jueves, 11 de febrero de 2016

Carlos Castaneda de su libro "El lado activo del infinito"


La mente predadora - Carlos Castaneda

Carlos Castaneda de su libro "El lado activo del infinito"
Fragmento:
Los chamanes del México descubrieron algo trascendental.
Descubrieron que tenemos un compañero de por vida.
Tenemos un predador que vino desde las profundidades del cosmos y tomó control sobre nuestras vidas. Los seres humanos son sus prisioneros.
El predador es nuestro amo y señor. Nos ha vuelto dóciles, indefensos. Tomaron posesión porque para ellos somos comida, y nos exprimen sin compasión porque somos su sustento. Así como nosotros criamos gallinas en gallineros, así también ellos nos crían.





Piensa por un momento, y dime cómo explicarías la contradicción entre la inteligencia del hombre-ingeniero y la estupidez de sus sistemas de creencias, o la estupidez de su comportamiento contradictorio. Los chamanes creen que los predadores nos han dado nuestro sistemas de creencias, nuestras ideas acerca del bien y el mal, nuestras costumbres sociales.



Ellos son los que establecieron nuestras esperanzas y expectativas, nuestros sueños de triunfo y fracaso. Nos otorgaron la codicia, la mezquindad y la cobardía. Es el predador el que nos hace complacientes, rutinarios y egomaniáticos. Para mantenernos obedientes y dóciles y débiles, los predadores se involucraron en una maniobra horrible. ¡Nos dieron su mente, que se vuelve nuestra mente. La mente del predador es barroca, contradictoria, mórbida, llena de miedo a ser descubierta en cualquier momento.
A través de la mente, que después de todo es su mente, los predadores inyectan en las vidas de los seres humanos lo que sea conveniente para ellos. Y se garantizan a ellos mismos, de esta manera, un grado de seguridad que actúa como amortiguador de su miedo.
Aprovechándose del único punto de conciencia que nos queda, los predadores crean llamaradas de conciencia que proceden a consumir de manera despiadada y predatorial. Nos otorgan problemas banales que fuerzan a esas llamaradas de conciencia a crecer, y de esa manera nos mantienen vivos para alimentarse con la llamarada energética de nuestras seudo-preocupaciones.




¿Pero por qué, si los chamanes del México antiguo, y todos los chamanes de la actualidad, ven los predadores no hacen nada al respecto?
Todo lo que podemos hacer es disciplinarnos hasta el punto de que no nos toquen.
La única alternativa que le queda a la humanidad es la disciplina. La disciplina es el único
repelente. Pero con disciplina no me refiero a arduas rutinas.
Los chamanes dicen que la disciplina hace que la capa brillante de conciencia se vuelva desabrida al volador. El resultado es que los predadores se desconciertan. Una capa brillante de conciencia que sea incomible no es parte de su cognición, supongo. Una vez desconcertados, no les queda otra opción que descontinuar su nefasta tarea.
Si los predadores no nos comen nuestra capa brillante de conciencia durante un tiempo, ésta
seguirá creciendo. Simplificando este asunto en extremo, te puedo decir que los chamanes, por medio de su disciplina, empujan a los predadores lo suficientemente lejos para permitir que su capa brillante de conciencia crezca más allá del nivel de los dedos de los pies. Una vez que pasa este nivel, crece hasta su tamaño natural.
Los chamanes del México antiguo decían que la capa brillante de conciencia es como un árbol. Si no se lo poda, crece hasta su tamaño y volumen naturales. A medida que la conciencia alcanza niveles más altos que los dedos de los pies, tremendas maniobras de percepción se vuelven cosa corriente.


El gran truco de esos chamanes de tiempos antiguos era sobrecargar la mente del volador con disciplina. Descubrieron que si agotaban la mente del volador con silencio interno, la instalación foránea saldría corriendo, dando al practicante envuelto en tal maniobra la total certeza del origen foráneo de la mente.
La instalación foránea vuelve, te aseguro, pero no con la misma fuerza, y comienza un proceso en que la huida de la mente del volador se vuelve rutina, hasta que un día desaparece de forma permanente. ¡Un día de lo más triste! Ése es el día en que tienes que contar con tus propios recursos, que son prácticamente nulos.

No hay nadie que te diga qué hacer. No hay una mente de origen foráneo que te dicte las imbecilidades a las que estás habituado.
Mi maestro, el nagual Julián, les advertía a todos sus discípulos, que éste era el día más
duro en la vida de un chamán, pues la verdadera mente que nos pertenece, la suma total de todas nuestras experiencias, después de toda una vida de dominación se ha vuelto tímida, insegura y evasiva. Personalmente, puedo decirte que la verdadera batalla de un chamán comienza en ese momento. El resto es mera preparación.

VIDEO:

Carlos Castaneda, ya nos hablaba en sus obras basadas en las enseñanzas de su chamán Don Juan Matus, que la humanidad vive confinada en una granja de la que unos seres llamados "Los Pedradores" se alimentan del hombre, absorbiendo sus energías sutiles desprendidas bajo estados alterados. Castaneda revela las claves para dejar de ser un alimentos de estos, hasta ahora considerados, "Dioses". En este video de David Parcerisa nos recuerda algunos fragmentos de sus obras.





http://lacreacion-pablosanchez.blogspot.com.ar/2015/05/la-mente-predadora-carlos-castaneda.html

No hay comentarios: