estos visitantes cuenta con hijos de entre 2 y 17 años y un 57% vive en hogares de tres o cuatro miembros”, explican los artífices de la investigación.

Miedo a la soledad

Las personas muy dependientes viven para el amor. Según Carlos Sirvent, “viven por y para una obsesión fijativa”, porque asegura que no es una obsesión en la que el otro tenga protagonismo, ya que una persona obsesionada por el amor no quiere al otro o la otra sino a una imagen, a una sublimación de la imagen del otro. “Es una pseudoidealización, es obsesiva, intolerante, acompañada de sentimiento de estar atrapado y atado en la relación y, al mismo tiempo, atrapan ellos al otro. Es lo que se conoce como apego patológico o atadura patológica”, precisa. Según afirman los expertos aquí consultados, esta adicción se da principalmente en las mujeres, quienes tienen una dependencia emocional más fuerte Esta adicción se da principalmente en las mujeres, quienes tienen una dependencia emocional más fuerte

“El adicto o adicta al amor -indica el psiquiatra- se enamora de una y otra persona, pero no cierra las relaciones. Está enamorado o enamorada de todas las parejas. Va de flor en flor y la persona se queda prendada y fracasada en todas las relaciones. Es un fracasado relacional y esto hace que repita con sucesivas parejas comportamientos similares sin llegar a conocer a la otra persona. Proyectan en la otra persona lo que buscan, pero en el fondo desconocen a la persona de la que creen estar enamorados”.

Lo más característico de este tipo de enamorados o enamoradas es su miedo a estar solos y el profundo dolor que les produce la ruptura con su pareja, hasta el punto de quedar, según Sirvent, “marcado a fuego el dolor por la pérdida”.

“El miedo a la pérdida, a la soledad, es algo que no soportan. Viven tan sometidos a la proyección de esa imagen que para no perderla son capaces de humillarse, de entregarse a la otra persona, de coger el teléfono móvil y llamar constantemente”, detalla.

El psicólogo Jorge Castelló también confirma el “gran terror” que las personas dependientes sienten, a la par que una baja autoestima y una necesidad afectiva muy fuerte, que es lo que les obliga a buscar una pareja que satisfaga esta necesidad. Confirma que se trata de personas muy sumisas, que buscan continuamente agradar a sus parejas y siempre tienen la sensación de que la relación se puede romper. “Son muy inseguras en cuanto al mantenimiento de la misma, porque la necesidad afectiva de la otra persona es muy grande. Además, cuando no tienen una relación la obsesión se concentra en la pareja anterior, a la que pueden continuar bombardeando con mensajes, llamadas o incluso encuentros sexuales, o bien se obsesionan por otra persona que entienden podría ser un buen candidato”, explica Castelló para referirse a una situación en la que la persona dependiente suele tener preferencia por las parejas egoístas, distintas, muy seguras de sí mismas e incluso hostiles. “En definitiva, personas a las que encumbran por ser consideradas muy distintas al resto y que precisamente son lo contrario de lo que son ellos mismos”, afirma.

Para este experto la felicidad sólo existe en las primeras fases de la relación, cuando se da un proceso de mucha euforia y la pareja muestra lo mejor de sí misma. Sin embargo, recalca que esta situación “dura muy poco” y que el desequilibrio entre el dependiente y su compañero genera un gran deterioro. “No obstante, lo que más teme el dependiente no es dicho deterioro sino la ruptura, por nefasta que sea la relación”, insiste.

Algunos de los Rasgos comunes

El perfil que comparten quienes padecen obsesión u adicción al amor son los siguientes:

• Necesitan excesivamente la aprobación de los demás y caerles bien.

• Sienten una baja autoestima, debido a que han sufrido relaciones afectivas insatisfactorias a lo largo de su vida.

• Sitúan a la pareja en el primer lugar de su vida, con muchísima diferencia.

• Se ilusionan y fantasean enormemente al comienzo de una relación o con la aparición de una persona que creen interesante.

• Suelen adoptar posiciones subordinadas en las relaciones.

• La ruptura les supone un auténtico trauma, pero sus deseos de tener una relación son tan grandes que buscan pronto a otra persona.

• No siempre son selectivos porque les urge tener una pareja.

• Buscan una posición dominante en la pareja.

“Quien reúna estos síntomas debe acudir a un profesional de la salud mental para realizar unapsicoterapia, que debe comenzar analizando la situación actual: por ejemplo, si el dependiente está en una relación muy desequilibrada y enfermiza, hay que pensar en equilibrarla, si es posible, o incluso en prescribir una ruptura.

La mejor forma de trabajar con estas personas es mientras están sin pareja, para que poco a poco recobren su autoestima ayudándose de nuestro trabajo: el gran objetivo es éste y establecer una pauta de equilibrio en sus futuras relaciones de pareja, en la que en lugar de idealizar y someterse al otro tengan la exigencia afectiva que todos debemos tener

No hay comentarios: