domingo, 17 de enero de 2016

Estas son las élites de la hermandad secreta que gobierna el mundo

Foto: Los hijos de las familias más poderosas se daban de codazos por ser 'tocados' por Skull and Bones.
Estas son las élites de la hermandad secreta que gobierna el mundo

Rodeado de secretismo, este club que nació en la Universidad de Yale ha acogido a no menos de tres presidentes norteamericanos, así como políticos y juristas que jugaron un papel en la historia



“Pobre o rico, se igualan en la muerte”, reza parte del lema de Skull and Bones, la sociedad secreta nacida en el seno de la Universidad de Yale que ha acogido a algunos de los principales políticos, jueces y economistas del mundo, incluyendo a tres presidentes norteamericanos… Casi todos conservadores. Y prosigue: “¿Quién es loco, quién el sabio, quién el mendigo o el rey?" Y esta es una de las paradojas de la hermandad, porque sus miembros se eligen entre familias poderosas y su pertenencia es vitalicia –al conseguir la membresía se aseguran la estabilidad económica de por vida–, con lo que la pregunta sobre quién es el mendigo o el rey es pura retórica.
No en vano Demóstenes, orador griego, y el filósofo Aristóteles son patronos de la sociedad y el año de su muerte –332 antes de Cristo– la “cifra clave” que preside el emblema de la sociedad, junto al mítico cráneo y los fémures cruzados, símbolo pirata. Además, ese velo de secretismo que ha estado tan vinculado a Skull and Bones no es del todo real, ya que la lista de sus miembros anuales está registrada en la Universidad de Yale y un tabloide universitario, 'The Rumpus', publica sus nombres cada curso escolar para que el resto de alumnos sepa a qué atenerse. Los rumores vertidos sobre la fraternidad van desde escándalos y rituales sexuales –como tantas fraternidades norteamericanas– hasta ritos de iniciación que compiten en simbolismo y florituras con los de las sociedades más antiguas: una residencia llamada “la tumba” es uno de los más llamativos…
Y es que a lo largo de su historia, la hermandad, que fue fundada en 1832 por los miembros de la Phi Beta Jappa, William Huntington Russell y Alphonse Taft, ha estado vinculada a cientos de teorías de la conspiración, así como el nombre de sus miembros implicado en conflictos bélicos y políticos de gran importancia, que alimentan este oscurantismo.
Los famosos 'chicos bone' que perpetúan el mito
1. Dos niños de papá (uno de ellos llegó a presidente)
Cada año Skull and Bones escoge a 15 alumnos del último año de graduación, que destacan sobre el resto de sus compañeros. Por eso uno de sus símbolos es un reloj cinco minutos adelantado, porque es un club para la élite en una universidad también de élite y eso, según parece, se lleva en la sangre. Y solo así se explica la cantidad de "hijos de" que engrosaron sus filas por verbigracia de sus padres, también miembros: el expresidente George Bush hijo (promoción del 1968) o William Howard Taft, vástago del fundador, heredaron su derecho. Y aun así, se cuenta, al primero le costó entrar, aunque su familia –los W– tuviese una larga trayectoria en la sociedad.

En cuanto a Taft (junior), según sostiene Alexandra Robbins en su libro 'Secrets of the Tomb: Skull and Bones, The Ivy League and the Hidden Paths of Power' (Ed. Back Bay Books), durante sus años universitarios se granjeó el apodo de 'magog', porque era el más experimentado sexualmente de la pandilla.
2. Los que perseguían un dólar antes que una minifalda
El fundador de la multimillonaria FedEX, Frederick Wallace Smith, ingresó en el club cuando estudiaba Económicas en Yale y durante sus años universitarios forjó una gran amistad con dos de sus miembros, el ya mentado George Bush y el actual secretario de Estado, John Kerry, que también fue 'chico bone'. Las lenguas conspiradoras lo situaron tras la candidatura de John McCain a las elecciones , a quien Obama dio un baño de realidad en 2008, e incluso se rumorea iba a ser su vicepresidente.
Uno de los cinco hombres más influyentes de 2014 según 'Bloomberg', el multimillonario Stephen A. Schwarzman, a la sazón fundador del grupo inversor The Blackstone, también fue un 'bonesman'. De acuerdo a 'Forbes', su fortuna personal asciende a los cerca de 7,7 mil millones de dólares, siendo una de las cien personas más ricas del mundo. Con este precedente, a nadie le sorprenderá que el plan de la administración de Obama para subir impuestos fuese comparado por Schwarzman a la “invasión de Polonia por Hitler”.
Fundado en 1832, el club ha sido objeto de numerosas teorías de la conspiración y muchos de sus miembros estuvieron detrás de sonados conflictos políticos
Y en el grupo de los 'buenos en mates', el economista Austan Goolsberg, el miembro más joven del gabinete de Obama y, sin duda, uno de los más peculiares del club, ya que fue 'tocado' –'tapped' es como denominan a escoger a un candidato a 'bonesman'– mientras combinaba su estudios de Economía con su pasión por la improvisación y el teatro. De hecho, tras su aparición en 'The Daily Show', Jon Steward lo describió como una mezcla entre Eliot Ness y Milton Friedman –el Premio Nobel–; al menos, en la comparación salió ganando...
3. El capitán del equipo versus el 'cerebrito'
Conocido como el padre del fútbol norteamericano, Walter Camp (promoción de 1880) desarrolló la versión americana del rugby. Más allá de ser el típico estereotipo de deportista con serrín en la cabeza, Walter introdujo muchas de las normas de este deporte y sus tácticas fueron utilizadas por las fuerzas armadas durante la I Guerra Mundial.
Fuera del campo de juego y seguramente en un laboratorio, pasó sus años de estudio Lyman Spitzer. El astrofísico que ideó el telescopio Hubble no debía llevar cinco minutos de adelanto respecto a sus compañeros, sino varios siglos. Gracias a su invención, cada día nos llegan nuevas imágenes y descubrimientos de los lugares más remotos y desconocidos del espacio.
Una campaña electoral de lo más original. (nyc)

4. Hijos de la conspiración
Una versión encorbatada y pijeras de 'Hijos de la Anarquía'. Estos son los 'bonesmen' cuyos tejemanejes prefiguran a la sociedad secreta poco menos que de 'contubernio': en el puesto número uno, McGeorge Bundy (promoción de 1940), también conocido como 'Odin' por sus compañeros de Skull and Bones, y no precisamente por ser un amante de récord o buena persona; su segundo en oscurantismo fue George Bush padre, que acabó convirtiéndose en el segundo 'chico bone' en ocupar el Despacho Oval… En su currículo conspirador se cuenta el haber sido director de la CIA, vicepresidente de Reagan y presidente de Estados Unidos al final de la Guerra Fría, con 'Operación Tormenta del Desierto' incluida. Y, finalmente, en el ala más a la derecha de una casa que no fue nunca blanca, sino la 'tumba' –así se llama la residencia– de los Skull and Bones, William Buckley Jr (promoción de 1950), director de la publicación universitaria 'Yale Daily News' y fundador de la revista política 'National Review. Una de sus aportaciones más destacadas, por inocuas, fue su gusto por escribir novelas de espionaje…
5. Un progresista entre huesos
El juez de la Corte Suprema Potter Stewart fue un defensor de los derechos civiles. En 1965 escribió contra la ley estatal de Connecticut que prohibía el uso de los contraconceptivos, que calificó de una violación del derecho a privacidad marital, y su opinión en varios casos ayudó a fortalecer la Cuarta Enmieda a la Constitución que protege a los ciudadanos de pesquisas arbitrarias por parte de las autoridades.
Una de sus frases en un juicio sobre pornografía se ha convertido en muletilla de la profesión: 'Lo sé cuando lo veo', que se utiliza para expresar cuando alguien trata de darle la vuelta o categorizar un hecho observable.

No hay comentarios: