sábado, 9 de enero de 2016

LOS “WANDJINAS”, DIOSES CREADORES DEL MUNDO, SEGÚN LEYENDAS ABORÍGENES AUSTRALIANAS.

PORTADA-ok
LOS “WANDJINAS”, DIOSES CREADORES DEL MUNDO, SEGÚN LEYENDAS ABORÍGENES AUSTRALIANAS.
Publicado por M.Teresa Avila


Los Wandjinas fueron Seres de carne y hueso que “descendieron de lo alto de los cielos” y que con frecuencia se manifestaban a través de sus “luces en los cielos que volaban sobre las cabezas de los hombres”.

En estos mitos y leyendas de los aborígenes australianos se describen a dos tipos de Wandjinas o Dioses diferentes. El primer tipo de Wandjinas corresponde con un grupo de Seres hombres que se unieron con las mujeres terrestres, estos Wandjinas parecen ser Seres de nivel superior que estaban involucrados con la aportación de Leyes, enseñanzas, etc., para el bien de los humanos. Algunos Wandjinas eran benevolentes pero otros parecían ser vengativos y coléricos.

Pero el segundo grupo de Wandjinas son Seres descritos como “gente pequeña” con aspecto llamativo, que se les asoció con los rayos y las nubes y otras apariciones en el cielo, y también con los Grises y otros ayudantes.

En general fueron tratados como Seres benevolentes a los que adoraron y temieron. Estos Wandjinas fueron compañeros de la humanidad, pero acabaron peleando entre ellos y uniéndose con hembras terrestres creando hijos mitad wadjina y mitad terrestre.

En Kimberley al noroeste de Australia, en el extremo más septentrional, y muy poco poblada, fueron descubiertas en el año 1838, gran cantidad de pinturas rupestres sobre las rocas que llamaban la atención por las figuras dibujadas. Estas figuras eran de Seres humanoides de gran tamaño, de hasta seis meros, con rostros blancos, sin bocas, cabezas rodeadas por uno o dos semicírculos en forma de halo con líneas finas que parecen irradiarse hacia el exterior. Estos Seres estaban calzados algunos, pero otros estaban descalzos con los dedos al aire, a veces eran seis y otras con siete dedos, así como semejantes a números o alfabeto desconocido a su alrededor.

De entre todas las figuras destaca una de un hombre que está vestido hasta los pies con una túnica de color rosa, y con un halo alrededor de su cabeza, también de color rosa y dorado.

Los aborígenes tratan a estas figuras con el nombre de “wandjinas”, y aseguran que no fueron realizadas por sus antepasados, sino que fueran hechas por los propios seres Wandjinas. Las pinturas representarían a aquellos dioses que descendieron a la Tierra en tiempos remotos.

Los Dioses Wandjinas están muy repartidos por las distintas regiones de Australia, a través de su cultura y tribus, los aborígenes australianos han transmitido sus leyendas y mitos de aquellos Dioses ancestrales, sus guerras, y sus diferentes descendencias.

Estas deidades australianas más populares han sido:

El dios Serpiente Rainbow, los dioses Wandjina, los dioses Altjira, el Dios Baiame, dios Adnoartina, Dios Eingana, Dios Daramulum, Dios Yingarna, Dios Bamapana y Dios Bagadjibiri.

Las regiones australianas de Arnhem Land, Central de Australia, Kimberley región, Melville Island, Murray River, Nueva Gales del Sur, el noreste de Australia, Territorio del Norte, Queensland, el sudeste de Australia, West Arnhem Land, Australia Occidental, y Victoria, entre otras, abarcan las distintas tribus.

Las Tribus o cultruas de Aranda tribu, Binbinga tribu, Gunwinggu folk, Juma tribu, Kabikabi tribu, kamilaroi tribu, karadjeri tribu, la tribu Karraur, la gente Kulin, Mandjindja folclórica, popular Murinbata, la gente murngin, Nambutji tribu, Wallamba tribu, Wiradyuri tribu, Wulumba tribu, y el pueblo Wurunjerri, son entre otras pueblos que han transmitido las costrumbres, ritos, mitos y leyendas de aquellos dioses ancestrales que les enseñaron a ser humanos.

Los Wandjinas, dioses creadores del mundo, según leyendas aborígenes australianas.

Estos Dioses Wandjinas fueron los mismos seres que llevaron la civilización y la prosperidad a otras partes del mundo antiguo, siendo su símbolo “la Serpiente emplumada”.

Algunas leyendas y mitos de los aborígenes australianos narran cómo se creó el mundo, los humanos, y la relación de los dioses con los humanos terrestres, como las siguientes historias ancestrales que se presentan a continuación:

1- La Leyenda del Pájaro de plata.

2- La historia de Wodjin y la Wandjina.

3- La historia del rio de fuego y los Seres Cocodrilos.

4- En el Tiempo de los Sueños.

5-El Gran Dios Supremo Baiame y la Creación del mundo.

6- La Tierra renacida de la nada.

7- Las Tres Montañas hermanas de Blue Mountains.

8-¿Cómo se creó el Sol?

9-Cómo se hicieron las colinas de la tierra.


1- La leyenda del pájaro de plata.

“Hace mucho, mucho tiempo, en los tiempos de los sueños, un gran huevo de color rojo, o nave espacial, descendió de los cielos. Intentando aterrizar sobre el suelo se estrelló, y de ese huevo-nave surgieron dioses de piel blanca y sus hijos.

Los adultos no podían acostumbrarse a la atmósfera de la tierra, pero sin embargo los niños y los jóvenes sí eran capaces de adaptarse fácilmente al nuevo entorno y atmósfera terrestre.

Estos Seres fueron los que tallaron y pintaron sobre las paredes de las cuevas sus imágenes con el fin de perpetuar su memoria a través de la cultura y las tradiciones.

Con el tiempo el gran color huevo rojo se estropeó y se fundido con el suelo creando así la tierra roja de Australia Central.

Los hijos de estos Dioses que vinieron del cielo, crecieron en gran manera y número, hasta que finalmente poblaron toda la tierra. Sus pieles se convirtieron en color negro debido al clima tan caliente de la tierra.”



2- La historia de Wodjin y la Wandjina.

“Dos niños estaban jugando con el pájaro llamado Tumbi. Ellos pensaban que era un lechón pequeño, y sin embargo era un Búho. Estos niños no veían la diferencia entre un pájaro y el otro, ni que el búho era un pájaro más importante que el otro. Los niños mutilaron, cegaron, y se burlaron del pájaro, ya que lo arrojaban al aire diciéndole que volase, pero el pájaro Tumbi no podía volar y se caía a la Tierra.

Tumbi no era sólo un ave común, él era el búho, él era el hijo de un Wandjina. Es por esto que él era capaz de desaparecer y subir a Inanunga, que era el Wandjina que estaba en el cielo, para asi quejarse de los males de los dos niños.

La noticia llegó a toda la sociedad de los Wandjinas quienes determinaron castigar al pueblo de los niños, ya que los niños representaban a dos pueblos.

Un gran Wandjina llamado Wodjin reclamó a comparecencia a todos los Wandjinas de todo el mundo para contarles lo que el búho le había contado sobre su mutilación y maltrato por parte de esos niños-pueblos. El búho había solicitado venganza por el daño y debían deliberarlo.

Pero no sabían dónde encontrar a las personas, a los lagartos y a los animales. Enviaron a explorar los alrededores pero se negaron a contarles donde estaban los niños-pueblos, la gente que eran consideradas “los animales”. Estas gentes se escondían de los Wandjinas sabiendo que los matarían por venganza a los malos actos sobre el búho.

Los Wandjina vieron a la gente en una zona amplia y llana, entonces se trasladaron a la parte superior de una de las colinas cercanas y los rodearon dividiéndose en dos partes para el ataque. El Gran Wandjina Wodjin acariciando su barba, trajo fuertes lluvias e inundaciones (igual que la leyenda del Diluvio Universal).

(fuentes mesoamericanas también narran historias sobre dioses con barba larga y pelo blanco que llegaron del Este)

Mientras tanto los Brolgas –las aves- habían estado sobre una charca que convirtieron en un pantano. El Wandjina condujo a los dos pueblos a esa zona pantanosa donde se ahogaron. Y aunque la gente trató de defenderse no fueron capaces de perjudicar a los Wandjinas.

Los dos niños-pueblos que habían herido al Pájaro estaban asustados por ataque sobre ellos, por las lluvias, y los relámpagos, entonces decidieron esconderse en un árbol que realmente era otro Wandina. Apenas estaban en el árbol escondido que el Wandjina cerró y los aplastó.

En aquellos tiempos después de haber logrado vengar las injurias sobre el Búho, los Wandjinas fueron capaces de expandirse libremente por todo el planeta.”



3-La historia del río de fuego y los Seres Cocodrilos.

“Un gran grupo de cocodrilos de agua dulce, en el noroeste Kimberly, estaban reunidos en un espacio abierto cerca del río del príncipe. Allí crearon el “río del fuego” un arma poderosa y letal que les revolucionaría sus vidas.

Al darse cuenta del poderío del arma, un gran cocodrilo se arrastró hasta el arma letal, y furtivamente se la llevaron con ella escondida debajo de su estómago, pero los otros cocodrilos vieron el robo, generando un gran alboroto al impedirlo.

El Wandjina vio la pelea entre los cocodrilos y envió un pájaro rojo para que guardase esa arma negra que había generado disputas. Mientras que la batalla estaba en su apogeo el ave se abalanzó y voló con la preciosa arma escondida bajo su ala”.

2

4- En el Tiempo de los Sueños.

Según cuenta la leyenda australiana que trata de los tiempos remotos o ” Tiempo de los Sueños” dice lo siguiente:

“En tiempos de los Sueños, aquellos que son muy, muy remotos, se libró una gran batalla en Uluru, entre un pueblo llamado “los hombres serpiente venenosos“ contra otros que los quería destruir, que eran pueblos cercanos de la zona, llamados “los hombre serpiente no venenosos“. Pero Bulari, la Diosa madre de la Tierra, los venció creando una gran nube de gases letales.

Algunos de los “hombres serpientes venenosos” lograron sobrevivir, y estos fueron encerrados en una prisión bajo el Uluru, el punto más sagrado de toda la Australia aborigen, que es una enorme colina de granito de color cambiante, pero principalmente rojizo que es conocido con el nombre de Ayer’s Rock.

2
Ayer’s Rock.
En aquellos Tiempos de los Sueños vivía una raza de gigantes que llegaban a medir hasta 5 metros de altura.

En otro punto sagrado de Australia llamado Moon City o Ciudad Secreta, narran otras leyendas que cuentan sobre aquellos terribles combates entre el DIOS SOL, que llego del cielo en su nave, y el DIOS de la TIERRA.”

Los restos de estos terribles combates quedan reflejados en los extraños monolitos y formas que se encuentran diseminados por toda Australia, y que según determinan los científicos son erosiones naturales, no considerando que fuesen restos de ciudades construidas por los pueblos “arientas”, “yowies” y “luritchas”; Seres descritos como mitad hombre y mitad animal.

Coincide con otras muchas leyendas que hablan de cuando la tierra estaba en sus comienzos y aún existía una sola Isla llamada Pangea, o quizás aún mucho antes, en la primera tierra seca denominada TIERRA UR.
GIF planeta continentes construyen

GIF planeta continentes construyen

En los años 1970 se descubrieron una gran huella de un pie con forma humana de unos 59 centímetros de largo y unos 18 centímetros de ancho. También se localizaron hachas, mazas, cuchillos y otras herramientas que podían llegar a pesar entre cinco y dieciséis kilogramos. Estas enormes herramientas solo podían haber sido utilizadas por Seres con una gran fuerza y tamaño, y no el del humano actual.
Huellas de pies gigantes en todo el mundo.
Huellas de pies gigantes en todo el mundo.

5-El Gran Dios Supremo Baiame y la Creación del Planeta Tierra.

Una vez el Señor Dios Baiame caminó una vez más sobre la Tierra que había creado, también había creado las plantas, los animales, y también creó al hombre y a la mujer para que gobernara sobre toda la tierra y sobre todos ellos.

Él creó al hombre y a la mujer del polvo de las colinas, y dijo: “Estas son las plantas comerás, éstos y éstas, pero no los animales que he creado.” Entonces los situó en un buen lugar, y después de esto el Padre de Todo partió de nuevo a su morada.

Este primer hombre y mujer tuvieron descendencia y les nacieron hijos, y también estos niños disfrutaron de la obra del Creador de Todo el Dios Baiame.

El planeta comenzó a poblarse de los primeros humanos, hombres y mujeres, y de sus hijos e hijos de los hijos, todos ellos elogiaban al Dios Baiame por promover todas sus necesidades y sustento.

En aquel entonces todo iba bien en el mundo que habían recibido de su creador y dios benévolo, hasta que un año cuando la lluvia dejó de aparecer y comenzó las sequías, las flores, las hojas, los tallos, todos se marchitaban y entonces apareció una gran hambruna en la Tierra. Esta situación fue muy nueva y aterradora para estos hombres y mujeres que nunca habían visto semejante carencia de alimentos y provisiones.

Pero la desesperación de unos humanos hizo que matase a algunos animales prohibidos por Dios Baiame, como el canguro y la rata, entonces los compartieron con un amigo, pero este acordándose de la prohibición de Dios lo rechazó.

El hombre amigo estaba muy enfermo por el hambre que pasaba. Y los humanos que mataron a los animales prohibidos hicieron todo lo posible para persuadirlo de que comiera algo de aquellos animales, pero él se mantuvo firme en su negativa. Al final cansado de su insistencia él se negó ante la comida tentadora y se marchó.

Encogiéndose de hombros, el esposo y la esposa se satisficieron con la comida. Una vez que estaban satisfechos, pensaron otra vez de su amigo y se preguntaban si podían persuadir a comer. Tomando los restos de la comida con ellos, siguieron su rastro. Esto condujo a través de una amplia llanura y desapareció en el borde de un río. Se preguntaban cómo había cruzado y, más importante, cómo ellos mismos podían cruzar. A pesar del hecho de que se había reducido en tamaño, debido a la prolongada sequía, que estaba funcionando con demasiada rapidez para que puedan vadear o nadar.

Ellos podían ver a lo lejos que estaba situado al pie de un árbol negro muy alto. Cuando estaban a punto de darse la vuelta, sucedió un hecho asombroso, de en medio del gran árbol negro salió una figura de como un hombre medio bestia y medio hombre, que de rama en rama buscaba al humano que estaba bajo el árbol.

Ellos gritaron una advertencia, pero estaban demasiado lejos para él escucharles. El monstruo negro recogió el cuerpo inerte del humano y se lo llevó hacia las ramas del gran árbol negro desapareciendo. Sólo podían pensar que el tronco estaba hueco y que el monstruo se había retirado a su casa.

Otro día sucedió otro suceso asombroso. Una nube de humo se elevaba desde el árbol. Los dos humanos asustados observaron y escucharon un sonido desgarrador cuando el árbol se levantó de la tierra, y se elevó a través del río, subiendo con dirección hacia el sur. Conforme pasaba por su lado vieron momentáneamente como dos grandes ojos, y dentro como unas sombras de dos cacatúas blancas con alas.

Al pasar esta visión por encima de sus cabezas, y en cuestión de segundos el árbol, las cacatúas blancas del interior, y los dos grandes ojos brillantes se habían reducido a una mota de luz en el cielo, con dirección muy al sur, y cada vez más lejos. Por primera vez desde su creación, habían conocido qué era la muerte o pérdida de un ser querido. La muerte había llegado a uno de esos humanos que había creado el Dios Baiame. El Monstruo del gran árbol negro era Yowee, el Espíritu de la Muerte.

En la desolación de un mundo afectado por la sequía, todos los seres vivos lloraron porque un hombre que estaba vivo ahora estaba tan muerto como el canguro y las ratas que habían sido muertos para usarlas como comida.

Para aquel entonces el Plan de Creación del Dios Baiame para con los hombres y los animales de la tierra se habían frustrado.

Esta leyenda surge de la Tribu Kamilroi que se dio a conocer en el libro de Ronald Robinson “Los Wandjina”. Esta tribu es conocida como la Cruz el Sur o ” Yaraandoo “- el lugar del árbol gigante negro y como el ” Mouyi “, las cacatúas blancas.

La estrella de la Cruz del Sur es una señal para los hombres que hay ese lugar. Para las personas de esta zona son regiones sin límites en el espacio tiempo, porque es la casa del Padre de Todos; más allá de la muerte se encuentra una nueva creación.



6- La Tierra renacida de la nada.

Hace mucho, mucho tiempo, la tierra estaba completamente a oscuras y en silencio; nada se movía en su superficie estéril. Dentro de una cueva profunda debajo de la llanura de Nullarbor estaba una mujer hermosa, la Madre Sol, entonces El Gran Sol Padre Espíritu la despertó y le dijo que saliese de su cueva y revolviese el universo o tierra, dándole la vida, y que lo hiciera con mucho cuidado y cariño.

La Madre Sol abrió los ojos y la oscuridad desapareció mientras sus rayos se extienden sobre la tierra; ella tomó un respiro y la atmósfera cambió; el aire vibró con suavidad como una pequeña brisa soplaba.

La Madre Sol a continuación, pasó un largo viaje; de norte a sur y de este a oeste, cruzó la tierra estéril. La tierra tenía las potencias de semillas de todas las cosas, y donde los rayos suaves del sol tocaban la tierra, allí pastos, arbustos y árboles creció hasta que la tierra estaba cubierta de vegetación.

En cada una de las profundas cavernas de la tierra, el sol encontró criaturas vivientes que, como ella, se había adormecido durante siglos incontables Ella agitó la vida en todas sus formas y les dijo que se extendió a través de las hierbas y los árboles, y luego se despertó las serpientes, lagartos y otros reptiles, y se deslizaron fuera de su profunda espera.

Como las serpientes se movían a través ya lo largo de la tierra se formaron los ríos, y ellas mismas se convirtieron en creadores, como el Sol Detrás de las serpientes caudalosos ríos fluían, repleto de todo tipo de peces y la vida acuática. Entonces ella llamó a los animales, los marsupiales, y muchas otras criaturas de levantaron e hicieron sus hogares en la tierra.

Entonces la madre Sol le dijo a todas las criaturas de la Tierra que los días iban a ser alternativamente cambiantes climáticamente y que pasarían del húmedo al seco y del frío al calor, por lo que ella creó las estaciones.

Un día, mientras todos los animales, insectos y otras criaturas estaban vieron el sol como viajó lejos en el cielo hacia el oeste, y como el cielo brilló de color rojo intenso, entonces la oscuridad se extendió por todo el mundo. Las criaturas de la tierra al ver esto se alarmaron y fundieron en un profundo miedo.

Algún tiempo después, el cielo comenzó a brillar de nuevo, en el horizonte hacia el este el sol se levantó sonriendo con un cielo nuevo. Desde entonces, la madre de Sol proporciona un período de descanso para todas sus criaturas al hacer este viaje cada día, así nació el día y la noche.

12

7-Las Tres Montañas hermanas de Blue Mountains.

De acuerdo con la historia de la Tribu Katoomba en sus narraciones sobre la época de Dream time o –el tiempo de los sueños– de estos aborígenes australianos, narran cómo se conformaron tres enormes rocas que fueron alguna vez en el pasado las “tres hermosas hermanas” llamadas “Meehni”, “Wimlah” y “Gunnedoo”.

Estas tres hermanas se enamoraron de tres hermanos de la tribu Nepean pero sus leyes tribales prohibían el matrimonio. Los tres hermanos no aceptaron esta ley y trataron de capturar las tres hermanas por la fuerza. Esto causó una gran batalla tribal, y la vida de las tres hermanas fueron amenazadas.

12
“tres hermosas hermanas” llamadas “Meehni”, “Wimlah” y “Gunnedoo”.
Entonces un hechicero decidió convertir a las tres hermanas en rocas con el fin de protegerlas durante la contienda para posteriormente revertir el hechizo. Pero desafortunadamente el hechicero murió durante la guerra y las tres hermanas se quedaron en forma de rocas enormes, conformando las formaciones rocosas que se conocen hoy día, de 922 m, 918 m y 906 m respectivamente.

En aquel entonces hubo un tiempo en que todo estaba en calma. Todos los espíritus de la tierra estaban dormidos, o casi todos. El gran Padre de todos los espíritus era el único despierto. Suavemente se despertó la Madre sol. Cuando abrió los ojos un rayo cálido de la luz hacia fuera hacia la tierra dormida. El Padre de todos los espíritus, dijo a la Madre Sol, “Madre, tengo trabajo por usted. Ir a la Tierra y despertar los espíritus dormidos y darles formas.”

La Madre Sol se deslizó a la Tierra, que estaba desnuda comenzó a caminar en todas direcciones y por todas partes, y mientras caminaba las plantas crecían a su paso.

Después de regresar al campo en el que había comenzado su trabajo, la madre descansó satisfecha de sí misma. El Padre de todos los espíritus se acercó y vio su trabajo, pero le instruyó para que se fuese a las cuevas y despertase a los espíritus de las cuevas.

Esta vez, ella se aventuró en las cuevas oscuras en las laderas de las montañas. La brillante luz que irradiaba de ella despertó los ánimos y después de salir insectos de todo tipo salió de las cuevas.

La Madre Sol se sentó y contempló la gloriosa visión de sus insectos mezclándose con sus flores. Sin embargo, una vez más el Padre la instó sucesivamente a entrar en las cuevas subterráneas profundas.

La madre se aventuró en una cueva muy profunda, difundiendo su luz a su alrededor y su calor derritió el hielo y los ríos y arroyos del mundo fueron creados. Entonces creó los peces y pequeñas serpientes, lagartos y ranas. Seguidamente despertó los ánimos de los pájaros y los animales y echó la luz del sol en una matriz gloriosa de colores. Al ver esto, el Padre de todos los espíritus se mostró satisfecho con el trabajo de la Madre Sol.

Llamó a todas sus criaturas ante ella y les dio instrucciones para disfrutar de la riqueza de la tierra y vivir en paz unos con otros. Luego se levantó hacia el cielo y se convirtió en el sol.

Las criaturas observaron cómo el Sol se deslizó a través del cielo hacia el oeste. Sin embargo, cuando finalmente se hundió bajo el horizonte eran presa del pánico, pensando que los había abandonado. Durante toda la noche se quedaron congelados en sus lugares, pensando que era el fin de los tiempos. Tras eso la Madre Sol asomó la cabeza por encima del horizonte en el Este. Los hijos de la tierra aprendieron a esperar que ella va y viene, y ya no tenían miedo.

Al principio, los hijos de los primeros humanos vivían juntos en paz, pero con el tiempo la envidia penetró en sus corazones. Comenzaron a discutir.

La Madre Sol fue obligada a bajar de su casa en el cielo hacia la tierra para mediar entre sus disputas. Ella dio a cada criatura el poder de cambiar la forma de otras criaturas. Sin embargo, no estuvo contenta con el resultado finalmente vio.

Las ratas que había creado al principio se habían modificado y convertido en murciélagos; los lagartos pequeños se habían convertido en lagartos gigantes; los peces pequeños se habían convertido en peces con lenguas y pies azules; apareció un nuevo animal extraño era como un pato, con dientes para masticar, con una cola como un castor, y que tenía la capacidad de poner huevos, el llamado el ornitorrinco.

La Madre Sol miró hacia abajo sobre la Tierra y pensó que debería crear nuevas criaturas otra vez, pero el Padre de todos los espíritus se enfadó por lo que ahora veía sobre la tierra. Entonces ella dio a luz a dos hijos. Uno era el dios de la estrella de la mañana, Venus, y el otro hijo fue la diosa Luna; eran los nuevos dioses.

Dos hijos nacieron de estos dioses, los cuales fueron enviados a la Tierra. Los dos hijos de los dioses se convirtieron en los antepasados humanos. Ella los creó superiores a los animales porque tenían parte de su mente y nunca podrían cambiar su forma.







8-¿Cómo se creó el Sol?

Durante mucho tiempo no había ni sol, ni luna, y ni estrellas. Eso fue antes de que hubiera hombres sobre la tierra, sólo existían las aves y las bestias, todos eran de tamaños muy grandes que los de hoy.

Un día Dinewan el emú y Brolga el compañero nativo estaban en una gran llanura cerca del Murrumbidgee. Allí estaban discutiendo y peleando.

Brolga, en su rabia, corrió hacia el nido de Dinewan y se apoderó de uno de los huevos enormes, y lo lanzó con toda su fuerza hacia el cielo.

No se rompió pero sí estalló en llamas como la yema amarilla se derramada por todas partes, iluminando el mundo de abajo ante el asombro de toda criatura. Habían sido utilizados por la semi-oscuridad y fueron deslumbrados por su brillo.

Un buen espíritu que vivía en el cielo vio cuan brillante y hermosa era la Tierra. Esta era iluminada por este brillo. Entonces él pensó que sería una buena cosa hacer un fuego todos los días, y desde entonces apareció el fuego para los humanos.

El espíritu bueno del cielo y sus espíritus acompañantes recogen madera y las envían a la estrella de la mañana para advertir a los humanos de la tierra que pronto se encenderá el fuego de la sabiduría. Pero ellos comprobaron que para los dormidos no era suficiente advertencia, entonces los espíritus pensaron que alguien debía hacer algo al respecto. Pensaron en hacer algo de ruido en la madrugada para los durmientes y así anunciar la llegada del Sol. Por fin, una noche oyeron un zumbido en el aire. “Ese es el ruido que queremos”, dijeron.

Ese ruido era el Goo-goor-gaga, que como la estrella de la mañana se desvaneció antes del amanecer. Este ruido podía despertar a todos los durmientes antes de que amaneciera.

Si él no estaba de acuerdo con ello, entonces no habría más que la luz del sol y el fuego, pero se debía dejar que la tierra estuviese siempre en el crepúsculo antes del amanecer y así es como el Goo-goor-gaga dió la luz al mundo.

Pues los buenos espíritus saben que siempre viene el momento en que los ruidos que despiertan la luz, del Goo-Goor-Gagas, se dejan sonar para anunciar la llegada del sol y la sabiduría, entonces se verán que hay muchos amaneceres en la tierra, y despiertan los humanos que vivían en la oscuridad y la luz reinarán una vez más.



9-Cómo se hicieron las colinas de la tierra.

Érase una vez que el mundo conocido era una tierra plana, una sola Isla. No había colinas en absoluto, todo era llano.

Había por aquel entonces existía un Canguro llamado Urdlu, y una bestia llamada Mandya. Ambos vivían en las llanuras del Puthadamathanha. Uno de sus alimentos favoritos era la raíz de pera silvestre. De hecho, fueron ellos los que le dieron su nombre waringarndi.

Urdlu el canguro y Mandya la bestia cavaron agujeros distintos y separados. Urdlu encontró una gran cantidad de alimento, maíz, pero Mandya encontró solo poco alimento, maíz.

Urdlu, sin embargo, no le diría a Mandya donde estaba su agujero. Mietras el pobre Mandya se estaba adelgazando más y más. Urdlu estaba cada vez más y más gordo. Al final Mandya fue a Urdlu y le dijo: “Dame un poco de tu maiz”. Entonces Urdlu le dijo a Mandya: “Hay un poco de maíz en esa bolsa de allí.”

Se lo comió todo y dijo Mandya: “Este maíz está realmente bueno ¿De dónde sacaste eso?” Urdlu dijo con un gesto de su brazo, “Oh, lo encontré por allí.”

Se fueron a dormir y por la mañana Urdlu cuando se levantó fue a buscar agua, y mientras andaba buscando aquí y allá el agua para beber, Mandya se levantó y fue a buscar el agujero de maíz de Urdlu.

Él sacó del agujero mucho maíz. Estaba tan contento que se alojó allí cavando y comiendo sin siquiera levantar la vista.

Urdlu regresó de buscar el agua. Y se preguntó, ¿dónde está el anciano que llegó a la Tierra? Lo sé, se ha ido a mi agujero”.

Entonces localizó su cueva y vio las huellas frescas en el fondo del agujero, y allí en el fondo estaba Mandya, desenterrando la tierra conforme avanzaba. Mandya estaba tan ocupado cavando que ni siquiera vio que Urdlu llegaba.

Entonces Urdlu le gritó: “¿Por qué has venido a mi agujero?” y Mandya dijo que se estaba muriendo de hambre y Urdlu era malo por no decirle donde había maíz. Este hecho enojó a Urdlu por lo que entró en pelea con Mandya por el Maíz.

Mandya herido fue a Vadaardlanha el campamento. Mientras estaba acostado tratando de dormir, su cadera le comenzó a doler; de hecho, tenía una llaga. Se agachó y sacó una pequeña piedra de la llaga. Sopló en él y en un instante se surgieron las colinas en la llanura. De hecho, surgieron cadenas de colinas. Cuanto más Mandya soplaba, más colinas salían hacia arriba.

Mientras tanto Urdlu se dirigió hacia abajo hacia el Varaarta (Baratta). Él se trasladó a ese gran plano. Estaba por ahí cuando miró hacia atrás y vio las colinas que surgían en la llanura. Él dijo: “¡Hey! hay una gran gama de colinas y entonces no tendré lugar para vivir”, entonces con un gran movimiento de su cola Urdlu empujó las profundidades donde están ahora. Todo esto sucedió en el Norte de Vardna-wartathinha. Se llama Urdlurunha-Vitana el canguro de la llanura.

Urdlu luego hizo Munda, un lago, para que él tener un suministro permanente de agua, pero Mandya estaba celoso de esto y puso sal en el agua. Desde entonces no se puede beber el agua del mar por mor de la sal.

Mandya estaba allá arriba en las colinas detrás Vadaardlanha. Desde allí miró hacia atrás y dijo: “Mira la forma en que el anciano movió esa gran llanura!” Y cuando Mandya miró hacia atrás se convirtió en un espíritu. Él es llamado Thudupinha. A sus pies el suelo es de color rojo, donde sus heridas sangraban después de su gran pelea con Urdlu. Este lugar se llama Mandya Arti (lo que significa que la sangre de Mandya).

14

La datación de estas pinturas de los Wadjinas se dataría a unos 100.000 a 200.000 años de antigüedad, contradiciendo la ciencia oficial que manifiesta que los primeros pobladores de Australia debieron aparecer hace un máximo de 65.000 o 75.000 años.

Los Wandjina o Wondjina son los Espíritus o Dioses de la Creación que fueron transmitidas sus historias a través de las mitologías de todo el planeta; estas fueron transmitidas a los aborígenes locales de determinadas zonas planetarias, siendo los transmisores de la verdad para las humanidades posteriores, y también conservadores de la información histórica de todos los tiempos.

En la mitología se cuenta cómo los Wandjinas vivieron durante el periodo de la creación. Los aborígenes australianos creen que el mundo se originó por lo que ellos llaman LALAI o tiempo de ensueño, que es, en sí mismo, un estado primordial que no se limita al pasado, presente, ni al futuro, y que se encuentra fuera del tiempo-espacio.

Ellos creen que hace mucho tiempo la tierra era suave y no tenía forma, así que las características del paisaje fueron creados como resultado de las acciones de los Espíritus ancestrales. Ellos fueron los que hicieron la lluvia, los ríos, los pozos de agua, construyeron las montañas y también las llanuras. En ese momento las piedras eran suaves y así pudieron construir sus casas de piedras.

Los Wandjinas crearon la Tierra, el mar, y también a todas las primeras personas que vivieron sobre la tierra, que serían los llamados Gyorn Gyorn; humanos sin leyes, ni parentesco. Entonces el gran Jefe de los Wandjinas observó que podía hacer el bien hacia estos primeros humanos de la tierra, por lo que regresó a la Vía Láctea y trajo muchos Wandjinas para ayudarle en su tarea.

Todo el conjunto de Wandjinas conformaron la religión, las leyes, costumbres, ritos, cantos, bailes, y todos los distritos del planeta. El gran Wandjina Jefe emergió de las nubes, y cuando terminó la realización de la tarea de creación, regresó de esa misma manera a su morada en la vía láctea.

Otros Wandjinas desaparecieron en el interior de las rocas y en los agujeros sagrados del agua, de diferentes partes del mundo.

Las pinturas representan los cuerpos de los dioses creadores Wandjinas:

35

Fuentes y Referencias de Mitologías y Leyendas Aborígenes Australianas:

Los Dioses Wandjinas están muy repartidos por las distintas regiones de Australia, a través de su cultura y tribus, los aborígenes australianos han transmitido sus leyendas y mitos de aquellos Dioses ancestrales, sus guerras, y sus diferentes descendencias.

Estas deidades australianas más populares han sido:

El dios Serpiente Rainbow, los dioses Wandjina, los dioses Altjira, el Dios Baiame, dios Adnoartina, Dios Eingana, Dios Daramulum, Dios Yingarna, Dios Bamapana y Dios Bagadjibiri.

Las regiones australianas de Arnhem Land, Central de Australia, Kimberley región, Melville Island, Murray River, Nueva Gales del Sur, el noreste de Australia, Territorio del Norte, Queensland, el sudeste de Australia, West Arnhem Land, Australia Occidental, y Victoria, entre otras, abarcan las distintas tribus.

Las Tribus o cultruas de Aranda tribu, Binbinga tribu, Gunwinggu folk, Juma tribu, Kabikabi tribu, kamilaroi tribu, karadjeri tribu, la tribu Karraur, la gente Kulin, Mandjindja folclórica, popular Murinbata, la gente murngin, Nambutji tribu, Wallamba tribu, Wiradyuri tribu, Wulumba tribu, y el pueblo Wurunjerri, son entre otras pueblos que han transmitido las costrumbres, ritos, mitos y leyendas de aquellos dioses ancestrales que les enseñaron a ser humanos.

Los Wandjinas, dioses creadores del mundo, según leyendas aborígenes australianas.

Copyright ©. El presente artículo puede ser reproducido en su totalidad o parcialmente, otorgándose permiso, exclusivamente, cuando el autor-administrador del sitio web lo afirma claramente, cuando se ubique obligatoriamente el Link directo “losmisteriosdelatierra.es” junto al post, cuando se mantenga el artículo en su formato original, cuando no se altere de ninguna manera su contenido, y cuando permanezca este artículo de libre acceso en todo momento. No se otorgará permiso, ninguno, a aquellos que no ubiquen el -Link directo- de “losmisteriosdelatierra.es” junto al post o cambien el formato y contenido del artículo; pudiendo ejercitar para ello el Derecho Legal oportuno que mejor convenga al resultado del copyright o análogos.

www.losmisteriosdelatierra.es / www.themysteriesoftheearth.com / www.misteriosdelatierra.es

No hay comentarios: