domingo, 1 de noviembre de 2015

El Amor - Krishnamurti - A los Pies del Maestro

Photo
El Amor - Krishnamurti - A los Pies del Maestro
AMOR
130. De todas las cualidades requeridas, la más importante es el AMOR, porque si el
Amor está suficientemente desarrollado en un ser, le obliga a adquirir todas las demás; y
todas ellas, sin Amor, jamás serían suficientes.
131. Con frecuencia se le interpreta como un intenso deseo por la liberación de la rueda
de nacimientos y muertes, y por la unión con Dios. Pero tal interpretación da cabida al
egoísmo y sólo expresa parte de su significado.
132. No es tanto deseo como VOLUNTAD, resolución, determinación. Para que
produzca su resultado, esta resolución deberá compenetrar tu naturaleza entera, de suerte que
no quede lugar para cualquier otro sentimiento.
133. Efectivamente, es la Voluntad de ser uno con Dios, no para escapar del cansancio y
sufrimiento, sino a fin de poder actuar con El y como El a causa a tu profundo amor por El.
134. Puesto que Dios es Amor, tú, que anhelas llegar a ser uno con El, debes estar lleno
de perfecto desinterés y también de Amor.
135. En la vida cotidiana, esto implica dos cosas: primero, que cuides de no dañar a
ningún ser viviente; segundo, que siempre estés pendiente de cualquier oportunidad de prestar
ayuda.
136. Primeramente: No dañar en modo alguno. Tres son los pecados que en el mundo
producen más daño que todo los demás: la maledicencia, la crueldad y la superstición, porque
son pecados contra el Amor. El hombre que deseare llenar su corazón con el Amor de Dios,
deberá estar continuamente en guardia contra estos tres.
137. Observa lo que hace la murmuración. Comienza con un mal pensamiento, lo que es
ya de por sí un crimen. Porque en cada uno y en todas las cosas hay algo bueno; en cada uno
y en todas las cosas hay algo malo. Lo uno o lo otro pueden ser reforzados con el
pensamiento y de esta manera podremos ayudar o estorbar la Evolución, podremos hacer la
Voluntad del Logos u oponerle resistencia.
138. Si piensas en el mal que hubiere en otros, estarás haciendo al mismo tiempo tres
cosas perniciosas:
139. I. Estás llenando los confines de tu medio ambiente con malos pensamientos en vez
de buenos y por tanto estás aumentando la pesadumbre del mundo.
26
140. II. Si en aquella persona existiere el mal en que piensas estarás fortaleciéndolo y
alimentándolo, y por tanto estarás empeorando a tu hermano en vez de mejorarlo. Pero
generalmente el mal no se encuentra allí solamente lo has imaginado, entonces tu mal
pensamiento le sirve a tu hermano de tentación para el mal obrar, porque si él no es aún
perfecto podrás inducirlo a que sea lo que de él piensas.
141. III. Llenas tu propia Mente de malos pensamientos en vez de buenos y así
obstruyes tu propio crecimiento y te conviertes, para los ojos capaces de ver, en un objeto
repulsivo y apenante, en vez de bello y amable.
142. No contento con haber causado todo este mal a sí mismo y a su víctima, el
murmurador hace cuanto puede por asociar a otros a su delito. Les narra con ardor su maligna
historia con la esperanza de que le crean; y aquellos se unen a él para acumular malos
pensamientos sobre la desgraciada víctima. Y esto se repite día tras día y es hecho no por una
sola persona sino por millares. ¿Comienzas ahora a comprender cuán bajo, cuán terrible es
este pecado? Debes evitarlo por completo.
143. Nunca hables mal de nadie y rehúsa escuchar a quien se expresa mal de otro,
haciéndole observar con dulzura: “Quizá no sea verdad y si lo fuese, es más caritativo no
hablar de ello”.
144. Por lo que respecta a la crueldad, la hay de dos especies: intencional e involuntaria.
La crueldad intencional consiste en hacer sufrir deliberadamente a otro ser viviente; este es el
mayor de todos los pecados: obra más bien de un demonio que de criatura humana. Tal vez
dirás que ningún hombre sería capaz de tanto, pero los hombres lo han hecho a menudo y
todavía lo hacen diariamente.
145. Lo hicieron los inquisidores; lo hicieron muchas personas religiosas en nombre de
su religión. Los vivisectores lo hacen; y para muchos maestros de escuela eso es habitual.
Todas esas personas tratan de excusar su brutalidad diciendo que tal es la costumbre: pero un
crimen, no deja de ser crimen porque muchos lo cometan.
146. Karma no toma en consideración la costumbre, y el Karma de la crueldad es el más
terrible de todos. En la India, al menos, no puede haber excusa respecto de tales costumbres
porque el deber de no hacer sufrir es bien conocido por todos.
147. La suerte reservada al cruel debe caer también sobre todos aquellos que
intencionalmente se dedican a matar criaturas de Dios y a eso llaman “deporte”. Bien sé que
nada de esto harías tú y que, por razón del Amor a Dios, abiertamente protestarás en contra de
ello cuando la oportunidad se presente.
148. Pero existe una crueldad en el lenguaje, tanto como en la acción; y el hombre que
dice una palabra con el intento de herir a otro es reo del mismo delito. Esto tampoco lo harás
tú, pero a veces, una palabra descuidada daña tanto como una maligna.
27
149. Por tanto, debes estar en guardia contra la crueldad involuntaria. Esta deriva;
frecuentemente, de una falta de reflexión.
150. Podrá un hombre estar tan lleno de codicia y de avaricia, que ni se le ocurra pensar
en los sufrimientos que ocasiona a los demás pagándoles demasiado poco o dejando que
pasen hambre su mujer y sus hijos.
151. Otro pensará solamente en su propia lujuria sin importarle el número de Almas y
Cuerpos que arruina al satisfacerla.
152. Por evitarse algunos minutos de molestia, otro hombre descuida el pago oportuno a
sus operarios, sin pensar en las dificultades que eso les acarrea. Son muchos los sufrimientos
causados precisamente por descuido, por el olvido de pensar en cómo una acción afectará a
los demás.
153. Pero Karma no olvida jamás ni toma en cuenta el hecho de que los hombres
olviden. Si quieres entrar en el Sendero, debes reflexionar en las consecuencias de aquello
que haces, para no ser culpable de crueldad inconsciente.
154. La superstición es otro mal muy poderoso y ha sido causa de muchas y terribles
crueldades. El hombre que es esclavo de ella desprecia a otros que son más sabios y trata de
forzarlos a que procedan como él.
155. Piensa en la horrible carnicería producida por la superstición de que los animales
deberán ser sacrificados, y también por aquella superstición, más cruel aún, de que los
hombres necesitan nutrirse de carne.
156. Piensa en el tratamiento que la superstición impone a las clases despreciadas en
nuestra bien amada India, y observa cómo esa mala cualidad puede alimentar despiadada
crueldad aun en aquéllos que conocen el deber de la Fraternidad.
157. Muchos crímenes han cometidos los hombres en nombre del Dios de Amor,
movidos por esta pesadilla de la superstición; sé, pues, muy cauto para que de ella no quede
en ti ni el menor vestigio.
158. Debes evitar estos tres grandes crímenes, pues son fatales a todo progreso, porque
son pecados contra el Amor. Pero no solamente debes abstenerte así del mal; también deberás
ser activo en el bien obrar.
159. A tal punto habrás de estar lleno de intenso anhelo de ser servicial, que
continuamente aproveche la ocasión de ser útil a todo aquello que te rodea, no solamente a
los hombres sino también a los animales y a las plantas.
28
160. Es preciso servir en las pequeñas circunstancias de la vida diaria para adquirir el
hábito y no dejar escapar, cuando se presenten, las raras oportunidades de hacer alguna cosa
grande.
161. Porque si tú anhelas ser UNO CON DIOS, no sea en consideración a tu provecho,
sino para que logres convertirte en un canal por donde pueda fluir Su Amor hasta llegar a tus
semejantes.
162. Quien se halla en el Sendero, no existe para sí mismo sino para los otros; se ha
olvidado de sí para poder servirles; es como una pluma en la mano de Dios, a través de la
cual pueda fluir el Pensamiento Divino y encontrar, aquí en la Tierra, una expresión que sin
tal intermedio no podría tener. Pero al mismo tiempo es un viviente penacho de fuego,
irradiando sobre el mundo el Divino Amor que inunda su corazón.
163. La Sabiduría que capacita para ayudar; la Voluntad que dirige a la Sabiduría; el
Amor que inspira a la Voluntad; he ahí, las cualidades por adquirir.
164. Voluntad, Sabiduría y Amor, son los tres Aspectos del Logos y vosotros, los que
deseáis enrolaros a Su Servicio, debéis manifestar estos Aspectos en el mundo.
29
Quien la palabra del Maestro anhele,
de Sus mandatos póngase en escucha;
y entre el fragor de la terrena lucha,
la escondida Luz, atento cele.
Sobre el inquieto y mundanal gentío,
del Maestro atisbe la señal más leve;
y oiga el susurro que Su voz eleve
del mundo entre el rugiente griterío.
30
NOTA: Este librito apareció por primera vez en la India, en 1911, y desde entonces se
han hecho más de cuarenta traducciones del mismo a otros tantos idiomas y dialectos en las
cinco partes del mundo.
La presente versión se llevó a cabo comparando traducciones que aparecieron en
Barcelona, Habana y México, en años sucesivos; confrontando minuciosamente con el
original en inglés la expresión de cada idea, así como la fidelidad al estilo, grandiosamente
sencillo del autor; y buscando la forma idiomática más idónea.
El texto original no fue impreso en versículos o cortos párrafos, conteniendo cada uno
un pensamiento completo, tal como aquí aparece; pero hemos adoptado esa forma, y la
numeración, para facilitar las citas de este feliz compendio de todos los Códigos de Moral
que en la actualidad existen en el mundo.
Adolfo de la Peña Gil
México, D.F. 1956

No hay comentarios: