sábado, 11 de junio de 2011

Los crisoles de la tierra y los seres de las estrellas.

Eulalia Teresa Solís Herrera

eulaliateresa@gmail.com

Me pregunto, en qué creerán los seres humanos del mañana, cual será su creencia religiosa, cual será el líder que los guiará, cuales serán sus metas, proyectos, sueños a nivel planetario… pues este mundo se transforma, no se acaba como muchos creen.
Esta tierra decadente cambiará el poder, la fama, el dinero, por valores y dones elevados; ya no más corrupción en aquellos que se han olvidado que el amor es el que redime, el que hace feliz.
Hay un registro akástico, de esta forma los niños y jóvenes, sabrán toda la verdad sobre quienes somos, de donde venimos, hacia donde vamos, como dice la gran verdad, no hay nada oculto bajo el sol. Es por eso que las nuevas generaciones ya son muy analíticas y están dispuestos a luchar hasta el cansancio para divulgar la verdad, a todos los humanos de la tierra ¡hasta el más ignorante y perdido despertará de su somnolencia!
Los humanos de la tierra serán tan espirituales que la conciencia mental de la raza humana será un espacio único e irrepetible, tanto así que equilibrará la existencia mental de los seres extraterrestres, pues nuestros sentimientos logran precisamente un gran equilibrio en los seres cósmicos, eso ocurre aunque usted no lo crea, es por eso ¡que la raza humana es tan elemental!
Los humanos somos co-creadores, nuestros sentimientos valen muchísimo y más cuando son elevados.
En definitiva, los seres de las estrellas, vienen a aprender de nosotros y en consecuencia nosotros aprenderemos mucho de ellos, aunque todo esto nos cueste creerlo. Ellos son por sobre todo mentalistas, usan una tecnología ¡que ni siquiera podemos imaginar! pues es avanzadísima, ellos son capaces de sanar nuestras enfermedades, en un instante, solo debemos invocarlos y creer en ellos pues son ángeles, también son capaces de guiarnos en nuestra lucha ecológica… Todo esto ocurriría si nosotros se lo permitimos teniendo una gran verdad interior, elevándonos por encima de nuestros prejuicios, limitaciones mentales, emocionales, espirituales e incluso físicas.
El gran caudal de nuestras emociones están a disposición para venir al encuentro de los seres del más allá que como nosotros quieres ver nuestra amada tierra ¡como un crisol brillando al sol! tan digna, tan llena de paz y bienestar que cada diminuto o gran ser que viva en ella gozará de la frescura y belleza que nos brinda el amor.
Seres de la tierra, veremos ocurrir verdaderos milagros que a nuestros ojos pareciera que Dios vive en medio de nosotros con su espíritu puro. Será el poder del Amor que vibrará en la tierra, los ángeles de Dios, los seres extraterrestres, estarán junto a nosotros porque Dios ama entrañablemente a la tierra, especialmente a los niños y niñas visionarios, los índigos, cristales, diamantes, arcoíris ¡darán tanta luz a la tierra! que podrán ser uno con los seres “mágicos de las estrellas” porque no solo hablarán de amor, ellos actuarán con gran amor.

Ada Irizada.
03052011070700

No hay comentarios: