sábado, 24 de junio de 2017

LEY DE CAUSA Y EFECTO

Image result for foto ,universo
LEY DE CAUSA Y EFECTO

Es evidente que nosotros, criaturas de la Tierra, no hemos fundado nuestra civilización y progreso sobre la base del Amor, sino sobre la del odio y la guerra. Por consiguiente, utilizando por propia voluntad un progreso científico caótico, dirigido hacia la desarmonía general de los elementos que crean el orden natural de esta célula cósmica, hemos alterado nuestra función vital de tal forma que, a estas alturas del tiempo en que vivimos, la tensión que regula la relación astral de nuestro planeta con el Sol, se ha visto particularmente comprometida. Las manchas solares son la consecuencia. Y esta consecuencia provoca los excesos telúricos sobre este orbe y las influencias cósmicas diversas que se abaten sobre los cuatro reinos del mundo: mineral, vegetal, animal y humano.

Cada vez que la inconsciente ciencia de los hombres efectúe una explosión atómica en la atmósfera o en el subsuelo, una tensión peligrosa agravará, de forma muy negativa, la relación equilibradora Astro Rey – Tierra, y sobre esta última, además de las rupturas del substrato de la costra, causadas por la inmensa energía liberada por la explosión, también repercutirán los efectos desastrosos de las crisis económicas, debidas a las manchas solares. Manifestaciones de mal tiempo sobre todas las partes del mundo, influencias patológicas resentidas de una forma particular por los sujetos hipersensibles, un aumento de la criminalidad y de los peligros de una guerra total, influencias magnéticas y sísmicas de una potencia destructiva terrorífica, serán los terribles efectos que recogeremos de la causa que edificamos en nombre de la ciencia, del progreso y de nuestra mala conciencia, dirigida de forma irreparable hacia el odio, el egoísmo, la guerra y la destrucción.

Ahora del Sol ya no vendrá hacia nosotros la manifestación de la VIDA, sino que por la Ley de Causa y Efecto, la desarmonía que nosotros causamos por la falta de Amor fraternal se traducirá en el desequilibrio que también producimos, en nombre de nuestra CIENCIA SIN CONSCIENCIA. Nuestra oración será entonces falsa, el día que la mordedura del terrible sufrimiento nos destrozará en la angustia y en el terror. Falsas e inútiles serán las lamentaciones y las promesas de arrepentimiento, porque esos serán días durante los cuales nuestra presunción y nuestra ciencia no podrán ya sostenernos. Nos pareceremos a pequeños corceles locos y estaremos a merced de los elementos de la Naturaleza, desarmonizada por nuestra obra de destrucción nefasta. Estos serán los días de la terrible JUSTICIA DE DIOS que nosotros, pequeños hombres terrestres, creíamos haber enterrado bajo el montón de nuestros razonamientos filosóficos oscuros, complicados y estériles.


Es necesario que nosotros sepamos esto.

José García Álvarez
Roquetas de Mar – España

No hay comentarios: