lunes, 18 de agosto de 2014

Leyendas Andinas
PROYECTO KORICANCHA
los tuneles de los andes y el oro de los incas

Una de las más desconcertantes y antiguas leyendas de las culturas andinas, es la que se refiere a la existencia de una extensa red de túneles (“socabones” en español antiguo), construidos en tiempos anteriores a los incas, que recorren buena parte del actual territorio peruano y conducen a mundos de origen antediluviano ocultos en el interior de la cordillera de los Andes.

Aseguran las mismas leyendas y tradiciones que dichos túneles parten desde Cusco (Ombligo del Mundo), como eje central, hacia las cuatro direcciones del imperio andino (Tahuantinsuyo), a saber:

Quito y Cajamarca en el Noroeste
Tiahuanaco en el Sudeste
Selva Amazónica en el Noreste
Desierto de Atacama en el Suroeste
Conquistadores, exploradores, cronistas, investigadores y aventureros, desde el siglo XVI a nuestros días, afirman que los Incas en la ciudad del Cusco, utilizaron estos túneles para diferentes fines e integraron algunos de sus palacios y templos más importantes con los mismos. Existen muchos informes que fue a través de estas galerías artificiales (conocidas con la palabra quechua, "chinkana", que literalmente significa laberinto) cómo burlaron a los conquistadores españoles, haciendo desaparecer buena parte de las inconmensurables riquezas de oro y plata que las doce dinastías incaicas habían acumulado durante su Imperio.

Todos los documentos y relatos transmitidos que hemos investigado desde la época de Pizarro hasta nuestros días, señalan indiscutiblemente y con pruebas contundentes dos enclaves concretos que confirmarían la existencia de unas importantes entradas a esta inmensa red de túneles usadas por los incas: las murallas de Saqsaywaman, y el Templo del Sol de los Incas - Koricancha (actual Convento de Santo Domingo) en Cusco, Perú.

Tanto la arqueología como la ciencia oficial, por el momento, no ha investigado lo suficiente para desentrañar este misterio, y lo que es más importante aún, no se han realizado excavaciones rigurosas y extensivas en los lugares precisos señalados por las antiguas tradiciones.

Los trabajos y excavaciones realizadas por Anselm Pi Rambla y su equipo Bohic Ruz Explorer en el actual Convento de Santo Domingo y en el parque arqueológico de Saqsaywaman, confirman la existencia de un túnel (chinkana) que parte desde el Templo del Sol (Koricancha) hasta el interior de las murallas de Saqsaywaman y conecta según todas las crónicas con esta inmensa red de túneles que recorren los andes peruanos.

No hay comentarios: