jueves, 29 de octubre de 2015

EXTRATERRESTRES EN EL VATICANO

Tiempo Para el Cambio –  EXTRATERRESTRES EN EL VATICANO
EXTRATERRESTRES EN EL VATICANO
 By: Eduardo Duendes2|octubre 24, 2015
24-10-2015El hecho que narro a continuación es de una enorme importancia en el estudio y enjuiciamiento de todas las religiones y del propio fenómeno ovni. Lo transcribo tal como aparece en mi último libro “Iglesia ¡despierta!”.
Se trata de la conversación que el papa Juan XXIII mantuvo con un ser que descendió de un pequeño ovni que se posó en los jardines de Castelgandolfo el año 1961, cuando el Papa paseaba con su secretario, el sacerdote Loris Francesco Capovilla. Estas son sus palabras: “El Papa y yo estábamos caminando a través del jardín una noche del mes de julio de 1961, cuando observamos sobre nuestras cabezas una nave muy luminosa. Era de forma oval y tenía luces intermitentes de un color azul y ámbar. La nave pareció sobrevolar nuestras cabezas por unos minutos y luego aterrizó sobre el césped en el lado sur del jardín. Un extraño ser salió de la nave; tenía forma humana a excepción de que su cuerpo estaba rodeado de una luz dorada y tenía unas orejas más alargadas que las nuestras. Su Santidad y yo nos arrodillamos; no sabíamos lo que estábamos viendo, pero supimos que fuese lo que fuese no era de este mundo y por tanto debía ser un acontecimiento celestial. Rezamos y cuando levantamos las cabezas el ser estaba todavía allí. Esto nos demostró que no era una visión lo que vimos. ”El Santo Padre se levantó y caminó hacia el ser; los dos estuvieron alrededor de veinte minutos el uno frente al otro. Se los veía gesticular como si hablaran, pero no se escuchaban sonidos de voces. No me llamaron, por lo que permanecí donde estaba y no pude oír nada de lo que hablaron. Luego el ser se dio la vuelta y caminó hacia su nave y, enseguida, se elevó. El Papa me dijo textualmente: ‘Los hijos de Dios están por todas partes, aunque algunas veces tengamos dificultad en reconocer a nuestros propios hermanos’; y continuamos nuestro paseo como si nada hubiera pasado. Varias veces después de aquel suceso, el Papa y yo caminamos a través del jardín, y sus ojos miraban hacia el cielo. Él nunca dijo nada de platillos volantes, pero estoy seguro de que ambos teníamos a los visitantes extraterrestres en nuestras mentes”.Juan XXIII, además de admitir su existencia real, llama ¡hijos de Dios! a los extraterrestres, e inexplicablemente (o más bien muy explicablemente), este hecho trascendental, más importante que los miles de casos que los ovnílogos han estado investigando en los últimos sesenta años, y también más importante que todos los tratados teológicos que se han escrito, apenas ha tenido eco ni entre los ovnílogos ni entre los teólogos. Y es que para los “expertos”, mezclar la religión con los ovnis no es ni teológica ni ovnilógicamente correcto. Pero este hecho es una rotunda confirmación de la total relación existente entre las religiones y el fenómeno ovni, que es la tesis que he defendido siempre y especialmente en mi libro Teovnilogía. Sobre este importantísimo hecho, escribiremos más en próximos días.Fuente : Salvador Freixedo

No hay comentarios: