viernes, 4 de julio de 2014

Plan Divino para la Tierra

Plan Divino para la Tierra  Vera Helena Tanze

Traducción de Melissa Park -
La Tierra tiene un gran Plan Divino, que está en la semilla de la propia Llama Trina, nuestro proyecto de vida, puesto que - cuando venimos para acá - teníamos un trabajo único a cumplir y que debe ser realizado.
Prácticamente existen tres tipos de personas en la Tierra:

Los Terrestres - que nacen aquí

Retardatarios - seres que vinieron de otros planetas que fueron destruidos.

Ayudantes - seres que ayudan tanto a los terrestres como a los retardatarios. Vinieron a pedido del Arcángel Miguel para ayudar Sanat Kumara a restaurar el movimiento de Evolución de la Tierra y para amparar a los seres de luz.

Todos nosotros somos seres de luz, hasta los retardatarios que se desviaron del camino por varios motivos, los cuales no nos cabe juzgar. Por eso, el regreso para casa es inevitáble. Entonces, algunos tendrán que pasar por la “muerte de la conciencia” o segunda muerte, ya que no tendrán la mínima condición de siquiera poder ser exilados. Un ejemplo de los que pasarán por esto son los que sufrieran muerte causada por bomba nuclear. Muy poco nos fue pasado sobre el asunto y lo encierro aquí.

La Tierra es una gran experiencia que salió de control por un determinado tiempo. Su función es la de Virgo, que representa la creatividad y la materialización. Su lugar es el de observadora de los planetas, y la creación su papel principal, por lo tanto, su función tenia que ser diferente.
La primera raza que descendió a la Tierra, fue la Hiperbórea; después vino la Polar, la Lemuriana, la Atlante, la Ariana y la Acuariana, que es la raza de la Nueva Era.
En la cuarta raza - la Atlante - comenzaron los problemas. Las razas Hiperbórea y la Polar no usaban cuerpos físicos. Estos comenzaron a ser usados por la raza Lemuriana, época en que comenzó el descenso de los dioses. Hubo la imperiosa necesidad de desarrollar los cuerpos humanos, debido a los cambios atmosféricos de la Tierra.
En primera fase, se trataba de seres andróginos, y fue cuando se inició el desenvolvimiento del sistema endocrino. Eran también seres hermafroditas, o sea, se relacionaban sexualmente consigo mismos y tenían sus chakras bastante activados.

El ser inteligente era bastante desarrollado y se valían de los chakras para avalar un nuevo tipo de vida en el planeta. Era posible que se entrase en cualquier punto del cuerpo y se descubriese todo sobre él, a través del uso de la energía del Kundalini. Lo mismo podía ser realizado de un cuerpo para otro. El resquicio de esto, hoy en día, es la llamada “brujería”, con la que es fácil “entrar” en el cuerpo de otra persona y practicar la magia.
En lo que respecta a Lemúria desarrolló el trabajo con el cuerpo físico, la Atlántida desenvolvería el aspecto mental. No se desenvolvería la emoción, pues este trabajo es mucho más reciente en términos de historia de las civilizaciones. En aquella época, se tenía un principio de amor incondicional, pero sin emociones, pues no se lidiaba con el plexo solar (chakra abajo del corazón). Actualmente, la base de nuestros problemas emocionales está en este chakra.

Bien, yo dije que en la Atlántida comenzaron los problemas: por qué?
Los atlantes aprendieron a manipular el poder, sea éste material o mental, desarrollando las “Logias Negras”, que iniciaban personas con ego exaltado, en magias negras y en la manipulación de energías muy poderosas, a través del uso de cristales, lo que equivale al poder destructivo de una bomba atómica y que vino a destruir por fin a aquella civilización.

Pero vamos a retroceder algunos millares de años en la historia:
Hace aproximadamente 18 millones de años, en la primera Atlántida, cuando todo estaba en las tinieblas, tres seres mantenían la Llama Trina encendida. Había apenas la Llama Trina personal de estos iluminados seres y la del propio planeta.
Eran estos los seres:
Buda Gautama, es el cargo de mayor iluminación planetaria que es omnisciente, basta metalizarlo para conectarse con Él;
Cristo Maytreia, que fue la entidad que se unió a Jesús para la introducción de la Era de Piscis y, Sanat Kumara, que ha hecho un trabajo fantástico en el planeta Tierra y de quien hablaremos más en el transcurso del articulo.

Hubo entonces una reunión de la Confederación Intergaláctica en algún momento de esos 18 millones de años, para decidir si retiraban estos tres seres y eliminaban o no el planeta.
Sanat Kumara, regente de Venus, conversó con su complemento divino, Lady Venus, y resolvió asumir esta ardua tarea de salvar el planeta. Así daría nueva chance de aprendizaje y crecimiento a los seres desencarnados de la Tierra que precisaban retornar para su propia evolución. La Confederación consintió y fue preparado el descenso de este ser a la Tierra junto a 135 Kumaras que con él viajaron para fundar Shamballa, lo que fue hecho en el desierto de Gobi, en Asia, actual Mongolia. Dicen que llevaron 900 años para construir Shamballa, debido a las varias envestidas contrarias de las tinieblas.
Los 135 Kumaras tuvieron que nacer en la Tierra, hijos de madres carnales. Fueron 900 años en los cuales los 135 Kumaras nacían y morían, generalmente eliminados por las tinieblas.
Shamballa fue construida para ser la sede del Gobierno Interno Oculto. Actualmente ella no está más en el plano físico y se encuentra en el plano etéreo en la Cordillera de los Andes, en el Perú, sobre lo que hablaremos en otro articulo.
El cetro y la corona de Sanat Kumara fueron entregados al gran Buda Gautama, que continúa sustentando la columna, el Kundalini de toda la humanidad. Actualmente, toda la humanidad fue convocada en niveles internos para actuar con su Divina Presencia interna YO SOY.

Sanat Kumara fue el Señor del Mundo hasta 1956, cuando entonces, pasó el cargo al Buda Gautama, que fue el primer ser después de Jesús y Krishna en conseguir la elevación espiritual.
Sanat Kumara descendió a la Tierra en la segunda raza, proveniente de Venus, ocupando la función de Señor del Mundo, que también fue conocido como Melquizedec, Señor de los Días y, según Helena Blavatsky, en la “Doctrina Secreta”, vol. II, esta Conciencia se relaciona con el “Ain-Soph”, de los cabalistas, la “Kronus” de Grecia y la “Brahma” de los hindúes. Los Kumaras son conocidos como los “siete hijos de Brahma” o “Los Hijos del Fuego Primordial”. En sánscrito significa “joven inocente y puro”, tanto que la imagen que se tiene, es la de un joven de 16 años de edad. Los Kumaras son manifestaciones del arquetipo del hombre perfecto. Cuando el planeta entró en la fase de mayor densificación, ellos se negaron a envolverse con la Creación en el mundo material, para así, preservar la pureza espiritual de la humanidad e impulsar su desarrollo.

La “Doctrina Secreta”, vol. I de Helena Blavastky, relata que Sanat Kumara es el Arcángel Miguel, que siendo elevado a un plano más abarcante, es conocido como Ashtar Sheran.
Hoy, Shamballa se encuentra en el plano etéreo de los Andes Peruanos y exprime la polaridad femenina del nuevo ciclo de la Tierra, sobre lo que ya hablamos en otros artículos. Recibe e irradia lo que esotéricamente se llama “El corazón del Sol”, impulso que asegura a la Tierra a continuar su evolución para niveles superiores.
Los Logos Planetarios convergen sus energías para Shamballa, a través del Señor del Mundo y se expande de ahí para todo el planeta.

Aquí, quiero expresar mi agradecimiento y amor infinitos por esos hermanos mayores, en especial al amigo Ashtar Sheran, en sánscrito, ”El Sol que más brilla”, y que impulsa este movimiento comandando miríadas de naves y almas en rumbo a la ascensión planetaria.

Vera Helena Tanze

Traducción de Melissa Park -

La Tierra tiene un gran Plan Divino, que está en la semilla de la propia Llama Trina, nuestro proyecto de vida, puesto que - cuando venimos para acá - teníamos un trabajo único a cumplir y que debe ser realizado.
Prácticamente existen tres tipos de personas en la Tierra:

Los Terrestres - que nacen aquí

Retardatarios - seres que vinieron de otros planetas que fueron destruidos.

Ayudantes - seres que ayudan tanto a los terrestres como a los retardatarios. Vinieron a pedido del Arcángel Miguel para ayudar Sanat Kumara a restaurar el movimiento de Evolución de la Tierra y para amparar a los seres de luz.

Todos nosotros somos seres de luz, hasta los retardatarios que se desviaron del camino por varios motivos, los cuales no nos cabe juzgar. Por eso, el regreso para casa es inevitáble. Entonces, algunos tendrán que pasar por la “muerte de la conciencia” o segunda muerte, ya que no tendrán la mínima condición de siquiera poder ser exilados. Un ejemplo de los que pasarán por esto son los que sufrieran muerte causada por bomba nuclear. Muy poco nos fue pasado sobre el asunto y lo encierro aquí.

La Tierra es una gran experiencia que salió de control por un determinado tiempo. Su función es la de Virgo, que representa la creatividad y la materialización. Su lugar es el de observadora de los planetas, y la creación su papel principal, por lo tanto, su función tenia que ser diferente.
La primera raza que descendió a la Tierra, fue la Hiperbórea; después vino la Polar, la Lemuriana, la Atlante, la Ariana y la Acuariana, que es la raza de la Nueva Era.
En la cuarta raza - la Atlante - comenzaron los problemas. Las razas Hiperbórea y la Polar no usaban cuerpos físicos. Estos comenzaron a ser usados por la raza Lemuriana, época en que comenzó el descenso de los dioses. Hubo la imperiosa necesidad de desarrollar los cuerpos humanos, debido a los cambios atmosféricos de la Tierra.
En primera fase, se trataba de seres andróginos, y fue cuando se inició el desenvolvimiento del sistema endocrino. Eran también seres hermafroditas, o sea, se relacionaban sexualmente consigo mismos y tenían sus chakras bastante activados.

El ser inteligente era bastante desarrollado y se valían de los chakras para avalar un nuevo tipo de vida en el planeta. Era posible que se entrase en cualquier punto del cuerpo y se descubriese todo sobre él, a través del uso de la energía del Kundalini. Lo mismo podía ser realizado de un cuerpo para otro. El resquicio de esto, hoy en día, es la llamada “brujería”, con la que es fácil “entrar” en el cuerpo de otra persona y practicar la magia.
En lo que respecta a Lemúria desarrolló el trabajo con el cuerpo físico, la Atlántida desenvolvería el aspecto mental. No se desenvolvería la emoción, pues este trabajo es mucho más reciente en términos de historia de las civilizaciones. En aquella época, se tenía un principio de amor incondicional, pero sin emociones, pues no se lidiaba con el plexo solar (chakra abajo del corazón). Actualmente, la base de nuestros problemas emocionales está en este chakra.

Bien, yo dije que en la Atlántida comenzaron los problemas: por qué?
Los atlantes aprendieron a manipular el poder, sea éste material o mental, desarrollando las “Logias Negras”, que iniciaban personas con ego exaltado, en magias negras y en la manipulación de energías muy poderosas, a través del uso de cristales, lo que equivale al poder destructivo de una bomba atómica y que vino a destruir por fin a aquella civilización.

Pero vamos a retroceder algunos millares de años en la historia:
Hace aproximadamente 18 millones de años, en la primera Atlántida, cuando todo estaba en las tinieblas, tres seres mantenían la Llama Trina encendida. Había apenas la Llama Trina personal de estos iluminados seres y la del propio planeta.
Eran estos los seres:
Buda Gautama, es el cargo de mayor iluminación planetaria que es omnisciente, basta metalizarlo para conectarse con Él;
Cristo Maytreia, que fue la entidad que se unió a Jesús para la introducción de la Era de Piscis y, Sanat Kumara, que ha hecho un trabajo fantástico en el planeta Tierra y de quien hablaremos más en el transcurso del articulo.

Hubo entonces una reunión de la Confederación Intergaláctica en algún momento de esos 18 millones de años, para decidir si retiraban estos tres seres y eliminaban o no el planeta.
Sanat Kumara, regente de Venus, conversó con su complemento divino, Lady Venus, y resolvió asumir esta ardua tarea de salvar el planeta. Así daría nueva chance de aprendizaje y crecimiento a los seres desencarnados de la Tierra que precisaban retornar para su propia evolución. La Confederación consintió y fue preparado el descenso de este ser a la Tierra junto a 135 Kumaras que con él viajaron para fundar Shamballa, lo que fue hecho en el desierto de Gobi, en Asia, actual Mongolia. Dicen que llevaron 900 años para construir Shamballa, debido a las varias envestidas contrarias de las tinieblas.
Los 135 Kumaras tuvieron que nacer en la Tierra, hijos de madres carnales. Fueron 900 años en los cuales los 135 Kumaras nacían y morían, generalmente eliminados por las tinieblas.
Shamballa fue construida para ser la sede del Gobierno Interno Oculto. Actualmente ella no está más en el plano físico y se encuentra en el plano etéreo en la Cordillera de los Andes, en el Perú, sobre lo que hablaremos en otro articulo.
El cetro y la corona de Sanat Kumara fueron entregados al gran Buda Gautama, que continúa sustentando la columna, el Kundalini de toda la humanidad. Actualmente, toda la humanidad fue convocada en niveles internos para actuar con su Divina Presencia interna YO SOY.

Sanat Kumara fue el Señor del Mundo hasta 1956, cuando entonces, pasó el cargo al Buda Gautama, que fue el primer ser después de Jesús y Krishna en conseguir la elevación espiritual.
Sanat Kumara descendió a la Tierra en la segunda raza, proveniente de Venus, ocupando la función de Señor del Mundo, que también fue conocido como Melquizedec, Señor de los Días y, según Helena Blavatsky, en la “Doctrina Secreta”, vol. II, esta Conciencia se relaciona con el “Ain-Soph”, de los cabalistas, la “Kronus” de Grecia y la “Brahma” de los hindúes. Los Kumaras son conocidos como los “siete hijos de Brahma” o “Los Hijos del Fuego Primordial”. En sánscrito significa “joven inocente y puro”, tanto que la imagen que se tiene, es la de un joven de 16 años de edad. Los Kumaras son manifestaciones del arquetipo del hombre perfecto. Cuando el planeta entró en la fase de mayor densificación, ellos se negaron a envolverse con la Creación en el mundo material, para así, preservar la pureza espiritual de la humanidad e impulsar su desarrollo.

La “Doctrina Secreta”, vol. I de Helena Blavastky, relata que Sanat Kumara es el Arcángel Miguel, que siendo elevado a un plano más abarcante, es conocido como Ashtar Sheran.
Hoy, Shamballa se encuentra en el plano etéreo de los Andes Peruanos y exprime la polaridad femenina del nuevo ciclo de la Tierra, sobre lo que ya hablamos en otros artículos. Recibe e irradia lo que esotéricamente se llama “El corazón del Sol”, impulso que asegura a la Tierra a continuar su evolución para niveles superiores.
Los Logos Planetarios convergen sus energías para Shamballa, a través del Señor del Mundo y se expande de ahí para todo el planeta.

Aquí, quiero expresar mi agradecimiento y amor infinitos por esos hermanos mayores, en especial al amigo Ashtar Sheran, en sánscrito, ”El Sol que más brilla”, y que impulsa este movimiento comandando miríadas de naves y almas en rumbo a la ascensión planetaria.

No hay comentarios: