miércoles, 9 de mayo de 2018

Iniciaciones en Egipto


Pronaos del templo

Iniciaciones en Egipto

En Egipto, las Casas de la Vida (Per-Ankh) eran los centros de transmisión del conocimiento tradicional, donde el conocimiento profano y el conocimiento sagrado conformaban una Gnosis omniabarcante e integral que incluía Ciencia, Arte, Política y Religión.

En el modelo piramidal, las cuatro caras representan estas cuatro vías, las cuales aparecen bien separadas en la base, pero a medida que se va ascendiendo hacia el vértice las mismas acercan hasta alcanzar una completa unión en la cúspide. De este modo queda explicado, con un ejemplo sencillo, que la Verdad suprema se puede alcanzar por diferentes senderos, cada uno de ellos adecuado a diferentes tipos de hombres, y que en el centro (eje, axis) son resueltas todas las contradicciones.

Las Casas de la Vida estaban vinculadas a los templos y eran dirigidas por un Sumo Sacerdote que recibía diferentes nombres: “Gran vidente de Ra” en Heliópolis, “Gran Jefe de los artesanos de Ptah” en Menfis, “El más grande de los cinco de la casa de Thoth” en Hermópolis, “ Primer profeta de Amón” en Tebas y “Gran Hierofante de Isis” en Sais.

Estos títulos estaban asociados a un sistema de grados muy complejo heredado de la Atlántida y que aparece plasmado en la arquitectura sagrada, especialmente en los templos donde existe un recorrido gradual -de la oscuridad a la luz- que comienza en el pronaos o “khentis” (“delante del Templo”), pasa por la sala hipóstila, una especie de “bosque de columnas” con inscripciones jeroglíficas hasta llegar al Sancta Sanctorum (“lugar donde no se puede en­trar”), el recinto más sagrado de todos, reservado a los Iniciados y a los Sacerdotes.


Pronaos del templo

Egipto, reflejo del cielo
Egipto no era tan solo una nación: era un espacio sagrado, un reflejo del cielo. Como bien dice Christian Jacq: “Los responsables de la civilización egipcia trabajaron sin descanso para que el hombre egipcio adquiriera conciencia de que vivía dentro de un templo de las dimensiones del país”.

Esto mismo se afirma en el “Asclepios” hermético donde Hermes Trimegisto pregunta: “¿Acaso ignoras Asclepios, que Egipto es la imagen del cielo, o mejor dicho, el lugar donde se transfieren y se proyectan aquí abajo todas las operaciones que gobiernan y que ponen en acción las fuerzas celestes? Aún más, si hay que decir toda la verdad, nuestra tierra es el templo del mundo entero”.

Esta idea de lo terrestre como reflejo de lo celeste se terminó plasmando en el axioma hermético “Así como es arriba es abajo” y aparece en varias culturas tradicionales (la Jerusalén terrestre como reflejo de una Jerusalén celeste, el imperio del cielo de los chinos, Mesoamérica, etc). En México, la ciudad de Teotihuacán “la ciudad de los dioses” es un emplazamiento ce­leste donde hubo “un empeño por moldear el entorno construido de acuerdo a las coordenadas cósmicas, conforme a una concep­ción de lo sagrado como algo eterno, acorde a una geografía celeste divina. (…) La ciudad entera parece haber sido un ejemplo vivo de la concepción del espacio sagrado celeste en la tierra, pues el esfuerzo del hombre religioso era la consagración de todos sus actos cotidia­nos en un espacio duradero, eterno y transmundano que llenaba de pleno sentido el cotidiano ajetreo de sus habitantes”. (1)

ritual egipcio
ritual egipcio
Isis sin velo
En el Adytum del templo de Sais (Egipto) existía una enorme estatua de la diosa Isis con un tupido velo negro cubriendo su rostro y la acompañaba una enigmática frase: “Yo soy todo lo que ha sido, es y será, y ningún mortal ha levantado mi velo” (2)

La Isis velada representaba el conocimiento sagrado, oculto de los profanos mediante un velo que solamente unos pocos llegan a descorrer. Por esta razón, levantar el velo de la diosa Isis simboliza la revelación de la Verdad, el acceso a un conocimiento superior y el traspaso de un umbral que no es otra cosa que la percepción lúcida de lo que está más allá de lo evidente.

isis sin velo

isis sin velo
Los románticos retomaron la imagen de Isis como fuente inspiradora. Novalis, en una de sus composiciones, dice: “Uno [de los discípulos] levantó el velo de la diosa de Sais. Y ¿qué observó? Se vio, ¡oh, maravilla de maravillas!, a sí mismo”. (3) Esta frase refleja la idea tradicional de que el conocimiento oculto no es otra cosa que el auto-conocimiento, que también aparecía en la imagen de la diosa romana Veritas (“Verdad”), la cual sostenía un espejo dando a entender que para encontrar la Verdad no hay que mirar fuera, sino adentro.

De acuerdo con Plutarco: “A los iniciados, mediante un régimen basado en la moderación, en la continencia ante los manjares y los placeres de Afrodita, [Isis] los acostumbra a sobrellevar la austeridad de sus prácticas santas, cuyo último fin es el conocimiento del Ser primero, aquel que tan sólo es accesible a la inteligencia del Ser que la diosa Isis nos exhorta a indagar, pues se halla en su proximidad. El nombre de su santuario promete conocimiento y comprensión de la realidad y es llamado Iseion, es decir, la casa donde se puede adquirir la ciencia del ser, si pasamos piadosamente y con devoción los portales de los santuarios”.

Estos portales son una forma metafórica de referirse a los diferentes grados de iniciación, es decir que el pasaje por cada uno de estos portales significa un grado más de lucidez, de acercamiento a la Verdad, una idea que se ha perpetuado en las escuelas iniciáticas tradicionales donde cada grado o nivel nos aproxima un poco más a la Fuente primordial.

detrás del velo
detrás del velo
Iniciación en Egipto
La Iniciación egipcia puede considerarse la matriz de las iniciaciones ritualísticas que forman parte de las escuelas iniciáticas occidentales. Recordemos la frase de Cagliostro: “Toda Luz viene de Oriente, toda Iniciación de Egipto”.

Es bastante difícil reconstruir paso por paso las iniciaciones antiguas. Además, es altamente probable que los rituales hayan tenido algunas modificaciones a lo largo de los 3.000 años de duración de la civilización egipcia, ciertamente un tiempo más extenso del que nos separa a nosotros del propio Cristo. Sin embargo, reuniendo testimonios y documentos antiguos, así como referencias y escrituras modernas, se puede intentar reconstruir una iniciación egipcia “ideal”.

Los rituales iniciáticos egipcios se celebraban secretamente en las cámaras subterráneas de los templos, bajo las pirámides y en otras edi­ficaciones sagradas. En dichas ceremonias se representaba por medio de símbolos poderosos la vida, la muerte y el renacimiento de Osiris, y la intercesión de las diosas Isis y Neftis.

A continuación intentaré reconstruir las diferentes pruebas que formaban parte de la iniciación ritual egipcia basándome en testimonios antiguos y modernos.

templo egipcio

templo egipcio

a) Llegada y aceptación

Edouard Schuré describe de forma muy romántica el primer paso del ritual iniciático: “En medio de la actividad febril de Egipto, de aquella vida deslumbradora, más de un extranjero aspirante a los Misterios, venido de las playas lejanas del Asia Menor o de las mon­tañas de la Tracia, llegaba a esas tierras, atraído por la reputación de sus templos. Una vez en Menfis, quedaba asombrado.

Monumentos, espectáculos, fiestas públicas, todo le daba la impre­sión de la opulencia, de la grandeza. Después de la ceremonia de la consagración real, que se hacía en el secreto del santuario, veía al faraón salir del templo, ante la multitud, y subir sobre su pavés llevado por doce oficiales de su estado mayor. Ante él, doce jóve­nes ministros del culto llevaban, sobre cojines bordados en oro, las insignias reales: el cetro de los árbitros con cabeza de morueco, la espada, el arco y la maza de armas. Detrás iba la casa del rey y los colegios sacerdotales, seguidos de los iniciados en los grandes y pe­queños misterios. Los pontífices llevaban la tiara blanca, y su pecto­ral chispeaba con el fuego de las piedras simbólicas. (…) Pero aquella pompa aplastante no era lo que él buscaba. El deseo de penetrar el secreto de las cosas, la sed de saber: he ahí lo que le traía de tan lejos. Se le había dicho que en los santuarios de Egipto vivían magos, hierofantes en posesión de la ciencia divina. Él también quería entrar en el secreto de los dioses. (…) ¿Qué había de verdadero en aquellas narraciones turbadoras, en aquellas imágenes hieráticas tras las cua­les se esfumaba el terrible misterio de ultratumba? –Isis y Osiris lo saben– le decían. Pero, ¿quiénes eran aquellos dioses de quienes sólo se hablaba con un dedo sobre los labios?

templo egipcio
templo egipcio
Para saberlo, el extranjero llamaba a la puerta del gran templo de Te­bas o de Menfis. Varios servidores le conducían bajo el pórtico de un patio interior, cuyos pilares enormes parecían lotos gigantescos, sosteniendo por su fuerza y pureza al arca solar, el templo de Osiris. El hierofante se aproximaba al recién llegado. La majestad de sus facciones, la tranquilidad de su rostro, el misterio de sus ojos negros, impenetrables, pero llenos de luz interna, inquietaban ya algo al pos­tulante. Aquella mirada penetraba como un punzón. El extranjero se sentía frente a un hombre a quien sería imposible ocultar nada. El sacerdote de Osiris interrogaba al recién llegado sobre su ciudad natal, sobre su familia y sobre el templo donde había sido instruido. Si en aquel corto pero incisivo examen se le juzgaba indigno de los misterios, un gesto silencioso, pero irrevocable, le mostraba la puer­ta. Pero si el sacerdote encontraba en el aspirante un deseo sincero de la verdad, le rogaba que le siguiera. Atravesaba pórticos, patios interiores, luego una avenida tallada en la roca a cielo abierto y bor­deada de obeliscos y de esfinges, y por fin se llegaba a un pequeño templo que servía de entrada a las criptas subterráneas. La puerta estaba oculta por una estatua de Isis de tamaño natural. La diosa sentada tenía un libro cerrado sobre sus rodillas, en una actitud de meditación y de recogimiento. Su cara estaba cubierta con un velo. Se leía bajo la estatua:

“Ningún mortal ha levantado mi velo”.

–Aquí está la puerta del santuario oculto– decía el hierofante.

Mira esas dos columnas. La roja representa la ascensión del espíritu hacia la luz de Osiris; la negra significa la cautividad en la materia, y en esta caída puede llegarse hasta el aniquilamiento. Cualquiera que aborde nuestra ciencia y nuestra doctrina, juega en ello su vida. La locura o la muerte: he ahí lo que encuentra el débil o el malvado; los fuertes y los buenos únicamente encuentran aquí la vida y la inmor­talidad. Muchos imprudentes han entrado por esa puerta y no han vuelto a salir vivos.

Es un abismo que no muestra la luz más que a los intrépidos. Reflexiona bien en lo que vas a hacer, en los peligros que vas a correr, y si tu valor no es un valor a toda prueba, renuncia a la empresa. Porque una vez que esa puerta se cierre, no podrás volverte atrás. Si el extranjero persistía en su voluntad, el hierofante le volvía a llevar al patio exterior y le dejaba en manos de los servi­dores del templo, con los que tenía que pasar una semana, obligado a hacer los trabajos más humildes, escuchando los himnos y haciendo las abluciones. Se le ordenaba el silencio más absoluto”. (4)

b) El ingreso

La noche de la ceremonia, el candidato era conducido hasta la en­trada del santuario, pero debía ingresar solo. En este lugar había un túnel oscuro, donde se podía observar a lo lejos el resplandor de las antorchas. El aspirante tenía que caminar hacia la luz hasta llegar a un recinto con estatuas alegóricas y símbolos sagrados inscritos en las paredes.

Cuenta Schuré que “con un gesto mudo, dos neócoros mostraban al novicio un agujero en la pared, frente a él. Era la entrada de un pasa­dizo tan bajo que no se podía penetrar en él más que arrastrándose.

–Aún puedes volver atrás– decía uno de los oficiantes. La puerta del santuario aún no se ha vuelto a cerrar. Si no quieres, tienes que con­tinuar tu camino por ahí y sin volver atrás.

–Me quedo– decía el novicio, reuniendo todo su valor.

Se le daba entonces una pequeña lámpara encendida. Los neócoros se marchaban y cerraban con estrépito la puerta del santuario. Ya no había que dudar: era preciso entrar en el pasadizo. Apenas se había deslizado en él, arrastrándose de rodillas con su lámpara en la mano, cuando oía una voz en el fondo del subterráneo: “Aquí perecen los locos que codician la ciencia y el poder”. Gracias a un maravilloso efecto de acústica, aquellas palabras eran repetidas siete veces por ecos distanciados. Era preciso avanzar sin embargo; el pasadizo se ensanchaba, pero descendía en pendiente cada vez más rápida”. (5)

c) Descenso a las entrañas de la Tierra

La prueba del elemento Tierra consistía en descender por una escalera de minús­culos escalones que se perdía en las profundidades. Aunque el pozo no paracía tener fin, el aspirante debía superar sus miedos y aventurarse sin más en él, donde finalmente era recibido por un oficiante que le daba la bienvenida, felicitándolo por haber superado la primera prueba.

Pozo de Regaleira
Pozo de Regaleira

Pozo iniciático de Regaleira

Este “pozo iniciático” (que no es otra cosa que una representación palpable del VITRIOL, “Visita Interiora Terrae Rectificando Invenies Occultum Lapidem”) se perpetuó en contextos iniciáticos posteriores, en la forma de una caverna, un gabinete de reflexión (Masonería) o directamente como un pozo iniciático por el que se debe descender escalón por escalón, como sucede en el hermoso Jardín de Regaleira en Portugal.

Poco después, el caminante se encontraba frente a una placa de mármol donde figuraba la siguiente inscripción: “Todo mortal que caminare solo y sin susto por este tenebroso recinto, vol­verá a ver la luz, será purificado por fuego, aire y agua, e iniciado en los sagrados misterios de la diosa Isis”. (6)

Las galerías subterráneas continuaban. Antenor cuenta su experien­cia en la obra “Viajes de Antenor por Grecia y Asia con nociones sobre Egipto”:

“Caminé, pues, a la luz de mi farol por un subterráneo de más de una legua. Rodeábame la noche, el silencio y el terror. A cada paso creía ver espectros, que al arrimarme se disipaban. Llegué en fin a una puerta de hierro, delante de la cual estaban tres hombres de estatu­ra gigantea, armados y con cascos que remataban en la cabeza de Anubis. Paréme temblando; pero vuelto prontamente del susto, puse mis ojos sobre ellos. Entonces uno de los tres me dijo: “Aún puedes volverte, pero eres perdido si, continuando tu camino, retrocedes o vuelves la cabeza”. (7)



Autor: Phileas del Montesexto
www.phileasdelmontesexto.com

Notas del texto
(1) Solares, Blanca: “Madre terrible: la diosa en la religión del México antiguo”
(2) Según Plutarco: “En Sais la estatua de Atenea sentada, a la que también consideran Isis, tenía una inscripción así: “Yo soy todo lo que ha sido, lo que es y lo que será, y mi velo jamás me lo levantó ningún mortal”.
(3) Novalis: “Los discípulos en Sais”.
(4) Schuré, Edouard: “Los Grandes Iniciados”
(5) Schuré: op. cit.
(6) Lantier, Etienne François: “Los viajes de Antenor por Grecia y Asia con nociones sobre Egipto”
(7) Lantier: op. cit.

https://sanctasanctorum.org/2018/04/04/fuente-primordial-iniciaciones-en-egipto/

No hay comentarios: