domingo, 22 de mayo de 2011

CURACIÓN EMOCIONAL
Acabar con el estrés, la ansiedad y la depresión sin fármacos ni psicoanálisis.

El Dr David Servan-Schreiber es Médico Psiquiatra, disciplina que aparcó hace muchos años, en el ejercicio más tradicional, para dedicarse al estudio de las neurociencias cognitivas. Volvió a la práctica clínica – según explica su libro – para dirigir el Centro de Medicina Complementaria de la Universidad de Pittsburg, donde puso en práctica sus conocimientos adquiridos en la nueva “medicina de las emociones”, en pacientes y ejerciendo al mismo tiempo una gran labor de enseñanza entre sus compañeros de profesión. En la actualidad, el autor pasa su tiempo entre Francia y Estados Unidos.

El libro está dedicado con una muy bonita frase a esos alumnos precisamente, y reza así :

“A los internos del Hospital Shadsyde de la Universidad de Pittsburg. Para enseñarles tuve que reaprenderlo todo. A través de ellos, quiero dedicar esta obra a aquellos que en todo el mundo están poseídos por la pasión de comprender y curar.”

En el prólogo hace referencia a trabajos muy importantes en la misma línea, de varios autores, entre ellos Mihaly Csikszentmihalyi, en su célebre libro “Fluir” (Flow)

CAPÍTULOS

- Una nueva medicina de las emociones
- Difícil matrimonio entre los dos cerebros
- Corazón y razón
- Coherencia cardíaca
- Movimientos oculares rapidos
- Reloj biológico
- Acupuntura
- Omega 3
- La importancia del ejercicio
- Amor como una necesidad biológica
- El corazón debe escuchar
- Hay que relacionarse con los demás
- ¿Cómo empezar a poner en práctica los suscrito en este libro?

De las últimas 30 páginas, 20 están dedicadas a referencias bibliográficas muy bien ordenadas


Dr Servan
OBJETIVOS DEL LIBRO

El más claro, es, a través de las experiencias del autor, romper con las práctica de la psiquiatría tradicional, enfocando todas las problemáticas que afectan a la mente de un individuo, desde el prisma de las emociones, y tratando de encajar, a partir de sus propias experiencias, un tratamiento efectivo de las mismas para restablecer el equilibrio emociona, que en suma, es la parte que al verse afectada, bloquea al individuo en comportarse de una manera normalizada en su vivir rutinario.

Cada capítulo está compuesto de una breve descripción del tema que va a enfocar, por medio casi siempre de un caso real vivido en un paciente, del cual, el nombre lo cambia para preservar la intimidad del mismo, con objeto de que se entienda mucho mejor el trasfondo de esa problemática que nos explica el Dr Servan-Schreiber.

BREVE DESCRIPCIÓN DE LOS TEMAS TRATADOS EN CADA CAPÍTULO

***Una nueva medicina de las emociones***

Toda su “aventura” de su experiencia en conseguir estudiar a fondo los problemas mentales a través del bloqueo ó distorsión de las emociones propias. Y pretende crear la conciencia para que se tenga en cuenta en el futuro para el tratamiento de enfermos.
Datos : entre el 50% y el 75% de las visitas al médico están motivadas por el strés, que rompe el equilibrio emocional, afirma que el estrés es más pernicioso que el tabaco, y que la mayoría de los medicamentos que se consumen hoy día en el mundo civilizado tienen que ver con el estrés. Destaca que el psicoanálisis ha ido perdiendo terreno en los últimos años, y que el futuro está por tratar mejor lo que el nos describe en este libro.

Define el cerebro cognitivo y el cerebro emocional, ó sistema límbico.

***Difícil matrimonio entre los dos cerebros***
La importancia de saber tratar a las personas cuyo cerebro parece quedar desconectado de sus emociones, pasando por personas normales e inteligentes. Describe el coeficiente emocional (relativo a la inteligencia emocional ): Aptitud para identificar cada individuo su estado emocional y el de los demás, para entender como evolucionan las emociones, para razonarlas y para regularlas.

Las funciones de cada uno de los cerebros queda delimitado entre el que controla el razonamiento, y el que controla la fisiología del cuerpo y las emociones.
El buen entendimiento de ambos es la base del equilibrio y del éxito social.

***Corazón y razón***

Hay una armonía muy cierta entre el cerebro y el corazón. Cuando ello ocurre se retrasa el envejecimiento y todo. Si a un infarto sucede una depresión, la muerte se aproxima a ese paciente. El dicho de que las emociones afectan al corazón es muy cierto, los ataques de ansiedad, los explica desde esa óptica. Relaciona en ese ligamen al sistema nervioso simpático. Las palpitaciones, las arritmias, … todo ello le busaca el autor un origen de desequilibrio fisiológico causado por una mala sincronización entre el cerebro emocional y el corazón.

***Coherencia cardíaca***

El cómo a través de técnicas sencillas como el yoga y la meditación, evocación de situaciones positivas entre otras, se consigue regular esa disfunción entre corazón y cerebro y se llega a la coherencia cardíaca. Sofocos innecesarios, crisis de ansiedad, hipertensión, todas esas técnicas ayudan a mantener y lograr una “coherencia cardíaca”

La coherencia que él propone vá más allá de un simple relajación, es toda una serie de actos que bien entendidos por cualquiera sin duda mejoran la calma, pero en realidad es un método de acción. A través de ella. Intuye que el organismo es capaz de “rejuvenecerse” fisiológicamente practicando la coherencia.

***Movimientos oculares rápidos***

Una técnica, que parece descifrarse en su práctica, que en movimientos rápidos de los ojos, es mucho más efectiva que un psicoanálisis, pues parece que saca a la luz el bloqueo de una forma natural, el bloqueo de una persona ante un traumatismo pasado en una épica anterior, de origen emocional…
Expone un caso real de unos niños recuperados de la guerra de los Balcanes, que fueron curados con ésta técnica.

Indica que hay cicatrices emocionales en le cerebro que es necesario “curarlas” del todo, y ésta técnica es muy efectiva en ello.

***Reloj biológico***

La importancia de la luz natural, y la sincronización de la misma, en el buen funcionamiento general del organismo humano. Lo plantea desde la definición de que la luz, no deja de ser algo muy diferente de la sincronización de la energía del organismo, favoreciendo el intercambio de una manera natural.

***Acupuntura***

Intenta demostrar con hechos y ejemplos, que la acupuntura apunta directamente al cerebro emocional. De prácticas de profesionales de este sector, extrae las conclusiones necesarias para esta afirmación, aunque afirme de que no se saben muy bien sus mecanismos de acción.

***Omega 3***

Son la alimentación natural., según sus propias palabras, del cerebro emocional. Detalla casos, en los que una tratamiento a base de Omega 3, sustituye en el mejor de los casos, a los ansiolíticos tradicionales. De cómo en un caso de fatiga crónica, un suplemento regulado de Omega 3 mejoraba espectacularmente a ese enfermo.
Se sumerge algo en la alimentación en general y sugiere que la depresión es una enfermedad inflamatoria del cerebro y que el Omega 3 es capaz de aliviar por su interacción fisiológica, ese efecto y “curar” la depresión.

***La importancia del ejercicio físico***

“Prozac ó adidas?” – ese es el título real de ese capítulo. Los beneficios del ejercicio físico, descritos científicamente, a base de descubrir los receptores d las drogas naturales de nuestro cerebro, las endorfinas, que utilizan los mismo receptores químicos que otras potentes drogas como el opio. Habla de la importancia del ejercicio físico sostenido en el tiempo, más que el batir marcas.

***El amor como una necesidad biológica***

A partir de la comunicación límbica de los mamíferos, nos acerca a cuanto es de necesario el amor entre los seres para que exista un equilibrio entre el cerebro emocional y el cognitivo. Detalla la importancia del contacto físico, de las caricias. Explica el caso de una enfermera que sin permiso de sus superiores, acariciaba a unos bebes de incubadora, y este sólo hecho, hizo que salieran antes de ese estado. El equilibrio que proporciona el amor entre dos personas, está muy bien detallado.

***El corazón debe escuchar***

De la importancia que tiene el corazón, por su unión tan íntima a las emociones que controla nuestro cerebro emocional. De la importancia que tiene el hombre como un ser social.

***Hay que relacionarse con los demás***

La necesidad de compartir uno su vida con los demás, no sólo con sus seres queridos, sino el proyectarse uno mismo hacia los demás, y el encontrar un objetivo en la vida, pero de índole social



 “Quizá nuestro cerebro sea una PC cuántica"


Sonia Fernández-Vidal, física cuántica
Publicado hoy en La Contra de La Vanguardia “Quizá nuestro cerebro sea un ordenador cuántico”
VÍCTOR – M. AMELA

Tengo 33 años. Nací y vivo en Barcelona. Soy física cuántica, y he trabajado en el CERN y en Los Álamos. Vivo en pareja y no tengo hijos. He perdido la confianza en los políticos. Soy más espiritual que religiosa, y practico la meditación. Modelas la realidad con tu conciencia.
Los tres cerrojos
Fernández-Vidal ha trabajado en el acelerador de partículas del CERN, artefacto que hace aflorar las primeras partículas del universo. También ha trabajado en Los Álamos en experimentos para desentrañar la esencia de la materia… “De allí salió la bomba atómica: reflexioné sobre la responsabilidad del científico…”, comenta. Sus investigaciones son teóricas, pero ayudarán a intuir cómo funciona el cosmos, hecho en un 5% de materia… “y el resto, de energía y materia oscuras”. Hablar hoy con un científico puntero es como tratar con un mago delirante. Para digerir esos arcanos, Fernández-Vidal publica el ameno relato La puerta de los tres cerrojos (Narrativa Singular, en catalán en La Galera).
¿De qué está hecho todo?
 De quarks y electrones.
¿Todo?
Todo.
¿Y de dónde vienen?
Del big bang.
¿Y dónde estaban antes?
  No hay antes: tiempo y espacio comienzan ahí.
Cuesta pensarlo.
Podemos teorizar una sístole-diástole de universos, o constantes big bangs en múltiples dimensiones…
¿Qué es un quark? ¿Y un electrón?
Las partículas más elementales de la materia: el núcleo del átomo está hecho de protones, y los protones están hechos de quarks.
¿Y los quarks?
Son partículas vibrantes. Las hay de diversos tipos, algunas muy raras, siendo dos las más comunes: Up y Down.
¿Y los electrones? Partículas que son corpúsculo y onda: orbitan en torno al núcleo. Si el núcleo del átomo fuese una canica en el centro de un estadio de fútbol, ¡el electrón sería la cabeza de un alfiler orbitando por las gradas!
¡Buf, qué distancias!
Sí, el átomo es casi vacío. La materia es una suerte de vacío, una tensión energética.

Así, la materia es casi una ilusión…
Y las propiedades de las partículas subatómicas desafían la lógica de la física clásica.
¿Qué propiedades son esas?
Una partícula está aquí y allí ¡a la vez! Todas están… en todas partes a la vez. Entrelazadas con todas. Y una partícula se teleporta: su estructura puede pasar instantáneamente a otra. Como estar vivo y muerto a la vez.
¿Perdón?
Las partículas elementales ignoran el espacio- tiempo.
Es un desafío para la lógica racional…
Pero nuestro cerebro puede pensar también con lógica cuántica: la fantasía, la imaginación, la intuición, los sueños, la magia… ¡son también funciones neuronales nuestras!
¿La física cuántica explicará un día fenómenos extrasensoriales, la telepatía…?
 Inspirará vías de comprensión, propondrá algunas explicaciones desde otra lógica no mecanicista. Entretanto, la ciencia ya estudia la neurología de las emociones, cómo se transmite la información cerebral…
¿Y?
Los microtúbulos neuronales y su entramado en malla pueden ser mecanismos cuánticos en nuestro cerebro. ¡Tu cerebro, máquina cuántica! Quizá llevemos sobre los hombros un ordenador cuántico sin saberlo.
¿Estamos ante un salto científico?
  Ante un cambio de paradigma. La física clásica escrutaba la realidad como si fuera algo externo y objetivo, buscándole una explicación mecanicista y determinista…
¿Cómo ve la realidad la física cuántica?
  ¡Como un continuo del que nuestra conciencia no está separada! Así, en el momento en que te pones a observar esa realidad subatómica… ¡la estás ya modificando!
¿Cómo es eso?
  La conciencia del observador interfiere en el comportamiento de las partículas elementales, que reaccionan a la observación. Así, si esperas que una partícula subatómica se comporte como onda, ¡lo hace! Y si esperas que lo haga como corpúsculo, ¡lo hace!
¿Conclusión?
Que la ciencia no puede ya afirmar: “La realidad es tal verdad objetiva”. Hoy debe decir: “La realidad no es tal verdad fija y objetivable, es voluble y cambiante al observarla”.
Pero sólo a escala subatómica, no a escala macroscópica…
Por eso, un gran desafío de la ciencia actual consiste en conectar ambos ámbitos de la física, unificarlos.
¿Con qué implicaciones?
  Habrá que aceptar que la lógica racional no va a poder explicarlo todo. Habrá que aceptar la maravilla de la contradicción… que responde a otra lógica.
¿Cuándo nació la física cuántica?
  Hace ya un siglo, con Einstein, y luego Planck, Böhr, Schrödinger y su gato…
¿A qué gato se refiere?
Planteó un experimento especulativo: metes un gato vivo en una caja opaca con dos agujeritos, a los que lanzas un electrón. Si pasa por el de la derecha, libera un veneno y el gato muere. Si pasa por el de la izquierda, no hay nada y el gato vive. ¿Y qué hace el electrón? ¡Pues pasa por los dos a la vez! Así, ese gato… ¡está vivo y muerto a la vez!
¿Y de qué sirve todo esto?
  Está empezando a aplicarse como técnica de encriptación. En cuanto intentes descifrar un código, este se modificará: ¡será imposible de desencriptar!
¿Podría la física cuántica, por ejemplo, explicar la virtualidad de la homeopatía?
Sugerirá, al menos, caminos nuevos que explorar.
Ser científica y física cuántica, ¿afecta a su manera cotidiana de ser?
Sí, en tres aspectos: uno, me induce a pensar de modo más creativo, lateral; dos, me impulsa a actuar sin victimizarme, a construir mi realidad; y tres, me ayuda a sentir que estamos todos entrelazados.
¿Comprenderemos mejor el funcionamiento del universo con todo esto?
  Es lo que anhelan los artistas, los místicos y los científicos: anhelamos lo mismo… Y cada día nos parecemos más.
¿Demostrará la física cuántica la existencia de Dios?
  Defíname Dios y entonces hablamos.

No hay comentarios: